RELATOS

Una vez iniciado el movimiento supe que no habría marcha atrás, sería difícil regresar a aquello que fui. Hoy soy otro ser: curtido, compañero del esfuerzo, amante de mis kilómetros. Sólo el fin de mis días debería obligarme a parar: ese es mi pequeño sueño.

viernes, 31 de agosto de 2012

TERCERA SEMANA DEL PLAN ESPECÍFICO PARA LA MARATÓN

Otra semana más que se ha terminado, esta vez con un nuevo record de kilómetraje, y van tres semanas seguidas en las cuales lo bato. Estos seis entrenos han supuesto una mejora si los comparamos con los relativos a la semana anterior, aunque hubo un día muy muy malo. Paso a resumirlos. El sábado tocó tirada larga, hasta 25,5 kilómetros a través de un circuito de dos vueltas, la primera más suave que la segunda, 4´´58´´ frente a 4´40´´. Pasé calor pero me encontré relativamente bien, dentro de lo que cabe. El domingo hubo salida matutina con mi mujer, con la que hice unos 45´muy suaves, y luego proseguí para hacer otros 33 minutos más, a un ritmo mayor y cinco series de gradas. Bien, no estaba muy cargado. El lunes fue, con diferencia un día muy malo, más que durante el entreno, por las sensaciones que tuve todo el día, muy cansado, me dolían los tendones de aquiles y me llegué a preocupar. Sin embargo, el entreno en sí mismo, consistente en 60´ a 5´el kilómetro, con la subida al Angel entre medias, no fue tan malo, es más, conforme fue avanzando me fui encontrando mejor. El martes tenía ganas de correr pero no de hacer las series que me tocaban, 4x2500, porque sentía verdadero terror. Tras calentar me puse al lío y no fue para tanto; finalmente las hice en tiempos que se movían entre el 9´54´´ de la más rápida y 9´58´´ la segunda más lenta, con 10´10´´ como tiempo más lento, correspondiente a la primera. No tuve malas sensaciones y no me encontré mal del todo. El míercoles descanse, y como últimamente viene siendo, disfruto muchísimo estos intervalos. El jueves tocaba interval durante 52´tras 15´de calentamiento. El cambio de ritmo tenía una ratio de 2,5 moderadamente rápidos, cálculo que a 4´30´´ y 3 minutos a 5´10´´ aproximadamente. No estuvo mal, y además no tuve molestias. Hoy tocó carrera continua suave a 5´15´´ durante 52´, y bien, sin incidencias reseñables.

Este ha sido el plan en forma de tabla:





A destacar los casi 85 kilómetros hechos, que están en la cifra media semanal de kilómetros que debe tener el plan.

Ahora comienza lo más duro, entre la semana cuarta y la décima, tengo 7 semanas en las iré incrementando el kilómetraje poco a poco hasta llegar a los 110 en la décima. El esquema podría ser: 86 kilómetros en la cuarta, 88 kílómetros en la quinta, 90 en la sexta, 95 en la séptima, 100 en la octava, 105 en la novena  y 110 en la décima.

Después, el kilómetraje bajaría drásticamente, debido al taper, o descanso activo. Las distancias bajarán considerablemente, aunque seguirán los entrenamientos de calidad y de velocidad y ritmo. En estas cuatro semanas los kilometrajes podrían ser: 82 la úndecima, 79 la duodécima, 75 la decimotercera y 60 la décimocuarta.

Con esto, tendríamos una media de kilometraje semanal de 87 kilómetros.

VIERNES 30: CARRERA CONTINUA SUAVE

Hoy viernes se terminaba el ERE, es decir, se terminaban los "viernes al sol". Por una parte buena noticia porque eso significa más trabajo, por otra no tan buena, porque conlleva menos tiempo libre. Salí por la mañana con el coche, lo aparqué en el polideportivo viejo, con la mochila dentro y me fui a hacer un circuito por los caminos que bordean los cerros de detrás del Angel, que me supuso 52´de trote a algo más de 5´15´´ el kilómetro, es decir, unos 9,35 kilómetros. No fui mal, sin molestias y bastante fresquito (este tiempo se agradece). Cuando regresé al coche cogí la mochila y fui a la pista para hacer un circuito oberón, pero no tenía ganas y además había hecho algo más carrera continua de la que estaba planificada, así que decidí volver a casa.

JUEVES 30: FARTLEK AL ANOCHECER

Otra tarde-noche más, esta vez para hacer fartlek a razón de 2,5 minutos fuertes-3 minutos moderados. Salí hacia el Angel, hasta coger la vía de servicio de la AIV, cuando llevaba 15´calentando comencé con los cambios de ritmo. La idea era que lo fuerte no fuese tan fuerte y lo suave no fuera tan suave, y así fue. Conforme fui avanzando en el entreno las sensaciones fueron a mejor. Cuando llegué al puente que cruza la autovía a la altura del Hotel el Hidalgo, lo crucé y fuí por el camino que lleva a la carretera de Daimiel. Cuando llegué a la misma ya era casi de noche, lo cual era un auténtico peligro puesto que no llevaba luz ni ropa reflectante. En cualquier caso no hubo problemas. Cuando llegué al puente que cruza la vía por el carreterín que lleva al polígono cogí este y a casa. Al llegar al polígono comencé a descalentar. Tiempo total, incluido calentamiento 1 hora y 12 minutos para una distancia total de 14,4 kilómetros.

jueves, 30 de agosto de 2012

MIÉRCOLES 29: BENDITO DESCANSO

Cuánto más se exige uno más se disfrutan los contados descansos. Esta máxima se ha cumplido esta vez al dedillo. El miércoles sirvió para dejar descansar a las, últimamente, muy estresadas piernas mías. Sirvió para que los músculos y las articulaciones respiraran y para tener un día sin la presión por la falta de tiempo para salir a correr. Total, se agradeció mucho. Es curioso comprobar como un descanso así es tan bienvenido entre tantos días autoexigidos. Si no estuviera corriendo no hubiera sentido el bienestar del descanso que ha supuesto este miércoles.

MARTES 28: 4X2500 METROS, A SUFRIR

El martes por la tarde, después de haber estado dándole todo el día vueltas a la cabeza al temido entreno, llegó el momento. Me vestí para la ocasión y me acerqué a la pista. Hacía bastante calor así que aprovisioné una botellita de agua de medio litro con hielo. Calenté durante 15 minutos y me fui a la zona de salida. La idea era ir aproximadamente a 4´el kilómetro, es decir, ir a 10´cada 2500. La primera serie fue la peor, ya que salí algo agarrotado y me costó coger ritmo. Aún así no se hizo muy dura y tampoco llevé un ritmo muy alto, parando el crono en 10´10´´. No había estado mal. Recuperé 4 minutos, bebí un poco de agua y sin más dilación fui de nuevo al sacrificio. Mejor la segunda, aunque la segunda parte se hizo un poco dura, ya que, entre otros motivos, iba algo más exigido. Finalmente marqué 9´58´´. De nuevo el intervalo de recuperación y comencé la tercera, a todas luces la mejor, porque iba más suelto y cómodo, bien de pulsaciones, cuando menos me esperé estaba terminando con un tiempo algo mejor de 9´55´´ y con fuerzas suficientes. Resultaba que este entreno no estaba siendo tan cruel como me había estado imaginando todos esos días previos. Me volví a refrescar y de nuevo al turrón. Había caído la noche y hacía menos calor lo cual ayudó a ir más cómodo. Me pesaban algo más las piernas pero no iba mal, manteniendo el ritmo de forma similar a la anterior serie. Quizá me costó algo más por el cansacio pero el ritmo volvió a ser bueno y al finalizar marqué el mejor crono de las cuatro 9´54´´. Ni descalenté, directamente me fui a casa y a estirar.

Otro día de series menos que me queda.

martes, 28 de agosto de 2012

LAS SERIES DE LOS MARTES

Se está generalizando el hecho de que el martes toque series, y el miércoles toque descanso. Junto a esta circunstancia también se generaliza el miedo previo al entreno, y el llegár hecho polvo a casa tras  el esfuerzo. Todos sabemos que es complicado progresar sin hacer series y/o intervalo, pero esto no quita que es te tipo de enctrenamientos sea a veces bastante poco agradables de realizar. Esta tarde toc 4x2500, y no hago más que darle vueltas al asunto. Lo más importante es no pasarme de los ritmos previstos y tomármelo con filosofía.

LUNES 27: UNA HORA DE CARRERA CONTINUA EN UN DÍA ACIAGO

Ayer fue de esos días en los que se ve todo cuesta arriba. Me sentía muy muy cansado, me dolían las piernas y me molestaban los tendones de Aquiles costándome hasta andar. Desde este panorama veía mis entrenamientos e incluso mis metas deportivas como un auténtico suplicio. El caso es que llegó la tarde noche y me fuí a correr, al principio todo agarrotado, pero conforme fuí calentando mejoraron las sensaciones. Es curioso, pero a los quince minutos cogí un buen ritmo y empecé a sentirme bien. En cuanto al recorrido, fui al Ángel, lo subí por la carretera, bajé, bordeé por el camino que rodea a los cerros de alrededor, volví por el camino del Bajo Peral hasta casa, terminando a buen ritmo.

Finalmente unos 12 kilómetros y 1 hora justa, pero con el tramo del cerro por medio.

domingo, 26 de agosto de 2012

MI GRAMOLA: TRAVIS

Para todos los que no hayáis oido a esta pedazo de banda, probablemente de lo mejor que ha dado las islas británicas en los últimos años en cuanto a música, y para las que ya los conózcais, si os gustan, que los disfrutéis. A mi me traen recuerdos asociados a esfuerzos pasados, cuando salía con mi MP3 los sábados a machacarme sin estar en forma.

DOMINGO 26 TROTE SUAVITO Y LARGO

El domingo, con las piernas algo cansadas del exigente entreno del día anterior madrugamos mi mujer y yo para salir a dar una vueltecilla. Nos fuimos al cementerio y volvimos por el paseo del mismo para hacer 44´ a casi 7´30´´ el kilómetro. No iba mal del todo y como últimamente seguí solo al parque donde dí 3 vueltecillas a algo menos de 5´y luego hice 5 series de gradas. Volví descalentando. Finalmente 1 hora 17 minutos de trote más el tiempo añadido de las series de gradas. Bastante bien, sin molestias y con la sensación de que las cosas van bien.

SÁBADO 25: TIRADA DE 25,5 KILÓMETROS

Comencé ayer la tercera semana del plan específico, con una nueva tirada, ésta algo más exigente, ya que incrementaba la distancia en 1,5 kilómetros, que no el ritmo. Consistía en un circuito de 12,7 kilómetros, con bastante repechos, y que pretendía hacer suave en la primera vuelta y algo más alegre en la segunda. Así fue, la primera vuelta estuvo marcada por la imposibilidad de coger ritmo, debido al calor y al entreno de unas horas antes en el parque. Había repechos, daba el viento en la espalda y hasta que no dió de frente no refrigeré el motor. Llegué bien a casa, donde avituallé con dos botellitas de zumo, un plátano y me refresqué un poco en la piscina, estiré y salí pitando. Había hecho una media de 4´57´´ el kilómetro, según lo previsto. La segunda fue más alegre desde el principio pero se hicieron bastante duros los primeros 6,5 kilómetros debido, de nuevo a los repechos, al calor y a la dirección del viento. Pasó lo mismo que en la primera vuelta, de forma que los 6 kilómetros siguientes fueron mucho mejores. Finalmente, y sin grandes esfuerzos, pero algo cargado de piernas, marqué un ritmo de 4´40´´, también según lo previsto. A estirar en la piscina y listo.

Como anécdota, en la segunda vuelta me equivoqué en una de las calles e hice 150 metros de más, pero es sólo una anécdota. El circuito era totalmente nuevo para mi y pasaba por el tanatorio viejo, por un camino asfaltado que discurre entre la carretera de Infantes y la de San Carlos dirección noreste y volviendo por el camino asfaltado que pasa por las canteras y que acaba cortando a la carretera de San Carlos a la altura del cementerio, para desde allí volver a casa.


SEGUNDA SEMANA DEL PLAN ESPECÍFICO PARA LA MARATÓN DE VALENCIA

Segunda semana del plan de 14 preparatorio para la Maratón de Valencia. Poco a poco se va a ajustando el tono y va aumentando el kilometraje, y parece que la cosa se va consolidando. Comenzó la semana con una tirada larga de 24 kilómetros consistente en tres vueltas a un circuito, entreno hecho en progresión a razón de 5´, 4´45´´ y 4´38´´ cada una de las vueltas. Mejora de sensaciones respecto a la tirada larga de la semana anterior, aunque eso era fácil, teniendo en cuenta que aquella fue un desastre. El domingo salí con mi mujer a trotar suave los primeros 40´para luego aumentar el ritmo y completar otros 33´minutos más incluyendo 5 series de gradas en el parque. Este entreno estuvo bien porque no arrastraba apenas molestias del día anterior. El lunes, marcado por el calor, me fui a hacer fartlek a razón de 2,5 minutos fuertes y 2,5 minutos suaves, para hacer un tiempo de 48´en cambios de ritmo, con un calentamiento previo de 15´y un descalentamiento de 4´. El calor se dejó notar pero sobrellevé bien la proporción fifty-fifty. El martes tocaban series de 400 y fue el entreno más duro de toda la semana. Hacía calor y a pesar de hidratarme durante las series, fue demoledor para mis piernas; en cualquier caso, y pese a constatarse que estoy lento, fue un buen entreno y bien asimilado con tiempo entre 1´24´´ y 1´30´´ en los 400. El miércoles tocó descanso y el jueves hice una tirada larga caracterizada por el fresquito de la tarde-noche (suerte que están bajando las temperaturas). Fue un buen entreno que se prolongó durante una hora y 12 minutos rodados en progresión; tras finalizar éste hubo sesión de gomas. El viernes tocaba entrenamiento suave consistente en 1 hora suavito y técnica de carrera, pero acabé haciendo 9 kilómetros en progresión terminando a un ritmo excesivamente fuerte teniendo en cuenta que tenía tirada larga al día siguiente.

En general contento con la asimilación de los entrenos y con las sensaciones, así como la ausencia de molestias. Durante esta semana los tendones de aquiles me han dejado tranquilo. Tengo que ir pensando en renovar las zapatillas si no quiero tener lesiones. Os pego la tabla:





Por cierto, record de kilómetros semanales, 83. Jamás había hecho tantos. En cualquier caso, ese record debe ser batido un montón de veces antes de terminar este plan.

VIERNES 24: TROTE EN PROGRESIÓN, CAMBIO DE PLANES

Me acerqué el viernes por la tarde-noche al parque con la idea de hacer 1 hora suavita y algo de técnica de carrera, pero cuando llegué me uní a un grupo de extenuados que rodaban relativamente lento, aunque más rápido del ritmo al que yo quería ir. En cualquier caso decidí continuar con ellos. El problema sobrevino cuando a cada vuelta marcábamos un ritmo más rápido, pasando de los 5´20´´ de la primera vuelta que dimos a los 4´pelados de las últimas, las cuales, por cierto, hice en solitario con Javier Araque. Me cargué un poco, y me preocupó echar a perder la tirada larga del día siguiente. Finalmente fueron 9 kilómetros para unos 41´. Estiré un rato y para casa.

viernes, 24 de agosto de 2012

JUEVES 23: 72 MINUTOS DE CARRERA EN PROGRESIÓN

Ayer jueves tocaba uno de esos entrenos complicados, sobre todo por el calor que todavía hace. Tuve que salir bastante tarde, a sabiendas de que se me haría de noche por el camino. Concretamente comencé el entreno a las 20:45 horas. Al comienco suave, a 5´20´´ aproximadamente, y conforme fui calentando se fue incrementando el ritmo. Me dirigía al Hotel el Hidalgo por la vía de servicio de la AIV, hasta llegar al camino que me llevaba hacia el este hacia el camino de la membrilla. Al llegar al mencionado camino ya llevaba unos 38´corridos y me manejaba ya en los 4´45´´. Desde ahí, 7 kilómetros hasta llegar a casa y ya bajo una noche cerrada. Hacía fresquito lo cual me permitió aumentar más el ritmo para dejarlo en 4´30´´ aproximadamente. Llegué bien a casa, con fuerzas suficientes en un tiempo total de 1 hora 11 minutos para una distancia de 14780 metros.

Una vez en casa, lo típico, me metí en la piscinilla y estiré en ella. Tras esto hice unos ejercicios de gomas lo cual acabo por rematar la carga en mis piernas.

Sin tirar cohetes, mejores sensaciones que en los días anteriores.

MIÉRCOLES 22: OTRO DESCANSO MERECIDO

Parece que mi organismo se va acostumbrando a dos cosas: a descansar sólo un día a la semana, con seis sesiones por medio. A un volumen de kilómetros al que hasta ahora nunca había llegado, esto es, los 80 kilómetros semanales. Sé, por otra parte, que va a ser duro subir dicho kilómetraje hasta los 115, treinticinco kilómetros más, aunque esto sólo tendrá que ser durante tres semanas aproximadamente.

miércoles, 22 de agosto de 2012

MARTES 21: 15 x 400, DEMASIADAS SERIES

Esta tarde me tocaba un entreno que venía temiendo durante los últimos días. Me fui a la pista de atletismo con un calor de justicia, hice circuito de tras para calentar, hasta completar 21 minutos y me dirigí a la salida. Preparé la botellita de isotónica, la iba a necesitar, y comencé. Tenía que hacer 8 series de 400 metros, recuperando entre las mismas un minuto, y eso hice. Lo peor al principio, y moviéndome en tiempos comprendidos entre 1' 24 y 1' 29''. Al terminar esta ronda, me bebí todas la botella, estiré durante unos 5 minutos y recé para que las piernas aguantaran, y lo hicieron, ya que las 7 restantes series las hice en tiempos similares, aunque las últimas costaron más. Al terminar descalenté durante 10 minutos y a casa. Nada de molestias musculares, eso si, muy cansado.

LUNES 20: INTERVAL EXIGENTE

Ayer salí por la tarde-noche, cuando encontré un hueco, y es que ya estoy de vuelta en el trabajo. Hacía un calor terrible y me dirigí al Peral por el camino de la Vega, como yo le llamo. Primero 15 minutos de calentamiento suave, y después un montón de cambios de ritmo en INTERVAL a razón de 2,5 minutos fuertes y 2,5 minutos suaves. Lo peor de todo fue el calor. Cuando llegué al Peral ya llevaba corriendo 40 minutos, de los mismos 25 en INTERVAL, es decir 5 cambios de ritmo realizados. Allí me refresqué y salí pitando hacia casa. Hasta llegar tuve que realizar otros 25 minutos más en INTERVAL, y los últimos fueron descalentando. Tiempo total 1 hora y 7 minutos. Regular de sensaciones y molestias en el tendón de Aquiles al final.

domingo, 19 de agosto de 2012

DOMINGO 19: TROTE SUAVE DE LOS DOMINGOS

Hoy tocaba lo que tocó ya el domingo pasado: salir a hacer un poco de trotecillo suave con mi mujer y luego por libre completar un entrenamiento algo más exigente. Nos fuimos por los caminos cercanos al Angel hasta completar unos 41 minutos de trote; entonces ellas tiró hacia casa y yo hacia el parque donde dí otras tres vueltas, más cinco series de gradas muy suaves y volví descalentando a casa. Lo mejor fue que no me molestaban las piernas, ni el tendón ni nada, me he encontrado bastante bien muscularmente hablando. Por cierto, me he puesto mis viejas New Balance, las que usaba para las tiradas largas en la preparación de la Maratón de Estocolmo, y a pesar de estar ya bastante machacadas, me he dado cuenta que amortiguan más que que las New Balance que venía usando, con las que corrí la maratón, que son más ligeras y que ya tienen sus kilómetros. Quizá por eso me esté molestando el tendón, quizá necesite zapatillas bien amortiguadas para todos los kilómetros que tengo por delante. Esto es algo que ya sabía pero me da pereza volver a cambiar.

Finalmente, un tiempo total de 1 hora 18 minutos incluyendo el rato en las gradas.

sábado, 18 de agosto de 2012

SÁBADO 18: TIRADA LARGA DE NUEVO 24 KILÓMETROS

Hoy por la mañana, de nuevo el ritual, preparación de la isotónica, del plátano, música para el mp3, colocarlo todo en el alféizar de la puerta, preparar el Garmin, ponerme la ropa de correr y a estirar. Esta vez, tenía ante mí un circuito de 8 kilómetros, que apenas se alejaba más de un 1 kilómetro del pueblo en su parte más lejana (para hacerlo más llevadero), y que estaba compensado con pendientes positivas y negativas. Lo peor iba a ser el calor, sobre todo porque al final no madrugué todo lo que debía, y salí unos minutos antes de las 9 horas. La idea era hacer la primera vuelta a 5´justos, la segunda a 4´45´´ y la tercera a 4´30´´, aunque sabía que esto último no estaba a mi alcance con mi actual estado de forma. Bastante miedo recordando la tirada larga del sábado anterior, en la que tuve que cortar el entrenamiento cuando aún quedaban más de 7 kilómetros y comenzar a descalentar. La verdad es que cuando me puse a correr comencé a comprobar que las piernas iban, y la cosa fue a mejor conforme fui calentando. Alterné algunos kilómetros en 5´pelados con otros que se aproximaban a los 4´50´´ y sin grandes esfuerzos, y a gustito con la música del mp3 terminé la primera vuelta en 39´40´´. Me bebí 80cl de isotónica y me comí medio plátano, estiré una pizca, sobre todo el tendón de aquilés derecho donde me iban dando pequeños pinchazos, y salí a completar la segunda. La cosa fue bien durante los primeros 2 kilómetros, pero luego comencé a sentir sensación de pesadez lo cual disparó las alarmas. Sin embargo no bajé el ritmo y ya en la parte final, cuando la altimetría era más favorable para mí, recuperé sensaciones. Iba a cumplir lo previsto a juzgar por el tiempo que llevaba, y reservándome un poco marqué 37´50´´, justo a 4´45´´. Las piernas ya no estaban tan descansadas y hacía algo más de calor aunque no había acusado mucho la temperatura. Me bebí el segundo bote de isotónica, otro medio plátano, entré y me remojé un poco en la piscina, sin meterme claro, y estiré otro poco. La molestia en el tendón no cejaba, pero no me preocupé mucho, no era algo nuevo. Comencé la tercera preguntándome si sería capaz, y decidí no mirar el reloj, y así fui, sin mirar. Paradójicamente las sensaciones fueron a mejor, a sabiendas de que el ritmo había sido incrementado. Ni en la parte de las cuestecillas lo pasé mal y cuando llegué a la parte más llevadera, la parte final iba entero, como para incrementar el ritmo un poco más (fue entonces cuando marqué algunos kilómetros a 4´31´´ y 4´´30´´). El tendón me dejó correr sin más sobresaltos y completé la tercera y última en 36´35´´ a 4´37´´ aproximadamente. Nada que ver con las sensaciones de la tirada larga de la semana anterior, ni tan siquiera con las sensaciones de toda esta semana, lo cual viene a confirmar que tras una de cal suele venir una de arena y así una tras otra.

Tiempo final, agregando el de las tres vueltas, 1 hora y 54 minutos que me hubieran permitido completar la maratón en 3 horas 20 minutos. El ritmo de la tercera, insostenible por ahora durante más de 25 kilómetros, me hubiera permitido hacer la maratón en 3 horas 10 minutos aproximadamente. Mucho trabajo por hacer, por tanto.

Os pego el circuito:

viernes, 17 de agosto de 2012

LAS CINCUENTA IDEAS SOBRE LA MARATÓN, TODAS JUNTAS

Bueno, pues aquí están, toda la recopilación de ideas, afirmaciones, chascarrillos, recomendaciones y experiencias sobre la maratón:


1.      La maratón comienza en el kilómetro 30: por tanto guarda fuerzas para ese kilómetro porque de lo contrario la marca esperada se puede ir al garete. De nada sirve haber ido fuerte y bien hasta entonces si llegas tocado a los últimos kilómetros.
2.      Si vas preparado te puede salir bien, pero no es seguro, si no vas preparado te la pegarás con toda probabilidad.
3.      La maratón es una prueba donde lo importante es economizar tus reservas: por ello no las malgastes con cambios de ritmo, hablando de más o picándote con el más pintado.
4.      No hagas probaturas en las maratones: no pruebes nada que no hayas entrenado antes. Esto va por el tema de los geles, así como los ritmos o incluso las zapatillas (que no sean de estreno).
5.      Nunca hay dos maratones iguales: si esperas que tras haber corrido unas cuantas ya no tendrás sorpresas, estás equivocado, cada maratón es un mundo que depende de muchas variables, algunas de las cuales no dependen de ti.
6.      Hidratate aunque no tengas sed: aunque no haga calor necesitas hidratarte porque de no ser el riego sanguineo se dificulta y además, muscularmente será más fácil que aparezcan problemas tales como los calambres.
7.      Para correr una maratón en 3 horas hace falta realizar tiradas de más de 30 kilómetros: mucho se ha hablado de esto, pero hay mucha gente que con tiradas de no más de 25 kilómetros son sub 3. Se dice que pasando de 2 horas en tus tiradas sometes a tu cuerpo a un castigo que aporta poco y que entraña más bien riesgos de lesiones. Por otra parte, la élite cuando hace 2 horas en una tirada corre hasta 35 kilómetros, pero se fijan más en el tiempo y menos en los kilómetros.
8.      No se puede hacer menos de 3 horas preparándote tan sólo con carrera continua: esta afirmación es bastante discutible, aunque la mayoría de las veces se cumple. El ritmo que has de llevar para correr en menos de 3 horas exige un estado de forma que es difícil de conseguir sólo con carrera continua. Sin embargo hay gente con la calidad suficiente para hacerlo, por tanto depende de la persona, su calidad, su edad, y el tipo de carrera continua que haga. Lo aconsejable, sin embargo, es diversificar el entrenamiento.
9.      Se ha de descansar al menos 15 días después de haber hecho una maratón: al menos es una afirmación o consejo bastante generalizado. El descanso viene bien siempre, sobre todo después de una prueba que habrá provocado microroturas fibrilares, algún desajuste metabólico, aunque sea leve, y sobre todo una gran tensión o estrés provocado durante la preparación. Viene bien descansar, pero hay gente que después de la prueba se siente bien y no lo hace, y no tiene porque pasar nada.
10.  No más de dos maratones cada año, una en primavera y otra en otoño: es lo que dicen muchos expertos. Preparando una en primavera, dejando el cuerpo descansar y volviendo a otro plan de otros tres meses para acometer la de otoño. En cualquier caso hay corredores que se cascan 4 y 5 maratones al año y no les pasa nada.
11.  No tomes geles en los primeros kilómetros: hay una corriente bastante extendida que viene a decir que los geles  ayudan, de tomarlos, en la última fase, es decir, en los últimos kilómetros. Tomar geles, por ejemplo cuando llevas 10 kilómetros puede provocar un bajón considerable y ser peor el remedio que la enfermedad.
12.  El maratón es una cuestión de ritmo: la mejor manera de correr una maratón es a ritmo constante, ni de menos a más, ni que decir, de más a menos. Ese ritmo es el que se tiene memorizado a través del entrenamiento.
13.  El maratón es una cuestión de peso, llevar peso de más sólo te perjudicará porque será como correr con una mochila a la espalda. Con más peso se gasta más energía y todo tu cuerpo sufre más. Con más kilos se es, además, más lento. Hay una regla que dice que a las dos últimos dígitos de tu estatura en centímetros le restes 10 unidades y ya tendrás el peso adecuado para correr la maratón. Es decir, alguién que mida 180 centímetros debería pesar 70 kgs para afrontar una maratón. Ojo, pesar demasiado poco puede ser un handicap importante también.
14.  Hay muchos factores en una maratón que no dependen de tí: está bien fijarse una marca y prepararse para ello, pero en maratón se ha de tener en cuenta que hay una serie de circunstancias que pueden arruinarte tu marca, y eso sin que hayas tenido un mal día. Las condiciones climatológicas, la dureza de la maratón en cuestión,  incluso el número de corredores que se dan cita en la misma (no es lo mismo correr una maratón prácticamente sólo que rodeado de mucha gente).
15.  Es importante cargar tu cuerpo de carbohidratos la semana antes: lo que se llama un vaciado previo para luego llenarte de reservas. El glucógeno que tendrás en tus músculos y en el hígado será tu combustible; más vale llevar lleno el depósito. 
16.  El hombre del mazo es imprevisible a partir de cierta distancia:  es algo difícil de prever y de controlar, a veces te visita y a veces no, a veces te visita en el 32 otras en el 39. Se sabe que depende su visita de cómo de preparado estés, de si has ido al ritmo que debías ir, de tu alimentación en los días previos, e incluso de lo que tomes durante la carrera, pero no hay muchas matemáticas en todo esto. 
17.  El turismo del caminante el día antes sólo el justo: es típico cuando vas a correr una maratón internacional fuera de tu país, aprovechar al máximo para hacer turismo. Pegarse un palizón a andar el día antes de la prueba no ayudará mucho a levantarte al día siguiente descansado. Sin embargo hay quién dice que un día víspera bien activa te ayudará a descansar esa noche y te olvidarás de los nervios nocturnos previos.
18.  Aquello que te acaba doliendo mucho cuando terminaste es aquello que hay que fortalecer: generalmente se dice que si al terminar los pies te dolían mucho, es porque no fortaleciste lo suficiente los tobillos. Si las piernas te llegan muy cargadas es porque tu musculatura no estaba preparada para tal esfuerzo. Es una simplificación de la realidad pero algo de cierto debe haber en esa afirmación.
19.  Cuando terminas tu primera maratón o te haces maratoniano o abandonas para siempre la distancia: mucho más de lo primero que de lo segundo. La maratón engancha, aunque hay un grupo importante de corredores que cuando termina la prueba se promete no volverla a correr. Ya no decimos si se disfruta de verás, porque de ser así engancha por el lado del placer. Es decir, o te engancha porque eres un poco masoca o te engancha por el disfrute que conlleva la experiencia.  
20.  La maratón requiere de cierta fortaleza mental: tarde o temprano te verás en la maratón cara a cara con tu debilidad. Cuando llega el momento de sufrir ahí debe aparecer tus fortalezas y es cuando te enfrentas a la maratón en su estado puro. Hay dos formas de sufrir: sufrir estando preparado y siendo un sufrimiento factible y posible, y el sufrimiento de los locos que se enfrentan a un reto sin poder cumplirlo, el cual es un sufrimiento poco saludable y hasta peligroso. Hablamos, obviamente del primer tipo de sufrimiento.
21.  Para hacer una buena marca en maratón hay correr mucho, no muy rápido: es decir, el plan de entrenamiento te debe llevar a realizar bastante kilómetros semanales. Algunos autores dicen que si no tienes una calidad excepcional, para bajar de 2 horas 50 minutos tienes que tener varias semanas en las que superes los 130-140 kilómetros semanales. En los planes debe primar más esa carga que la carga de trabajo intenso que te lleve a hacer buenas marcas en un 10.000, por poner un ejemplo.
22.  Para hacer una buena marca de maratón debemos aprender a escuchar a nuestro  cuerpo: comprobar, de cara al entrenamiento nuestro organismo, ¿cuanto peso?, ¿qué como?, ¿qué bagaje deportivo en deportes de fondo tengo?, ¿qué fortalecimiento articular tengo?, ¿de cuanto tiempo dispongo para descansar?,...
23.  En el entrenamiento del maratón son tan importantes las sesiones de entrenamiento como los descansos, los descansos activos y las recuperaciones. El cuerpo evoluciona mejor si intercalamos descansos, entrenos poco intensos y le permitimos recuperarse.
24.  Las series deben ser hechas al ritmo marcado, no más rápido, porque de nada sirve vaciarse en las mismas. El cuerpo necesita hacer series largas a ritmo de maratón o si cabe algo más rápidas, pero no a tope.
25.  El ritmo de la competición de la maratón debe ser el establecido previamente, y que, desde luego, ha de ser más bajo que el ritmo que llevamos en un 10.000, por ejemplo. Es bueno conocer ese ritmo a través de un test como el del 2*6000, o con fórmulas que partan desde tu mejor marca en una media. Lo importante es que ese ritmo debe ser el adecuado para conservarlo durante toda la carrera. Si marcas muchos kilómetros bastante más rápidos que ese ritmo, lo más probable es que estés muerto.
26.  Hay que entrenar bien la forma de correr para economizar gasto. Por ello es conveniente dedicar tiempo a la técnica de carrera. Se ha dicho mucho de la zancada, pero una zancada amplia supone menos apoyos y menos apoyos suponen menor gasto.
27.  Importante fortalecer convenientemente la cadera y los abdominales por la carga que deben soportar ambas partes. De dicho fortalecimiento puede depender que no nos vengamos abajo.
28.  Es fundamental un plan concienzudo de estiramientos, hasta llegar a la relación, de al menos 1-2, es decir la mitad del tiempo que hayas corrido lo has de pasar estirando. Esto es difícil para los que tenemos poco tiempo. Con los estiramientos ganamos en economicidad, se absorbe mejor la carga y ganamos en flexibilidad.
29.  Un plan de 4 meses no te hace un buen maratoniano: lo que te hace ser un buen maratoniano es ser un corredor consolidado que le da continuidad a tus entrenamientos y para el que el running es una forma de vida. Para este tipo de corredor, el plan de 4 meses es el ingrediente necesario, para el otro tipo de corredor es lo único a lo que agarrarse para no ahogarse.
30.  Parte del entrenamiento debe consistir en llevar a tu organismo a situaciones similares a las de la maratón, de ahí la importancia de las tiradas largas, pero éstas no deben llevarnos a cruzar la línea roja que a veces cruzamos en la competición de la maratón. No se debería pasar de las dos horas en las tiradas largas.
31.  Un maratón empieza realmente cuando agotamos nuestras reservas de glucógeno muscular y hepático, y cuando más tarde sea eso mejor. Esto se puede conseguir adaptando nuestro organismo, aumentando la capacidad de nuestros depósitos de glucógeno a través de entrenamientos largos y lentos que hacen que se vacíen los mismos y el organismo reaccione.
32.  Aflojar el kilometraje en las tres últimas semanas de entrenamiento para la maratón deben comenzar a decrecer los kms y ya entonces deben estar los deberes hechos.
33.  La confianza es esencial antes de la salida: hemos de pensar que nuestros entrenamientos han sido buenos y no hay ninguna duda de que me he entrenado bien y estoy fuerte. La carrera salvo imprevisto o que yo me equivoque debe ser buena. Debemos tener absoluta seguridad y confianza en el ritmo que vamos a llevar.
34.  En carrera, importantísimo aunque sea poco, beber en todos aquellos avituallamientos donde nos ofrezcan líquido.
35.  No probar absolutamente nada en carrera que no hayamos contrastado antes: porque no a todo el mundo le sienta igual una bebida o una comida sólida. A tener en cuenta que nuestro estómago también sufre durante una maratón.
36.  Las decisiones durante la carrera son vitales: se tendrán muchos momentos en la carrera donde las decisiones te sacan a flote o por el contrario te entierran.
37.  Las marcas en el maratón, en la mayoría de los casos, salen de los últimos km. de carrera, nunca ni de los primeros, ni de los intermedios. Hasta llegar a esos últimos kms. van a pasar mil cosas por nuestra cabeza, y tendremos una serie de tentaciones que debemos gestionar y solventar con inteligencia y saber estar.
38.  El maratón es una prueba de muchos kilómetros a un ritmo sostenido:  por tanto, hay que tratar de buscar ese ritmo en nuestro plan de entrenamiento. Ritmo, ritmo y cuando lo hayamos cogido, más ritmo.
39.  La motivación y la maratón: la motivación debe ser nuestra compañera durante la prueba. ¿Por qué?, porque si no estamos motivados para la carrera será más dificil superar los malos momentos. Dicha motivación debe venir refrendada con el trabajo previo de entrenamiento que también ha sido preparatorio para construir esa motivación. Contar a la gente nuestra intención, marcarse un objetivo y comentarlo, hablar de nuestros entrenamientos y nuestras mejoras hacen que esa motivación no sólo se mantenga, sino que crezca, y que llegado el día de la prueba tengamos ese punto extra que supone que deseamos más que nada conseguir nuestro objetivo.
40.  El estudio del recorrido: es fundamental tener estudiado el recorrido del maratón, con su altimetría, las zonas de avituallamiento, si va a ser una vuelta o más, etc. Cuanto más información tengamos mejor, de cara a poder preparar la estrategia y evitar sorpresas. Con las nuevas tecnologías es fácil tener el recorrido en el Google Earth y estudiarlo.
41.  Vive la maratón como un premio, no como un castigo: partamos del hecho de que estamos preparados, bien preparados para correr la maratón en el tiempo que esperamos. El propio evento ha de ser un disfrute, un premio, sobre todo para los populares. No hagamos de la maratón un suplicio. Por tanto, tenemos que relajarnos y saberla disfrutar, para que no sea una experiencia que no queramos volver a repetir.
42.  El maratón y los límites de cada uno: por más que no lo queramos admitir, cada uno tiene un límite que depende de factores como la calidad, edad, genética, etc. No caigamos en el error de querer la maratón en media hora menos de lo que podemos, porque el entrenarnos haciendo 140 kilómetros semanales no haremos más que el burro. Eso es para los profesionales. Preparar la maratón siempre supone un riesgo grande de lesión si no sabemos bien contenernos.
43.  Compagina la maratón y las posibilidades que da viajar: para ciertos populares es una opción muy acertada. Poder correr maratones en tu país y fuera de él, y aprovechar para disfrutar de los viajes, de conocer nuevos sitios, otras costumbres, gastronomía. La maratón puede convertirse en un medio de vida.
44.  La maratón y los reconocimientos: es importante que tengamos presente la importancia de hacernos reconocimientos, análisis, pruebas de esfuerzo, no sólo cuando comenzamos a preparar por primera vez esta prueba, sino periódicamente. Esto nos puede ayudar a saber que necesitamos aporte de algún mineral, que tenemos algún problema o simplemente nos puede servir para saber cómo estamos físicamente.
45.  Tus depósitos de grasa y la maratón: mucha gente no sabe cuan importante es correr muy suave al menos una vez a la semana. Con este tipo de entrenamientos, si alargamos la sesión, hacemos que nuestro organismo se acostumbre a quemar más porcentaje de grasa que de glucógeno. Corriendo lento ocurre eso. De esta forma conseguimos aumentar el tamaño de nuestro depósito para almacenar glucógeno.
46.  La maratón y el gimnasio: hay detractores y defensores del gimnasio por partes iguales. Lo que hay que tener en cuenta es que es necesario tener fortaleza en muchos de nuestros músculos, como base para evitar lesiones y para rendir más. Esto se puede conseguir en el gimnasio y también fuera de él, pero, por ello, hacer pesas, bien hechas en el gimnasio es recomendable para la maratón, siempre y cuando estemos bien asesorados.
47.  La maratón y el desayuno previo: aunque parezca algo vanal, el desayuno previo a la maratón también tendría que ser entrenado. Si nuestro organismo no tolera determinados alimentos o si nos va mejor no haber tomado nada en las tres horas previas a la maratón, son cuestiones que pueden ser resueltas en los entrenamientos y no en la propia maratón, donde nos podemos llevar sorpresas desagradables. La mayoría aconseja no desayunar mucho, evitar exceso de zumos y cualquier otro producto que no nos vaya bien para el esfuerzo que vamos a tener que afrontar.
48.  La maratón y el calor: de todas las condiciones climatológicas que pueden afectar al desempeño, la excesiva temperatura y la humedad son vitales, porque no sólo afectan a nuestro rendimiento directamente, sino a nuestra capacidad de hidratación/deshidratación. De partida, si hace mucho calor, por ejemplo 26 grados, mejor no salir a hacer una gran marca.
49.  La maratón y la logística: aunque parezca una nimiedad, la capacidad que tengamos para organizar bien la logística que gira alrededor del evento es fundamental. No es lo mismo tener nuestro hotel cerca de la meta/salida a que esté en el otro extremo de la ciudad. No es lo mismo que quién te acompaña haya planificado dónde verte a que no (siempre es un gran aliciente planificar donde estarán tus familiares viéndote). No es lo mismo ir a correr una maratón habiendo descansado bien la noche antes, que hacer el viaje de madrugada para llegar tras 500 kilómetros y correr.
50.  La maratón y la ilusión: por último, maratón debe ser sinónimo a ilusión, a vida. Si no es así, la propia prueba se desvirtúa, pierde gran parte de su interés. La ilusión se debe tener por terminarla, por disfrutarla, por mejorar, por añadirla a tu currículum. Si no ilusiona todo esto estamos ya en el mal camino.


QUINTO Y ÚLTIMO DECÁLOGO SOBRE LA MARATÓN

Aquí van las últimas ideas sobre la maratón:

1.      Vive la maratón como un premio, no como un castigo: partamos del hecho de que estamos preparados, bien preparados para correr la maratón en el tiempo que esperamos. El propio evento ha de ser un disfrute, un premio, sobre todo para los populares. No hagamos de la maratón un suplicio. Por tanto, tenemos que relajarnos y saberla disfrutar, para que no sea una experiencia que no queramos volver a repetir.
2.      El maratón y los límites de cada uno: por más que no lo queramos admitir, cada uno tiene un límite que depende de factores como la calidad, edad, genética, etc. No caigamos en el error de querer la maratón en media hora menos de lo que podemos, porque el entrenarnos haciendo 140 kilómetros semanales no haremos más que el burro. Eso es para los profesionales. Preparar la maratón siempre supone un riesgo grande de lesión si no sabemos bien contenernos.
3.      Compagina la maratón y las posibilidades que da viajar: para ciertos populares es una opción muy acertada. Poder correr maratones en tu país y fuera de él, y aprovechar para disfrutar de los viajes, de conocer nuevos sitios, otras costumbres, gastronomía. La maratón puede convertirse en un medio de vida.
4.      La maratón y los reconocimientos: es importante que tengamos presente la importancia de hacernos reconocimientos, análisis, pruebas de esfuerzo, no sólo cuando comenzamos a preparar por primera vez esta prueba, sino periódicamente. Esto nos puede ayudar a saber que necesitamos aporte de algún mineral, que tenemos algún problema o simplemente nos puede servir para saber cómo estamos físicamente.
5.      Tus depósitos de grasa y la maratón: mucha gente no sabe cuan importante es correr muy suave al menos una vez a la semana. Con este tipo de entrenamientos, si alargamos la sesión, hacemos que nuestro organismo se acostumbre a quemar más porcentaje de grasa que de glucógeno. Corriendo lento ocurre eso. De esta forma conseguimos aumentar el tamaño de nuestro depósito para almacenar glucógeno.
6.      La maratón y el gimnasio: hay detractores y defensores del gimnasio por partes iguales. Lo que hay que tener en cuenta es que es necesario tener fortaleza en muchos de nuestros músculos, como base para evitar lesiones y para rendir más. Esto se puede conseguir en el gimnasio y también fuera de él, pero, por ello, hacer pesas, bien hechas en el gimnasio es recomendable para la maratón, siempre y cuando estemos bien asesorados.
7.      La maratón y el desayuno previo: aunque parezca algo vanal, el desayuno previo a la maratón también tendría que ser entrenado. Si nuestro organismo no tolera determinados alimentos o si nos va mejor no haber tomado nada en las tres horas previas a la maratón, son cuestiones que pueden ser resueltas en los entrenamientos y no en la propia maratón, donde nos podemos llevar sorpresas desagradables. La mayoría aconseja no desayunar mucho, evitar exceso de zumos y cualquier otro producto que no nos vaya bien para el esfuerzo que vamos a tener que afrontar.
8.      La maratón y el calor: de todas las condiciones climatológicas que pueden afectar al desempeño, la excesiva temperatura y la humedad son vitales, porque no sólo afectan a nuestro rendimiento directamente, sino a nuestra capacidad de hidratación/deshidratación. De partida, si hace mucho calor, por ejemplo 26 grados, mejor no salir a hacer una gran marca.
9.      La maratón y la logística: aunque parezca una nimiedad, la capacidad que tengamos para organizar bien la logística que gira alrededor del evento es fundamental. No es lo mismo tener nuestro hotel cerca de la meta/salida a que esté en el otro extremo de la ciudad. No es lo mismo que quién te acompaña haya planificado dónde verte a que no (siempre es un gran aliciente planificar donde estarán tus familiares viéndote). No es lo mismo ir a correr una maratón habiendo descansado bien la noche antes, que hacer el viaje de madrugada para llegar tras 500 kilómetros y correr.
10.  La maratón y la ilusión: por último, maratón debe ser sinónimo a ilusión, a vida. Si no es así, la propia prueba se desvirtúa, pierde gran parte de su interés. La ilusión se debe tener por terminarla, por disfrutarla, por mejorar, por añadirla a tu currículum. Si no ilusiona todo esto estamos ya en el mal camino.

PRIMERA SEMANA DEL PLAN ESPECÍFICO

Aquí tengo el resultado de la primera semana del plan específico para la Maratón de Valencia. No hay buen sabor de boca, que le vamos a hacer. Comenzó la semana con la tirada larga del sábado, dando dos vueltas a un circuito de 12 kilómetros. Debía ir más suave en la primera e ir progresando en la segunda. A la mitad de la segunda me desfondé y me puse a descalentar, un desastre. El domingo tocaba rodar suavito y lo hice, primero con mi mujer y luego sólo. Al terminar hice un poco de interval de 1km fuerte-1 km suave, repetiendo dos veces, y me sentí muy lento. El lunes tocaba 57´en progresión y con creces fue el mejor día de la semana ya que tuve buenas sensaciones y acabé a buen ritmo, aunque sin terminar de ir redondo. El marte hice 4 series de 1600 metros en la pista, tras un calentamiento bastante completo. El mejor salió a 6´16´´ que no vale para mucho, ya que me costó, el peor 6´30´´. Se pueden hacer, y de hecho se deben hacer, no a tope, para el propósito que persigo, pero realizar 6´30´´ en un 1600 debería resultar mucho más fácil a estas alturas. El miércoles descansé con la esperanza de que iba a recuperar, pero el jueves más de lo mismo, porque tenía que hacer 70 minutos de carrera continua en progresión y me resultó pesado. Para remate, hoy viernes tenía 50 minutos de carrera continua y técnica de carrera y tampoco me ha convencido.

Lo positivo es que he batido el record de kilómetros hechos en una semana, llegando a los 81. Pero a partir de ahora no debo bajar ese kilometraje, por lo que apuesto que me va a resultar bastante duro, sobre todo cuando tenga que llegar a los 110-115 kilómetros.

CARRERA CONTINUA Y TÉCNICA DE CARRERA

Esta mañana he salido en coche al parque y luego he hecho dos vueltas a un circuito de 9,3 kilómetros que me ha llevado 52 minutos. Tras esto he realizado 10 rectas con ejercicios de carrera y para casa. Las sensaciones no han sido muy buenas. Cansado al principio, sin chispa. Luego he mejorado algo pero sin ir tirando cohetes.

A saber se va a la escuela; seguiré escuchando a mi organismo a ver que me va diciendo, pero a bote pronto no sé muy bien descifrar la señales. Quizá se trate de un problema de adaptación al aumento de kilómetros, ya que pasar de hacer tanta cuesta y grada a rodar más seguido supongo que debe suponer un periodo de adaptación. Quizá también sea que vuelve el calor y ya sé cómo me afecta eso. El caso es que hoy por hoy no me encuentro, y sólo el hecho de pensar que tengo a la vuelta de la esquina dos maratones que hacer me desanima porque no me veo.

Seguramente se pasará.

jueves, 16 de agosto de 2012

JUEVES 16:70 MINUTOS DE RODAJE EN PROGRESIÓN

Hoy he salido por la mañana a rodar 1 horas y 10 minutos en progresión, pero desde el comienzo he comprobado que "no iba". La verdad es que estoy un poco desganado y físicamente no encuentro la regularidad ni la chispa. No sé, supongo que tendré que tener paciencia, y de esta forma llegará algo bueno. la idea era comenzar a 5´30´´ y terminar a 4´30´´ y aunque no llevaba Garmin, estoy seguro que no he alcanzado este último ritmo. La media me ha salido un poco más lento de 5´ pero lo peor han sido las molestias en los tendones de aquiles (me daban como pinchazos) y la sensación de pesadez.

En fin, otro día más, otro sacrificio más, a ver si hay recompensas...

MIÉRCOLES 15: DÍA DE DESCANSO

Ayer fue día de descanso después de seis sesiones seguidas sin descanso. Mis piernas lo necesitaban.

miércoles, 15 de agosto de 2012

MARTES 14: SERIES DE 1600 EN LA PISTA

El martes, por la tarde, me acerqué a la pista y tras calentar durante 20 minutos por ya típico circuito de escaleras y gradas, hice cuatro series de 1600 metros, con una recuperación de unos 2 minutos y medio. La idea era ir a aproximadamente 4´el kilómetro, y se cumplió ya que los tiempos fueron 6´30´´ en la primera, 6´16´´en la segunda (esta salió a aproximadamente 3´55´´el kilómetro, la tercera en 6´24´´ y la cuarta en 6´23´´. Sin ser un entrenamiento muy duro comprobé como estoy verdaderamente lento, sin ninguna chispa. En cuanto a pulsaciones, iba aproximadamente a 162, que no es mucho. Tras esto, descalenté muy suavito durante unos diez minutos.

Conclusión: a años luz de dónde quiero estar. Confíemos en los avances que tengo que obtener a través del plan.

martes, 14 de agosto de 2012

LUNES 13: RODANDO EN PROGRESIÓN DURANTE CASI UNA HORA

El lunes tocó entreno, esta vez por la tarde, y la verdad es que no hacía apenas calor, con lo cual se agradecía poder correr sin agobios. Salí suave hacia el Ángel y al llegar a la rotando del pie de este cerro y tirar por la vía de servicio de la AIV sentido Madrid, comencé a apretar. Empecé a sentirme cómodo y al doblar por el camino que bordea los cerros de alrededor metí una marcha más. Al regresar por el camino que me llevaba al camino de la membrilla no acusé apenas las cuestas y sentía bajos mis pies el terreno, lo cual es buena señal. La llegar al camino de la Membrilla tiré por un camino a la izquierda hacia el camino del ratón y luego por otro que me llevaba a cruzar la carretera de La Solana y hacía el camino del Peral. Hacía unos minutos que había metído una marcha más, yendo a menos de 4´10´´ y en algunas fases por debajo de 4´. Lo mejor vino en las pendiente negativa de dicho camino y al coger el carril bici. Cuando llevaba 47´, de los cuales 26´habían sido a buen ritmo, aflojé para tomar un poco de resuello y porque no quería forzar demasiado, en cualquier caso, pasado unos segundo volví a progresar hasta coger de nuevo buen ritmo y llegar a casa en 57´ para una distancia total de 12.150 metros. No está mal teniendo en cuenta que los primeros 4 kilómetros había ido por encima de 5´el kilómetro, y al final me salió un ritmo de algo más de 4´40´´. Bastante mejores sensaciones que las vividas el sábado en la tirada larga.

Al llegar a casa, todo un clásico últimamente: me metí en la piscina y estiré lo mejor que pude.

domingo, 12 de agosto de 2012

SE TERMINAN LOS "SUEÑOS OLÍMPICOS" DE LONDRES

Una vez más, como cada cuatro años, hemos tenido la oportunidad de gozar y vibrar con este grupo de privilegiados y de sacrificados que sacan todo lo mejor de sí mismos para la gloria unos, para mejorar sus marcas otros, para superarse, en definitiva. Estos juegos me han traído viejos recuerdos, rememoraciones de viejos sueños olímpicos, y es que no puedo olvidarme de las sensaciones sentidas en aquellos Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984. Yo por aquel entonces, además de ser un niño recién entrada en la adolescencia, llevaba un par de meses corriendo, y este evento me marcó sobremanera. Recuerdo como vibraba y como se me disparaba la adrenalina. Me ilusioné tanto que pensé que yo debería estar en los siguientes juegos, en el 88. Obviamente eso era totalmente imposible, pero al fin y al cabo era sólo un sueño, y soñar es gratis. Los dos o tres años siguientes sirvieron para ir disipando el sueño, y en los siguientes juegos, los de Seúl, vibré y sentí, pero no soñé tanto, ya tenía los pies más cerquita de la tierra. Barcelona supuso una orgía de emociones, difícil escapar a ella, pero tampoco soñé, ya sabía yo que era un mal deportista y que jugaba en otra liga. Atlanta fue menos emocionante, y ya no digamos Sidney, cuando mi cabeza no estaba en el deporte, sino en otras cosas. En Atenas pasó algo similar que en Atlanta, pero sirvió para que me mirase al espejo y me viese pasado de forma. Creo que comencé a hacer un poquito de joggin motivado por esas olimpiadas. Pekín fue emocionante, pero no me sentía deportista, el año anterior me había pegado un atracón a correr, pero ese año 2008 lo había dejado. Sin embargo, Londres ha vuelto a traerme emociones e incluso sueños. No sueño con ir a unas olimpiadas, porque si entonces era imposible, ahora no hay adjetivo que se pueda utilizar, pero comoquiera que me siento deportista y siento el sacrificio, el esfuerzo, el conseguir logros, incluso siento el fracaso, pues me han aflorado los sentimientos. Sueño que participo en unos juegos pero sé que es un sueño de los de verdad, de los irrealizables, de los de una sonrisa melancólica. Creo que toda esa gente es una auténtica privilegiada, pero por extensión, todos lo que sentimos con el deporte también lo somos, esas son las verdaderas olimpiadas.

Yo tengo mi propia "pequeña e insignificante" cruzada, mis maratones venideras, esa es ahora mi pequeña olimpiada, ese es el otro sueño en el que vivo, éste menos meláncolico, más real.

DOMINGO 12: RODANDO SUAVE Y UN POCO DE FARTLEK

El domingo por la mañana salí con mi mujer para rodar un rato con ella para luego irme yo solo. Nos fuimos hasta al pie del Ángel yendo muy suavito y a la vuelta, con pendiente a nuestro favor, incrementamos el ritmo. Cerca de casa me fuí solo al parque y al llegar hice cuatro vueltas al recinto ohaciendo cambio de ritmo a razón de 1-1, 1 kilómetro fuerte y otro suave. Pese a encontrarme bien pude comprobar que estaba lento, no sé si debido a la carga del día anterior o simplemente a que me falta coger ritmo. Hice la vuelta a casa descalentando. Tiempo total 1 hora y 13 minutos.

sábado, 11 de agosto de 2012

PRIMERA TIRADA LARGA DEL NUEVO PLAN SÁBADO 11

Esta mañana, tras preparar el avituallamiento consistente en dos botellín as de isotónica y un plátano, he salido a realizar 24 kilómetros divididos en dos vueltas. La idea era ir suave en la primera, avituallar en casa y correr más rápido en la segunda, terminando a ritmo de maratón. Desde el comienzo observé que el excesivo calor iba a hacer casi imposible rendir. Completé la primera vuelta en 58 minutos, quizá más rápido de lo que debía teniendo en cuenta las circunstancias, entre las que también hay que destacar la pendiente positiva en gran parte del recorrido. Tras avituallar y refrescarme la piel comencé a un ritmo que rondaba los 4' 40'', y lo mantuve durante 6 kilómetros 200 metros, pero viendo que no podía ni debía seguir forzando, bajé el pistón y el resto lo hice descalentando. La segunda vuelta me salió a 5' el kilómetro, frente a los 4' 54'' de la primera. Tiempo total 1 hora y 58 minutos.

Conclusión: estoy muy verde aún y este clima no acompaña para realizar estos entrenos.

viernes, 10 de agosto de 2012

EL PLAN ESPECÍFICO DE 14 SEMANAS PARA LA MARATÓN DE VALENCIA

Ante mi un plan de 14 semanas en el que espero realizar en torno a 1.200 kilómetros totales, a una media de casi 86 kilómetros semanales, en los que en las primeras semanas iremos aumentando el kilometraje y la intensidad hasta llegar a los 90 kilómetros, para luego en la parte central del mismo alcanzar los 100 kilómetros y en torno a la semana décima y undécima llegar a los 115-120 kilómetros, para bajar el kilometraje a los 70-80, incluso menos, en la última semana. Será un plan exigente con bastantes salidas a trote en progresión, con alguna competición de media maratón, con series largas, con algo de interval, ya exigente, y por supuesto algo de cuestas y con tiradas largas programadas de hasta 28-32 kilómetros, en su tope, no debiendo sobrepasar las 2 horas y 10 minutos.

Al terminar el mismo debo llegar en pico de forma para estar en disposición de acercarme a una marca que debería oscilar entre las 2 horas 58´ y las 3 horas 10´. Ese es el planteamiento que hay que llevar a la realidad. El estar en una marca sub 3 dependerá de muchos factores, pero al final del plan debería poder saber si estoy cerca o no del objetivo y, si por el contrario, debo mirar más hacia las 3 horas 10´. Luego será la competición y sus circunstancias y lo previsto podrá cumplirse o no, como ya sabemos.

Como siempre en mi blog, iré pegando semana a semana los entrenamientos del plan. Ello se debe a que aunque tengo el plan diseñado, lo voy variando en función de las sensaciones de la última semana realizada.

PLAN COMPLETO DE FUERZA PREVIO AL PLAN ESPECÍFICO DE MARATÓN

Pego aquí el plan de fuerza hecho durante las últimas 10 semanas:

DÉCIMA Y ÚLTIMA SEMANA DEL PLAN DE FUERZA

Se terminó, se término este plan que me ha dejado las piernas bien repasadas. Creo que ha sido una buena base para lo que viene ahora, y me he centrado en pilares como las cuestas, las gradas, los circuitos oberón, las gomas y el interval, ni más ni menos. Esta semana ha sido buena, pero se ha dejado sentir el calor, y eso siempre incide en el rendimiento. El sábado tocó hacer tirada larga, con bastante asfalto, y llegué bien, pero estoy lejos de cómo me encontraba en mayo, es lógico; finalmente fueron unos 22 kilómetros y medio sin avituallamiento. El domingo fue entreno suavito con mi mujer, y luego un empacho de series de gradas, que fue lo mejor de todo. El lunes me enganché al interval, y quizá fue el mejor entreno de la semana, porque intensifiqué la ratio, hasta el 2-3, es decir, dos minutos a tope y tres suaves, y estuve durante 47 minutos cambiando de ritmo, es decir, salieron 10 series de 2 minutos; ese día salio una tirada de casi 1 hora y cuarto. El martes tocaba descanso, pero con tanta olimpiada me hirvió la sangre y salí a hacer lo que me tocaba el miércoles, que eran series largas en cuesta con gran pendiente; tenía previsto hacer 5, pero al final se me hizo de noche y sólo pude completar 4. Ese día no fue tan bueno, estaba agarrotado, pero al final, a la vuelta si conseguí tener buenas sensaciones. El miércoles fue el día de descanso y el jueves hice una tirada de algo más de una hora, concretamente 1 hora y 3 minutos, en progresión, en el que el final fue en descalentamiento. No estuvo mal pero se notó el calor. El viernes ha tocado circuito con gradas y multisaltos, durante 42 minutos y dos circuitos oberón, y sin estar ligero si que los oberón no se han hecho tan cuesta arriba como otras veces.

En general, positiva esta última semana. Estoy seguro que en unas semanas, cuando bajen las temperaturas y comience a acumular kilómetros mi rendimiento y mis sensaciones van a mejorar mucho, si no hay ningún problema imprevisto.

En cuanto a los kilómetros, tampoco han estado mal, 74. Esta cifra dificilmente ha de ser bajada hasta noviembre, más al contrario, habrá alguna semana que debería alcanzar los 115 kilómetros semanales.

Este ha sido el plan:








VIERNES 10: FARTLEK CON GRADAS Y DOS CIRCUITOS OBERÓN

De nuevo el viernes típico dentro del plan de fuerza. Es decir, circuitillo con gradas y multisaltos, siempre en carrera continua, durante, esta vez, algo más de 42 minutos, para terminar con dos circuitos oberón agotadores, como son ellos. Cada vez estoy más a favor de este tipo de circuitos en este plan previo al específico, y es que siempre me voy a casa dolorido pero con muy buenas sensaciones de haber hecho un buen trabajo. Para mi, que siempre trato de escuchar lo que mi cuerpo expresa, es importante obtener mensajes positivos de los entrenos, porque me dan la pauta y el control sobre el plan que voy modificando día a día en función de dichas sensaciones.

En cualquier caso, salvo sorpresa, ya no habrá más oberón en por lo menos cuatro meses, porque el plan de fuerza ha sido ya completado, y ahora queda por delante lo bueno hasta la maratón de noviembre.

Tiempo final de entreno, 1 hora y dos minutos

jueves, 9 de agosto de 2012

JUEVES 9: CARRERA CONTINUA EN PROGRESIÓN

Esta mañana, con bastante calor, he salido a realizar carrera continua en progresión. Al comienzo volvía a estar algo agarrotado pero en seguida la cosa fue mejorando, para terminar bastante fuerte, hasta los 52 minutos. Lo peor de todo fue el calor que impide rendir, pero como no es algo nuevo ocurre que ya no me resulta tan incómodo como al principio del verano. Los últimos 11 minutos fueron de des calentamiento, para un total de 1 hora 3 minutos. Ya sólo queda el entreno de mañana para completar el plan de fuerza; me tocará otra vez cirrcuito de gradas y dos circuitos oberón y con esto comenzará lo bueno.

MIÉRCOLES 8: DESCANSO

Después de 7 sesiones seguidas de entrenamiento, tocaba un merecido descanso que a la postre me ha venido muy bien.

MARTES 7: LAS SERIES EN CUESTA

Por algo estamos en periodo de fuerza. Esta vez salí por la tarde en lugar de por la mañana, con la idea de realizar 5 series en cuesta de unos 450 metros de longitud y una pendiente considerable. Desde el calentamiento entendí que iba a ser de esos días en los que estoy agarrotado y pesado, así que fuí haciendo las series sin buenas sensaciones, hasta que en la cuarta comencé a sentirme mejor. Se hacía de noche y tuve que dejar sin hacer la quinta. Lo mejor vino a la vuelta ya que encontré bien muscularmente y regresé a muy buen ritmo. Finalmente hice 54 minutos.

martes, 7 de agosto de 2012

SOLONEI ROCHA DA SILVA UN CASO CLARO DE CALIDAD EN SUS PIERNAS

Este maratoniano brasileño de 29 años, para la mayoría totalmente desconocido, no es ni más ni menos un ejemplo de cómo quien tiene calidad, con poco le sobra para destacar. En su país era funcionario del servicio de recogida de basura. El artículo que os pongo abajo, dice que por ello ya tenía buen estado de forma, ya que andaba mucho en su trabajo e incluso corría para que no le mordieran los perros salvajes que querían los desperdicios de la basura (increible, no es broma). El caso es que en 2009, decidió ponerse a correr, y sin entrenar ya destacaba. Cuando llevaba un año entrenando recogió sus frutos, y de que forma. El caso es que tres años después de haber comenzado a correr (es decir, con poca base), ya hace el pavo 2 horas 11 en la maratón, es Campeón de los Campeonatos Panamericanos  y va bajando espectacularmente sus registros. No estará en las Olimpiadas de Londres, y no he llegado a averiguar porque; quizá por no lograr la mínima. ¿Si ha llegado hasta aquí de la forma en que lo ha hecho por qué razón no va a seguir sorprendiéndonos?.




CUARTO DECÁLOGO DE LA MARATÓN

Bueno, ahí va el cuarto decálogo acumulado que da ideas sobre la maratón:

  1. Un maratón empieza realmente cuando agotamos nuestras reservas de glucógeno muscular y hepático, y cuando más tarde sea eso mejor. Esto se puede conseguir adaptando nuestro organismo, aumentando la capacidad de nuestros depósitos de glucógeno a través de entrenamientos largos y lentos que hacen que se vacíen los mismos y el organismo reaccione.
  2. Aflojar el kilometraje en las tres últimas semanas de entrenamiento para la maratón deben comenzar a decrecer los kms y ya entonces deben estar los deberes hechos.
  3. La confianza es esencial antes de la salida: hemos de pensar que nuestros entrenamientos han sido buenos y no hay ninguna duda de que me he entrenado bien y estoy fuerte. La carrera salvo imprevisto o que yo me equivoque debe ser buena. Debemos tener absoluta seguridad y confianza en el ritmo que vamos a
    llevar.
  4. En carrera, importantísimo aunque sea poco, beber en todos aquellos avituallamientos donde nos ofrezcan líquido.
  5. No probar absolutamente nada en carrera que no hayamos contrastado antes: porque no a todo el mundo le sienta igual una bebida o una comida sólida. A tener en cuenta que nuestro estómago también sufre durante una maratón.
  6. Las decisiones durante la carrera son vitales: se tendrán muchos momentos en la carrera donde las decisiones te sacan a flote o por el contrario te entierran.
  7. Las marcas en el maratón, en la mayoría de los casos, salen de los últimos km. de carrera, nunca ni de los primeros, ni de los intermedios. Hasta llegar a esos últimos kms. van a pasar mil cosas por nuestra cabeza, y tendremos una serie de tentaciones que debemos gestionar y solventar con inteligencia y saber estar.
  8. El maratón es una prueba de muchos kilómetros a un ritmo sostenido:  por tanto, hay que tratar de buscar ese ritmo en nuestro plan de entrenamiento. Ritmo, ritmo y cuando lo hayamos cogido, más ritmo.
  9. La motivación y la maratón: la motivación debe ser nuestra compañera durante la prueba. ¿Por qué?, porque si no estamos motivados para la carrera será más dificil superar los malos momentos. Dicha motivación debe venir refrendada con el trabajo previo de entrenamiento que también ha sido preparatorio para construir esa motivación. Contar a la gente nuestra intención, marcarse un objetivo y comentarlo, hablar de nuestros entrenamientos y nuestras mejoras hacen que esa motivación no sólo se mantenga, sino que crezca, y que llegado el día de la prueba tengamos ese punto extra que supone que deseamos más que nada conseguir nuestro objetivo.
  10. El estudio del recorrido: es fundamental tener estudiado el recorrido del maratón, con su altimetría, las zonas de avituallamiento, si va a ser una vuelta o más, etc. Cuanto más información tengamos mejor, de cara a poder preparar la estrategia y evitar sorpresas. Con las nuevas tecnologías es fácil tener el recorrido en el Google Earth y estudiarlo.

LUNES 7: INCREMENTANDO LA RATIO Y EL TIEMPO EN INTERVAL

El lunes por la mañana me levanté no demasiado temprano, aún con la motivación que me ensuflaron las maratonianas en Londres 2012; ¡vaya forma de correr!. Estaba dispuesto a seguir el plan establecido, interval en proporción 2-3, es decir, 2 minutos fuertes y 3 suaves, y eso hice, calenté durante 15 minutos yendo al Peral y llegado el momento me puse con los intervalos. Los primeros se hicieron algo peores, pero a partir del terceros las sensaciones crecieron para bien. Llegué al Peral y tiré por el camino que me lleva al paraje de Las Aguas y desde allí subí por el camino que paralelo a la Carretera de San Carlos del Valle, me devuelve al camino del Peral. Todo iba bien, a pesar del calor y llegado a la hora y dos minutos, es decir, 47 minutos con interval (10 series fuertes), mantuve un ritmo constante hasta casa. Tiempo total 1 hora y 15 minutos y buenas sensaciones para realizar 14,5 kilómetros.

domingo, 5 de agosto de 2012

DOMINGO 6 TROTE SUAVE Y GRADAS

Nos levantamos mi mujer y yo temprano, aprovechando que los niños dormían, y aprovechando que el niño cuida ya con responsabilidad de la niña. Nos fuimos en coche al parque y dimos siete vueltas suavitas que supusieron 51 minutos de tiempo. Después yo hice 15 series de gradas; nunca antes había hecho tantas seguidas. Me encontré bastante bien muscularmente, como siempre últimamente. Creo que estoy cerrando el plan de fuerza con un buen trabajo de base para encarar el plan más exigente

sábado, 4 de agosto de 2012

LA TIRADA LARGA DEL SÁBADO 4

Madrugué para la tirada larga del sábado. La idea era hacer la circunvalación para luego coger la carreteria de Daimiel y seguirla hasta desviarme por el camino que me lleva al Hotel El Hidalgo y que sube por encima de la AIV, para volver por la vía de servicio. Eso hice, recorrer los 22,4 kilómetros a un ritmo continuo, no muy fuerte, cercano casi siempre a los 5 minutos, que al final fue un ritmo medio de aproximadamente 4´47´´. No sale mala media teniendo en cuenta las cuestecillas que tenía el recorrido, el calor y el no avituallar durante todo el recorrido. Tiempo total 1 hora y 48 minutos.

viernes, 3 de agosto de 2012

NOVENA SEMANA DEL PLAN DE FUERZA PARA LA MARATÓN

Otra semana más que se termina. Parece que esto va más rápido de lo esperado. Esta vez ha sido la novena, la penúltima del plan de fuerza. Semana marcada por nuestra estancia en la playa y que provocó que la tirada larga del sábado fuera más corta de lo normal pero con grandes cuestas y con buenas sensaciones. El domingo hubo jornada extensiva con casi dos horas repartidas en una sesión de trote muy suavito y otra sesión con cuestas. El lunes me volví a decantar por las cuestas, y es que había que aprovechar las cuestas del Parque Natural de la Sierra de Irta. Siempre buenas sensaciones en todos estos días. El martes descansé aprovechando el viaje de vuelta a casa. El miércoles tocó interval en el parque a razón de 4,5-5,5 y que supuso una hora incluyendo calentamiento y descalentamiento. El jueves hice una tirada mediana de algo más de 13 kilómetros, y fue sin duda el día de peores sensaciones, aunque tampoco se dió mal del todo, completando 1 hora y 9 minutos, y por último el viernes lo cerré con trabajo de circuitos en trote con gradas y escaleras durante 41 minutos y con dos circuitos oberón, que siempre son exigentes. Todo esto me ha llevado a realizar un considerable kilometraje semanal, concretamente más de 77 kilómetros, que no está nada mal como preámbulo a lo que me espera. Voy recuperando forma y sensaciones, y sobre todo sin molestias, que es fundamental. Os pego la tabla:

SE ME ACUMULAN LOS OBJETIVOS: SIGUIENTE OBJETIVO TRAS VALENCIA: ROMA

Si me dicen hace justo un año que me iba a ver en esta tesitura no me lo hubiera creído. Pues sí, a principios de agosto del año pasado correr una maratón era algo que estaba en mi cabeza pero no quería salir. Fue a mediados de agosto cuando de repente me atreví a plantearmelo, y desde entonces mucho ha llovido. He corrido mi primera maratón, tengo la segunda a la vuelta de la esquina en Valencia, en noviembre, pero para más apreturas, me acabo de inscribir a la Maratón de Roma para el 17 de marzo de 2013. Me podréis decir loco y estaréis en lo cierto. Ya no me puedo echar atrás porque he reservado hotel y vuelo. Mi mujer está encantada porque será para nosotros como una segunda de miel que incluso coincidirá con su cumpleaños.

Por lo pronto no voy a pensar mucho en este nuevo objetivo porque bastante tengo con lo de Valencia.

Os dejo el link de la página oficial de la Maratón de Roma: http://www.maratonadiroma.it/

VIERNES 3_GRADAS Y CIRCUITOS OBERÓN PARA TERMINAR LA SEMANA

Me acerqué la mañana del viernes a la pista de atletismo, por cierto, cada vez más deteriorada. El plan me decía que tenía que calentar haciendo un circuito con gradas, escaleras, y por supuesto trote, durante 40 minutos. Estuve haciéndolo 41´ y al terminar me fui a la recta secundaria de la pista, donde había sombra, para realizar 2 circuitos oberón. Comoquiera que por mi delgadez no puedo hacer abdominales sin clavarme los huesos de "semejante parte donde amargan los pepinos", me llevé un cojín que puse encima de la toalla y hale, a trabajar. El primero oberón se hizo pesado, pero es que este entrenamiento es pesado por definición. Llegué bastante cansado al final y sin ganas de repetir la experiencia, pero tocaba el segundo, así que me puse manos a la obra. Paradójicamente la segunda fue menos penosa, no por ello fue placentera. Terminado lo gordo, estiré un rato y para casa. Ya he terminado la penúltima semana del plan de fuerza, y tan sólo me queda unos pocos entrenos para comenzar lo bueno.

jueves, 2 de agosto de 2012

TIRADILLA LARGA EL JUEVES 2

Esta mañana me levanté dispuesto a realizar una tiradilla de unos 13,2 kilómetros por la ruta que pasa por el Hotel El Hidalgo. Así que a eso de las 08:50 comencé algo agarrotado y sin encontrar buenas sensaciones hasta por lo menos pasadas media hora. A partir de ahí todo rodó mejor y volví con fuerza y sin forzar por el camino de regreso. El tiempo fue de 1 hora 9 minutos a algo más de 5 minutos el kilómetro.

miércoles, 1 de agosto de 2012

OBJETIVO Y REFLEXIONES RELATIVAS A LA MARATÓN DE VALENCIA

¿Qué espero de Valencia?.

No espero que sea una carrera como en Estocolmo. Llegados hasta este extremo me encuentro en la tesitura de ser consecuente, no pecar de demasiado ambicioso, pero también marcarme una meta que sea bonita y sin olvidar que existan probabilidades factibles de ser conseguida. Si en la Maratón de Estocolmo, mi primera maratón, pensaba que podía estar en un tiempo comprendido entre las 3 horas 7 y las 3 horas 16, y cumplí ese tiempo hasta los últimos 6 kilómetros, momento en el cual se rompió el ritmo, pero teniendo en cuenta las condiciones en las que se disputó la carrera, creo que fueron las peores posibles, y considerando la altimetría de la misma, así como no haber llevado un ritmo homogéneo, haber hablado un montón con mi compañero sueco y haber gastado un montón de energía durante 2 horas tratando de entrar en calor debido al intenso frio, creo, sin ánimo de ser fanfarrón, que hubiera podido haber conseguido el objetivo marcado de no haberse dado todas estas circunstancias adversas. La única circunstancia que corrio a mi favor, creo que fue la temperatura que había, unos 4 grados, la cual pienso sinceramente que me iba muy bien, porque los mejores tiempos los he hecho siempre con frio. Sin embargo, el viento en contra o la intensa lluvia nunca ayudan, sino todo lo contrario.

Tengo en cuenta mi corta experiencia en la preparación, pero puedo mejorar la misma.

Por otra parte, ya sé que es correr una maratón, y sé que se siente en las piernas cuando llevas 35 kilómetros. También sé que ya no soy nuevo en esto de prepararme la prueba, y que tengo algunas cosas que pulir en el proceso de entrenamiento. A algo más de 3 meses y medio para disputar mi segunda maratón, me encuentro en mejor disposición que si me voy a 3 meses y medio antes de Estocolmo. Por aquel entonces había hecho la Media de Valdepeñas y había marcado 1 hora 27 minutos. Sinceramente, creo que tras haber cubierto mi periodo de fuerza, o mejor dicho, estar terminándolo, me encuentro ahora con mejores sensaciones que entonces y creo que he evolucionado. Por aquellos meses ya había comenzado con tiradas largas y exigentes, y a día de hoy aún no he comenzado a tirar de kilómetros en serio. En aquella ocasión, hice durante varias semanas seguidas 75 kilómetros, y en esta, en la actualidad estoy en casi 70, por ejemplo, esta semana superaré claramente ese kilometraje, pero espero ponerme en octubre en 95-100 kilómetros semanales durante al menos tres semanas, para llegar mejor rodado y con mayores garantías.

¿Dónde competir para prepararla?

Mi piedra de toque podrían ser las medias de Puertollano y de Alcázar de San Juan , aunque no me vienen bien las fechas en las que se disputan, 23 de septiembre y 7 de octubre. La primera nunca la he corrido y me han dicho que es durilla, y la de Alcázar me trae malos recuerdos del año pasado y eso es motivo suficiente para sacarme la espina. Quizá lo suyo sería correr la de Alcázar y buscar una media que se disputara a finales de octubre, que me sirviera de test. Sería conveniente bajar mi registro en la media, ese 1:27 para poder pensar que me puedo acercar a las 3 horas en la prueba de Filipides, teniendo en cuenta que ya bajo bien de los 40´en los 10 kilómetros.


¿Qué objetivo me marco?

El objetivo marcado será bajar de las 3 horas, y ya llevaré conocimiento suficiente allá por finales de octubre para saber si es factible o no, máxime si tenemos en cuenta que tengo pensado realizar durante la primera semana de noviembre el famoso test de los 2*6000.

En cualquier caso, lo que si tengo claro, es que adaptaré un plan pensado para bajar de 3 horas. Como en la anterior ocasión, lo adecuaré a mis sensaciones, a mis puntos fuertes, tratando de mejorar los débiles y no olvidándome de escuchar siempre a mi cuerpo.

Para bajar de 3 horas el test me dice que tendría que correr un segundo 6000, tras haber corrido el primero en 25:15, hacer un segundo 6000 a tope en aproximadamente 22:38, y eso es más de un minuto menos del resultado que me dió el test allá en mayo cuando Estocolmo. Lo veo difícil pero factible.

¿Qué tengo que hacer para acercarme al objetivo?.

Bueno, resumo algunos puntos:
  1. Hacer más kilómetros semanales, llegando a los 95-100 durante al menos tres-cuatro semanas. No bajar durante el plan de la maratón de los 75.
  2. Llegar en mejor musculatura que en Estocolmo. Creo que el periodo de fuerza hecho en estas semanas está dando su fruto, y estoy más fibrado que hace unos meses.
  3. Conseguir un peso de 62 kilos justos. En Estocolmo pesaba 63 kilos pelados, ahora peso un kilo más, fruto, sobre todo, del trabajo de fuerza. Con los kilómetros que he de hacer bajaré sin problemas esos dos kilos. Mi peso deberá ser ese, 62 kilos.
  4. Trabajar las series largas de mejor forma, no a ritmos tan rápidos y sí más cercanas del ritmo de maratón. Me he de acercar más al ritmo de la maratón para memorizarlo mejor.
  5. No meter tan caña en las tiradas largas, sobre todo desde el principio. Conviene ir en progresión y evitar así posibles lesiones.
  6. Fortalecer más los abdominales y la zona de la cadera, para compensar unas zonas que están por trabajar y que sufren bastante durante la prueba.
¿Qué tengo a mi favor?

  1. La Maratón de Valencia es llana, la de Estocolmo no. Ahí tenemos ya probablemente entre 5 y 10 minutos ganados.
  2. Corro en casa: ir de turismo siempre cansa, y a mi me pasó factura tanto andar en los días previos.
  3. Unas buenas condiciones climatológicas: esto no está asegurado, pero mucha mala fortuna tendría que tener para que se corriera en Valencia con peores condiciones que en Estocolmo. Eso será muy difícil de repetir. Con esto ya tengo ganados otros 3 o 4 minutos.
  4. Ya no soy novato: ya no tengo el miedo que tenía en Estocolmo. Antes de salir me sentía decepcionado por el mal tiempo que hacía y todo lo que había trabajado para disfrutarla. Ahora ya sé que es correr una maratón y mi punto de partida será o deberá ser mejor.
  5. No vengo de encadenar planes durante 10 meses y medio. La preparación va a ser de 5 meses, lo cual supondrá menos desgaste psicológico.
  6. No voy a tener que pasar un duro invierno con mi mente puesta en la maratón. Lo peor en cuanto entrenamientos será en una época del año bastante buena para correr en Valdepeñas, otoño. Probablemente octubre y noviembre sean los mejores meses para meterse caña.
¿Qué tengo en contra?

  1. La probabilidad de caer en el error de que corrida una maratón ya sabe uno a lo que se enfrenta. Cada maratón es un mundo y la verdad es que disfruté bastante la Maratón de Estocolmo.
  2. Soy medio año más viejo, y eso no ayuda cuando llegamos a ciertas edades. En cualquier caso este handicap es sólo relativo.
  3. Es difícil llegar a los niveles de motivación que alcancé en mi anterior reto. Era mi primera maratón y estaba hipermotivado tanto para entrenar como en la prueba en sí.
  4. Si me obsesiono con alcanzar las 3 horas puedo quemarme antes de terminarla. Tendré que ver, al finalizar el plan, dónde me encuentro y qué marca puedo hacer. Si resulta que mi marca factible es 3 horas 10, pues esa deberá ser la marca a la que tendré que aspirar.
Me adelanto a retos futuros.

Lo que está claro es que un nuevo reto está servido, e incrédulamente me sorprendo conversando con mi mujer sobre dónde será la maratón de primavera de 2013: ya hay algunas candidatas (en verde las que más nos atraen):
Nápoles (Italia) Marzo: http://www.napolimarathon.it/
Creta (Grecia) Marzo: http://www.cretamarathonclub.com/
Marsella (Francia) Marzo: http://www.marseikkemarathon.com/
Roma (Italia) Marzo: http://www.maratonadiroma.it/
Rótterdam (Holanda) Abril: http://www.rotterdammarathon.nl/
Paris (Francia) Abril: http://www.parismarathon.nl/
Zurich (Suiza) Abril: http://www.zurichmarathon.com/
Lisboa (Portugal) Abril: http://www.lisboamarathon.org/
Londres (G.Bretaña) Abril: http://www.london-marathon.co.uk/
Hamburgo (Alemania) Abril: http://www.marathon-hamburg.de/
Linz (Austria) Abril: http://www.linz-marathon.at/
Turín (Italia) Abril: http://www.turinmarathon.it/
Wroclaw (Polonia) Abril: http://www.mw.com.pl/
Copenhague (Dinamarca) Mayo: http://www.copenhagemarahon.com/
Viena (Austria) Mayo: http://www.vienna-marathon.com/
Praga (Chequia) Mayo: http://www.pim.cz/