RELATOS

Una vez iniciado el movimiento supe que no habría marcha atrás, sería difícil regresar a aquello que fui. Hoy soy otro ser: curtido, compañero del esfuerzo, amante de mis kilómetros. Sólo el fin de mis días debería obligarme a parar: ese es mi pequeño sueño.

lunes, 18 de febrero de 2019

SEMANA DEL 9 AL 15: LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Otra semana más sin dejar de correr. A día de hoy, lunes ya llevo 51 sesiones seguidas, a 16 de igualar mi récord, que es de 67. No es que sea un dato muy reseñable, ni creo que asuste a nadie, pero a mi me sirve de referencia para marcarme el camino que tengo por delante. En esta última semana partí con una marca de pocos kilómetros con los dos entrenos que nos marcamos Merche y un servidor: el sábado en Despeñaperros y el domingo con unos 14 kilómetros bien empleados. A partir de ahí el resto de días no han sido muy especiales, con dos sesiones fuera del gimnasio: la del lunes y la del miércoles y las otras tres en la sala. El optimismo que generé en la semana anterior ha quedado apaciguado, y a efectos de moral no han crecido mis expectativas. Siento que me falta algo, un resorte que me haga saltar del sitio donde estoy, pero en fin...

En cualquier caso en unos días regresamos a las competiciones en montaña, una vez terminado el corto periplo que ha tenido Merche en el asfalto (Maratón de Murcia de enero y la Media Maratón de Valdepeñas de este domingo). Con esto estoy diciendo que pronto sabré cómo me encuentro.

Este es el resumen:
  1. Sábado 9: estupendo entreno en Despeñaperros con Mercedes. Probablemente en mejor entreno de montaña que jamás hayamos hecho juntos. Nos marcamos algo más de 19 kilómetros con unos +910 de desnivel, prácticamente sin descanso (salvo las miniparadas que hice para esperarla en algunas zonas), hecho en 2 horas 46 minutos tiempo total, 2 horas 28 tiempo en movimiento. Se confirmaba lo que ya intuía, que Mercedes está en estos momentos bien fuerte en la montaña, algo que estoy seguro que refrendará el día 22 en el Trail Montes Comunales de Adamuz.
  2. Domingo 10: al día siguiente volvimos a salir juntos en esta ocasión para realizar un entreno a ritmo algo exigente para ella. Yo me sentía bien, sin apenas molestias en mi pierna y ella respondió a la carga y a la cadencia. Acumulábamos de esta forma unos 33 kilómetros entre sábado y domingo.
  3. Lunes 11: fue el día de descanso de ella, pero para mi no existen esos privilegios, así que me tocó realizar un entreno en el gimnasio compaginando bicicleta y una tanda de ejercicios de core. Casi una hora de trabajo.
  4. Martes 12: regresábamos al entreno conjunto mi mujer y yo y hacíamos el circuito de la Aguzadera a buen ritmo, para ella, unos 48 minutos para los 8 kilómetros y medio. Tras esto una serie de fortalecimiento de core.
  5. Miércoles 13: nos tocó gimnasio, en esta ocasión mezclé algo de remo, con bicicleta y elíptica, para computar un total de 11,5 kilómetros. No faltó después la sesión de ejercicios de fortalecimiento de cintura. 
  6. Jueves 14: fue el último día que entreno Merche en la semana; en esta ocasión nos fuimos a realizar un circuito de unos 6 kilómetros a ritmo suave y que terminó en el gimnasio donde hicimos algo de bicicleta extra (ella elíptica). Otros 10,5 kilómetros. Para rematar una buena sesión de abdominales y estiramientos.
  7. Viernes 15: sopesé descansar, pero finalmente me acerqué de nuevo al gimnasio para hacer remo durante 15 minutos y continuar con unos 23 minutos de bicicleta. Ejercicios de cintura finales.

TOTAL: 80 kilómetros en una buena semana donde lo peor ha sido la sensación de estar en transición.

 

sábado, 9 de febrero de 2019

SEMANA DEL 2 AL 8: POSIBLEMENTE INICIANDO EL DESPEGUE

Desde finales de diciembre del año pasado sin dejar de tener sesiones de entrenos diarias, es decir, sin descansos, 42 días consecutivos, eso sí, con bastantes días de gimnasio, que hay que decir que también machacan. En este tránsito he ido peleándome con mi "molestia", "lesión" o como la queramos definir, y es que la parte posterior de mi pierna izquierda, desde el glúteo hasta los isquios me ha estado la lata desde hace ya demasiados meses. No es, o ha sido, una dolor fuerte, ni se trata de una lesión típicamente muscular, sino más bien un dolor, rigidez interna que me ha estado impidiendo desarrollar como es debido mis entrenamientos.El caso es que creo que poco a poco ha ido remitiendo y en esta última semana a penas se ha hecho notar, ni tan siquiera en el entreno del lunes, cuando me metí caña. 

Por lo demás, continúo empecinado en ponerme a tono para la que se me espera: primero Adamuz en un trail de esos rapidillos, mi estreno con el Club de Linares, una pequeña responsabilidad, segundo y mucho más gordo, la Maratón de Montaña de Cuenca, mi gran preocupación, porque busco llegar lo suficientemente bien como para disfrutarla de cabo a rabo, pero Mercedes está tan nerviosa que ya nos hemos buscado otro reto: el Trail de la Garganta de los Infiernos, en el Jerte, para el 20 de abril, una carrera bonita y dura, y de mucho nivel...

Y espero, deseo, estar por fín despegando. Tanto ejercicio de abdominales y core me ha permitido fortalecer sustancialmente la zona y veo los progresos claramente, realizando ejercicios que antes eran imposibles para mi. Habrá que ver si esto se nota llegada la competición. Si lo de la pierna remite podré estar contento porque siento que me encuentro bien para batirme el cobre en la montaña.

Este ha sido el resumen; en esta ocasión menos gimnasio y mas salidas, pero es que ha acompañado el tiempo:
  1. Sábado 2: un entreno de circunstancias debido a que tenía obligaciones familiares impepinables. 13 kilómetros con intento fallido de meter buen ritmo. La última parte fue algo mejor, en cualquier caso.
  2. Domingo 3: buen entreno en Despeñaperros con Merche. Corrimos por una zona inexplorada para nosotros: la zona de la Cueva de los Muñecos y sus alrededores. Fue una sesión corta y algo light, pero mereció la pena. 15 kilómetros que ayudaron a que mi mujer vaya cogiendo el ritmo tras la Maratón de Murcia.
  3. Lunes 4: sin duda el mejor entreno de la semana, haciendo 9,5 kilómetros bastante fresquitos a ritmo, claramente por debajo de 5´el kilómetro, algo que para mi en estos tiempos que corren, ya no es tan fácil.
  4. Martes 5: tocó sesión larga sesión de gimnasio de 51 minutos con bicicleta. 11 kilómetros y medio acompañados de ejercicios de core, como viene siendo habitual últimamente. Merche también estuvo realizando una sesión similar.
  5. Miércoles 6: salimos mi mujer y yo a realizar una sesión por la zona del Cerro del Ángel por sendas y terreno irregular para así probar sus nuevas NB Vazee Summit, ligeras y de trail. Unos 10 kilómetros interesantes.
  6. Jueves 7: otra sesión de gimnasio, en esta ocasión con cargas de intervalos en bicicleta y también algo de remo y elíptica. 10 kilómetros y medio y para terminar una batería de ejercicios de abdominales y core.
  7. Viernes 8: remate la semana en el gimnasio nuevamente, algo ligerito de bicicleta y remo, 7 kilómetros. Y que no falte, más ejercicios de cintura y estiramientos.

Contento con estos 75 kilómetros, que no son demasiados, pero sí suficientes. A ver cómo se desarrolla la semana entrante. Por lo pronto en un par de horas Merche y yo nos vamos a Despeñaperros a realizar un entreno más duro que el de la anterior semana.

 

martes, 5 de febrero de 2019

SEMANA DEL 26 AL 1: QUINTA SEMANA SIN PARAR Y LA RUEDA SIGUE GIRANDO

Que no sea por falta de perseverancia. En verdad que lo estoy intentando, otra cosa es que todo caiga en saco roto. Hemos conseguido cerrar un buen mes de enero si hablamos de entrenos y esfuerzos, y he conseguido afianzar uno de mis objetivos al comenzar el año: fortalecer mis abdominales y el core. Sin embargo esta última semana no ha sido fácil por dos motivos: el primero es que su comienzo fue complicado con la Maratón de Murcia que disputo Merche y que incluia un trastoque en mis tiempos y planes, el segundo es el mal tiempo que ha hecho y que me ha mantenido peleándome por no hibernar.

En cualquier caso estoy contento con el resultado:
  1. Sábado 26: aprovechaba un rato en la mañana antes de nuestro viaje a Murcia para hacer una tirada de unos 13 kilómetros. No tan larga como hubiera querido. En cualquier caso el día de antes, viernes, había hecho una tirada consistente en Despeñaperros. Ya a la tarde, en la recogida de dorsales, sufrí un percancé sobrevenido por tratar de varios toques a una pelota y conseguir un premio promocional; sentí un dolor agudo en mi pierna izquierda, donde arrastro molestias desde hace ya demasiadas semanas.
  2. Domingo 27: casi todo el día estuvo dedicado a mi mujer y su competición, así que no halle un rato para entrenar, aunque el seguimiento de la maratón fue tan exigente que me lo marco como un entreno de descanso activo: 7 kilómetros andando y corriendo dentro del recorrido de la maratón.
  3. Lunes 28: fue el mejor entreno de la semana pese a ser dentro del gimnasio. 14,5 kilómetros de elíptica, remo y bicicleta, más sesión de fortalecimiento de abdominales  y cintura. Me dejó bien cansado.
  4. Martes 29: el mal tiempo me obligó a regresar al gimnasio donde hice unos 10,5 kilómetros de bicicleta, cinta y remo, y como no, más ejercicios para el core.
  5. Miércoles 30: de nuevo el gimnasio debido al desapacible viento. 11 kilómetros de bicicleta que me sentaron bien.
  6. Jueves 31: Merche se vino conmigo al gimnasio en otro desapacible día. Aprovechamos bien la sesión con remo,bicleta con intervalos de alto esfuerzo y elíptica, 11,5 kilómetros.
  7. Viernes 1: tenía obligaciones familiares que cumplir pero aún así no podía cortar la racha de entrenos seguidos así que, de alguna forma testimonial, me acerqué por el gimnasio para hacer 6,5 kilómetros de bicicleta.
Por tanto, semana extraña pero lo importante es que he continuado el trabajo anterior. La pierna empeoró un poco debido al problema que tuve en Murcia y pude acumular  74 kilómetros.

martes, 29 de enero de 2019

LA CRÓNICA DE LA LEGUA DE LA BELLOTA EN BAÑOS DE LA ENCINA

El día 12 de enero, aprovechando nuestra visita a Linares, habíamos programado la participación de Merche en esta bonita carrera nocturna. La localización no podía ser mejor, Baños de la Encina, un pueblo medieval precioso, con un castillo espectacular. Tras el partido de mi Alba salimos pitando para Baños, que dista algo menos de 29 kilómetros de Linares, y nos dio tiempo a que mi mujer recogiera el dorsal y calentase lo que pudo en una gélida tarde. Allí nos encontramos con nuestros amigos Francisco Tirado y Aurelio, con los que solemos hacer salidas por Despeñaperros y que viven en La Carolina; se hacía raro ver tanta gente de montaña en un cita tan popular y asfaltera.

El caso es que con absoluta puntualidad dieron la salida y Merche salió a batirse el cobre en los aproximadamente 5 kilómetros. La verdad es que no me dio mucho tiempo a relajarme. Tras grabar un vídeo cortito a pocos metros de la salida, me dirigí a la zona del castillo donde los corredores tendrían que subir por una calle llena de escalones y jalonada con velas, y allí, subido en la muralla de los aledaños del monumento esperé la llegada de los participantes, que fueron llegando uno a uno. Ví pasar a Aurelio y a Paco y unos tres minutos después pasaba Mercedes, cuyo semblante mostraba pleno disfrute...

Bajé rápidamente a los escasos 200 metros donde se hallaba la meta, en la plaza y me dio tiempo a ver pasar a mi mujer. Tras la pelea vino el descanso del guerrero, con caldito bien caliente y bocadillito de chorizo incluido. 


Albergábamos alguna esperanza de que subiera a podium en la categoría de +45 pero no hubo suerte en esta ocasión, se quedó quinta con un tiempo de 26:51 en una prueba que fue bien dura.

Pero lo importante fue la experiencia y reencontrarnos con viejos amigos



viernes, 25 de enero de 2019

SEMANA DEL 19 AL 25: CUARTA SEMANA CONSECUTIVA SIN PARAR

Esta semana hemos conseguido continuar con el plan, sin salirno ni un poquito del guión. Y eso a pesar de que en el fin de semana no pude hacer tantos kilómetros como venía acostumbrando. La pierna ha seguido molestando y a pesar de ello he vuelto a obtener buenas sensaciones en algunos momentos.

Este es el resumen:
  1. Sábado 19 de enero: hacía un entreno corto de tan sólo 13 kilómetros por la parte sur. No pasará a la historia de las buenas sensaciones.
  2. Domingo 20 de enero: entreno exigente en San Carlos del Valle y sus molinos eólicos con los del Extenuación. Unos 20 kilómetros y de nuevo no obtuve buenas sensaciones, pero la parte final fue rápida y me sirvió a efectos de intensidad.
  3. Lunes 21 de enero: sesión larga de gimnasio con más de 1 hora y 13,5 kilómetros equivalentes. Seguimos fortaleciendo el core.
  4. Martes 22 de enero: entreno nocturno en el que conseguí rodar cómodo. Unos 9,5 kilómetros.
  5. Miércoles 23 de enero: sesión de gimnasio para completar 10,5 kilómetros con cargas en bici y algo de elíptica. Sesión exigente de core.
  6. Jueves 24 de enero: abonado al gimnasio: elíptica, bici y remo, unos 9 kilómetros.
  7. Viernes 25 de enero: entreno interesante en Despeñaperros con unos +500. 14 kilómetros.
TOTAL:  casi 90 kilómetros y seguimos sin darnos descansos teóricos, aunque sí trabajamos sesiones suaves.


VIERNES 25: TIRADA INTERESANTE EN DESPEÑAPERROS

Esta tarde, aprovechando mi día de vacaciones, me he acercado a Despeñaperros para realizar un entreno de unos 14 kilómetros cuya dificultad mayor ha sido salvar, al inicio, los +350 metros de la senda que parte del Barranco de la Niebla y lleva al Collado de la Aviación. Al alcanzar el camino de Aldea Magaña he ido al Castillo de Castro Ferral, y al llegar he regresado sobre mis pasos para terminar regresando por la Senda de Valdeazores aparecer en la autovía y ya hacer los 2 últimos kilómetros por el asfalto hasta de nuevo el Barranco de la Niebla.

Buen entreno un poco empañado por las molestias de la dichosa pierna, que se ha hecho notar en la parte rápida de la senda.


JUEVES 24: MÁS GIMNASIO

Ayer de nuevo gimnasio, aunque hoy tengo día libre y saldré a correr, probablemente a Despeñaperros, y con ello habré finiquitado mi cuarta semana seguida sin dejar de entrenar a diario, 28 sesiones. En lo que respecta a la sesión de ayer combién elíptica, bicicleta y también una novedad, remo, y la verdad es que quedé contento con el entreno, aunque me sentí bastante cansado. Para finalizar hice ejercicios de fortalecimiento del core, programa estrella en este invierno que tiene por objetivo mejorar el rendimiento en la montaña y evitar lesiones; a ver si es verdad

Merche ya mira de reojo a Murcia, su maratón, y ayer también estuvo moviendo las piernas en la cinta, bici y elíptica. Esta nerviosa y cansada pero ya la veo bien para acometer su quinta maratón, creo que rendirá a buen nivel.