RELATOS

Una vez iniciado el movimiento supe que no habría marcha atrás, sería difícil regresar a aquello que fui. Hoy soy otro ser: curtido, compañero del esfuerzo, amante de mis kilómetros. Sólo el fin de mis días debería obligarme a parar: ese es mi pequeño sueño.

sábado, 23 de septiembre de 2017

LA INTUICIÓN Y EL ENTRENAMIENTO POLARIZADO

Decidí hace mes y medio realizar un plan especial para la Maratón de Valencia, sólo movido por la intuición y por la sensación de no tener ganas de salir de mi "zona de comfort"; demasiadas cosas en la cabeza, poco tiempo, demasiado viejo, para machacarme demasiado. Así que me planteé que los fines de semana serían de muchos kilómetros y a ritmos lentos, y si tenía que realizar paradas técnicas las haría, me valdrían hasta carreras por montaña, cuanto más largas y lentas mejor. Sin embargo, durante los días de la semana la cosa cambiaba: pocos kilómetros y con sesiones de ritmos rápidos pero cortos en el tiempo; un fartlek o un interval, un día de seriecillas de 500 metros, pero si podía ser sin crono.

Ahora resulta que esto que había intuido y que me apetecía hacer ya existía; se llama entrenamiento polarizado, y según los expertos es ideal para la mejora del rendimiento en los fondistas. Nada de hacer kilómetros y kilómetros a ritmo de la maratón; todo lo contrario, un porrón de kilómetros lentos y una parte pequeña del tiempo dedicada a poner el corazón a cien; como mucho un 5% o 10% de los kilómetros semanales dedicados a ritmos de maratón o similar.

Ahí es nada, justamente lo que estoy haciendo. Habrá que ver si funciona; ya os lo diré en noviembre.

Este un enlace muy interesante y recomendable: https://www.fitnessrevolucionario.com/2016/04/16/corre-despacio-para-correr-mas-rapido-entrenamiento-polarizado/


¡LLEGAN LOS RETOS NUEVAMENTE!

Acababa de correr el V Reto Araque en Jamilena, un duro trail que me dejó desecho y con muchas dudas porque llegó muy tocado al final. Sin embargo por fases disfruté y por ello comencé a intuir que algo estaba cambiando, y por ello en mi entrada en el blog jugué un poco con el significado de la canción "Changes.." del gran David Bowie. Lo que ocurrió en las semanas siguientes vino a corroborar lo que estaba sintiendo: comencé a coger un pico de forma, llegó el Trail de Casares y si no me llegó a perder hubiera subido a podium, mi primer podium; luego vino el pequeño gran desastre del Ultra Trail de los Castillos, el cual disfruté mucho hasta que mi estómago dijo basta, pero me corroboraba en el hecho de que la cosa iba mejorando, lo que se constató en mi primer podium en la Mineros Trail y en el buen trail que me salió en la Pencona de Aldeanueva de la Vera, el Campeonato de Extremadura de Montaña.

Pero el pico se diluyó durante el verano y ya en julio me había abandonado. Ahora vengo luchando para recuperarlo a base de largas tiradas en los fines de semana y acumulando 90 o más kilómetros semanales durante las últimas cinco semanas. Espero lograrlo porque lo tengo ante mi es nuevamente un maratón, las cuales temo.

Así que tendré la oportunidad de volver a competir 3 meses y medio después y medir fuerzas pero sin volverme loco. La carrera elegida es el Trail del Espíritu Santo en Malagón, que con sus 32 kilómetros y +1800 metros se presenta duro. Merche también está inscrita y también está a la expectativa. Si todo se diera bien nos planteamos hacer un test en asfalto en la Media Maratón de Utrera de finales de octubre, pero primero hay que ver.


CRÓNICA DE LA MEDIA DE TORRALBA DE MERCEDES

Ella marcó en su calendario este día con un marcador fosforescente, considerándolo un primer test para su Maratón de Valencia. Yo había decidido no correrla, porque no tenía ganas de dejarme la piel en una media a esas alturas de la planificación, además había bastantes probabilidades de que hiciera calor, algo que luego no sucedió, ni mucho menos.

Nos fuimos la peque, la mamá y un servidor con el tiempo suficiente para la recogida del dorsal y del chip. En la pista de atletismo tuvimos la oportunidad de charlar con Marisol Gijón, nuestra gran amiga del Pozo Norte, y he de decir que desde fuera la cosa se vive de otra manera, nada que ver. Llegó el momento, sonó el pistoletazo y me tocó estar de fotógrafo y tras la carrera, la cual discurre casi siempre por la carretera nacional. Fui viendo a Merche siempre con buen semblante, nada que ver con lo acontecido en 2014 cuando la corrimos juntos y lo pasó muy regular. Hacía muy buena temperatura y ella además iba a reservando.

Justo antes de llegar a la población de Carrión de Calatrava, ya en el 12º o así le dije que tenía que apretar, que se estaba dejando demasiado guardado, y me hizo caso, se echó para adelante. La volvimos a ver en dos ocasiones más antes de la meta, en un punto entre Carrión y Torralba y en otro justo a la entrada de esta última población, donde todavía le quedaría callejear otros casi 4 kilómetros. En este último punto la ví muy bien, habiendo ganado bastantes puestos. Aparqué cerca de la meta e Inés y yo bajamos corriendo por si no nos daba tiempo a verla, justo cuando el reloj iba por 1;45, con la esperanza de que apareciera de un momento a otro con un pedazo crono, pero no, fueron pasando los minutos y no aparecía, hasta que la ví bajando a toda pastilla bajando su anterior marca en casi dos minutos, con 1 hora 51 minutos y 2 segundos.

 

La once de su categoría y bastante entera. Como ella dice: "la media que he disfrutado desde el principio hasta el final". Deja claro lo que yo ya sabía, que está en un buen momento de forma y que aún tiene recorrido de mejora.

Además estrenaba zapas para probarlas en la maratón, aunque le dejaron sensaciones enfrentadas, no se acaba de hacer con las NB Vazee Pace v2, porque siente que le oprimen un poco. De hecho los días siguientes sufrió un episodio de fascitis que parece haber superado ya. Habrá que seguir domando las zapatillas.