RELATOS

Una vez iniciado el movimiento supe que no habría marcha atrás, sería difícil regresar a aquello que fui. Hoy soy otro ser: curtido, compañero del esfuerzo, amante de mis kilómetros. Sólo el fin de mis días debería obligarme a parar: ese es mi pequeño sueño.

domingo, 28 de abril de 2013

RANKING DE LOS CORREDORES VALDEPEÑEROS EN LA MARATÓN

Esta entrada, cuya temática no es nueva, trata de llevar al día información sobre las actuaciones de valdepeñeros en la prueba de la distancia que Filipides corrió. He de decir que los mejores tiempos del ranking se cosecharon allá por los años noventa, precisamente cuando había menos afición al running, y cuando las pruebas de maratón no eran tan populares.

Comencemos por las mejores marcas:

Pedro González Salcedo: 02:34:17

Corredor nacido en La Solana, pero que vive hace muchos años en Valdepeñas, que está aún en forma y, por tanto, muy enganchado a esto del running, que hizo marcas que causan mucho, pero que mucho respeto, y si no asomaos a la foto de abajo. Podéis verle llegar a meta en una Mapoma en los años noventa. Sólo disputó dos maratones en su vida, pero ¡Vaya dos maratones!, en ambas hizo 02:34, y su mejor marca no fue en Madrid, sino en la Maratón de Toral de los Vados, León, en 1994, con 02:34:17





























Leandro Pintado Palencia

Este atleta valdepeñero, que comenzó a correr a los 14 años y que hasta hoy no ha dejado prácticamente de correr, y ya han pasado treinta años, consiguió sus mejores marcas en los noventa, aunque disputó su primera maratón en la Mapoma de 1989, donde se quedó muy cerca de las 03:00 horas (doy fe de ello porque yo estuve allí con él aunque la hice a través del metro).



















Bueno, en 1993, Leandro y Javier Araque disputaban juntos la Mapoma y hacían un muy buen registro (Javier Araque obtuvo su mejor marca precisamente en esa edición). Leandro Pintado tuvo que esperar un año más, también en la Mapoma, concretamente la XVII edición, para colocar también una marca al alcance de pocos, 02:37:01. 

Francisco Javier Araque Rodríguez




Otro atleta que no ha dejado de correr, y en este caso con una trayectoria muy constante y que hoy en día sigue haciendo marcas que más de un senior quisiera para si. De la edad de Leandro, fue en la edición XVI de la Mapoma donde marcó su mejor registro en una distancia en la que apenas se ha prodigado, 02:38:15 



Rafael Doña Montoya





















Ya lo decía yo en una entrada el otro día; se preveía que su debut en la maratón iba a ser de cuidado. Rafa acaba de hacer 02:41:38 segundos en la Maratón de Madrid 2013, y lo ha hecho en una maratón dura donde las haya con una marca muy buena


María López Ruiz

Una de nuestras ilustres atletas, que estuvo preseleccionada para representarnos en las Olimpiadas de Barcelona 92. Su mejor tiempo 02:45:32 hecha en Valencia en el 91, marca que le valió la preselección antes comentada. También hacer hincapié que en el momento de hacer esta marca ya contaba con 43 años lo que le da aún más valor. La primera que disputó fue la Mapoma del 89 haciendo un tiempo de 2 horas 54 minutos. Ahí tenéis pegada la parte de la lista del ranking español de mejores maratonianas, con su tiempo y año de nacimiento 1948. En dicho ranking ocupa en la actualidad aproximadamente el puesto número sesenta dentro de las mejores maratonianas españolas de todos los tiempos.




Juan de Dios Madrid Martín





Este corredor, aún senior, tiene hechura de maratoniano, de eso no cabe la menor duda. Ha bía disputado varias maratones, al menos tres, y ha conseguido bajar de las tres horas, al menos en dos Mapomas. Su mejor marca la tenía, hasta hoy en la XXXIII Maratón de Madrid 2010 con 02:52:10. Pero hoy, en la Maratón de Madrid 2013, acaba de quedar el 110 de la general con un muy buen tiempo de 02:50:38. ¡Enhorabuena!. 



Pedro Romero Rubio






Este Veterano E es probablemente de lo mejor que ha corrido en Valdepeñas con su edad. Con una calidad innata indudable hemos podido comprobar cómo nos ganaba a todos, y el que más o el que menos tiene 25 años menos. Fue a la Maratón de Valencia de 2011 sin muchas pretensiones, aunque yo diría que bien preparado, y se trajo la medalla de bronce de su categoría y una supermarca 02:53:04.

Juan Maroto Merlo




























Hay que ser constante y realizar buenos entrenos durante muchos meses para lograr el estado de forma que logró, y que aún conserva, este buen maratoniano valdepeñero, que es +45. Tiene el honor de haber bajado, al menos, en dos ocasiones de las 3 horas en la maratón. Su mejor marca la tiene con 02:56:04 en la Maratón de Sevilla 2009. En Castellón, dos años después, volvió a hacer un sub 3, con 02:58.


Alfonso Pinés Cámara



















Nadie duda de la calidad de este chico. Aquél año que decidió ponerse las pilas y correr aquella increíble edición de los 101 kilómetros de Ronda de 2009, en la que se quedó el 23 de la general con unas estupendas 11 horas y 17 minutos. Ese mismo año corrió la Mapoma en 02:57:38. Estamos seguros que cuando decida ponerse de nuevo en forma nos dará un repaso a todos.

Francisco Javier Ayuso Mestanza

Es decir, un servidor. No voy a hablar de mi, que bastante hablo en este blog. Mi marca: 02:58:51 en la Maratón de Roma de 2013.

Javier Sánchez Cruz





Otro veterano M45 que en la Maratón de Castellón de 2011 logró su sueño al bajar de las tres horas, en la misma carrera en la que Juan Maroto hacía lo propio. Javier entró, a la estela del Globo de las 3 horas en 02:59:12. Javier ha regresado a su tierra natal, Salamanca, y le echamos de menos, aunque de vez en cuando viene por aquí a rodar con sus amigos de siempre.

Eulogio Sánchez González.


Este profesor de primaria, amante del deporte y que dedicó más de dos años de su vida a esto del running, consiguió bajar de 3 horas en la Maratón de Madrid. Por desgracia no cuento con el dato de la marca conseguida ni con la fecha, pero mis fuentes aseguran que lo consiguió.

Estoy seguro de que esta lista está viva y pronto va a ir cambiando el orden, el número de runners y, por supuesto, las marcas conseguidas.


Espero vuestros comentarios y vuestras aportaciones.

sábado, 27 de abril de 2013

CONVENCIDO PARA CORRER LA IV MADRID-SEGOVIA: 101 KILÓMETROS

El jueves pasado llamé a un buen amigo que va a disputar la Maratón de Madrid mañana, Alberto Menchero, y no sé como fue, pero me acabo liando para hacer algo que no tenía previsto este año: inscribirme a la Madrid-Segovia. Yo no estoy preparado para hacer pruebas de ultrafondo, pero como decía, me han convencido. Se disputará en la tercera semana de septiembre y la verdad que sin ser de las pruebas de montaña más duras que hay, sólo con ver el perfil, un maratoniano como yo, que esquivamos las cuestas, pues que queréis que os diga, se me hace duro de digerir. La idea sería ir en plan "relajado" a estar con los amigos y no se trata de disputarla, sino de disfrutarla y sobre todo de acabarla. Os tendré informados de todo lo que acontezca al respecto, pero por lo pronto os pego el perfil de la prueba. Parece ser que el cupo es de 1000 inscritos y en cuanto abren el plazo de inscripción, vuela el mencionado cupo.



















El mayor problema que veo en todo esto es el cambio que voy a tener que meter en mi planificación para la Maratón de Málaga, que sigue siendo mi objetivo. Me quedarían 12 semanas para el día D una vez disputada esta prueba de ultrafondo. Me dice Agustín Quintana que esto hasta me puede venir bien como preparación para la maratón, yo no estoy tan seguro.





SEXTA SEMANA DEL PLAN DE MANTENIMIENTO PARA LA MARATÓN DE MÁLAGA

Las semanas van pasando, y en este caso se ha agradecido la bajada de las temperaturas que ha provocado que los entrenos hayan sido mucho más agradables. Mañana, los maratonianos de la Mapoma van a agradecer este hecho, seguro. La sexta semana ha venido caracterizada por las buenas sensaciones y por los buenos entrenos de calidad que me han salido.

El sábado tocaba tirada larga, de casi 19 kilómetros. Lo hice bien, creo yo, porque me fui hacia el Paraje del Peral, pero a medio camino giré hacia el este para regresar por el camino que acaba cortando la Carretera de San Carlos del Valle, cogí ésta hasta llegar al pueblo y de ahí inicié la circunvalación, la cual hice entera, más una vuelta en el parque y otros dos kilómetros de vuelta a casa, por el polígono. En esta ocasión no me cargué muscularmente y me salió una media de aproximadamente 4´50´´ (vamos mejorando). El domingo, por la tarde, y esto no es habitual, rodé suave hacia el norte, me metí por la siembra e hice piernas por los majuelos (realmente fue porque me perdí al terminarse la senda). Me salieron algo más de una hora y unos 11 kilómetros. El lunes metí calidad con tres subidas al Cerro del Ángel, la segunda y la tercera bastante a buen ritmo. Las bajadas también las hice fuertes; para colmo el regreso a casa lo hice muy fuerte, por debajo de 4´ saliéndome, sin duda, el mejor entreno de la semana. El martes tocaba interval por los caminos, y no estaba apenas cargado; no fue mal entreno, con 20´de calentamiento y 42´de cambios de ritmo a razón de 3´fuertes y 2´a ritmo moderado; también me encontré fuerte. El miércoles descansé y el jueves hice un calentamiento muy largo de casi 40´y ocho repeticiones de 400 metros con algo de pendiente, con recuperaciones a trote más o menos suave. Aquí sí que sentí que se me cargaban los isquios en la parte final del entreno. Por último el viernes hice casi 15 kilómetros a aproximadamente 5´el kilómetro.

Por tanto, esta semana ha sido la de más kilómetros desde que comencé este plan: casi 84 kilómetros. Noto que me meto de nuevo en vereda, y eso me gusta. Os pego la tabla:


VIERNES 26: CAMBIO DE PLANES; A VECES OCURRE

El viernes por la tarde tenía ganas de salir a correr, y eso es muy bueno. Normalmente los viernes no tengo mucha motivación. Tengo una sorpresa guardada y que contaré en una entrada posterior, y eso quizá fue lo que estaba extramotivando, y porque no decirlo, preocupándome. A las 20:00 horas, poniéndome las zapatillas, se me ocurrió llamar a Agustín Quintana, un extenuado (del Club Extenuación de Valdepeñas y un fiera en eso del ultrafondo el duatlon y el triatlon. Por causalidad él estaba a punto de salir a correr también, así que quedamos cerca de casa para hacer una tiradilla por el Peral. Esto suponía un cambio de planes por mi parte, pero estas cosas suceden a veces; además me apetecía entrenar con compañía y tenía algunas cosas que preguntarle (ya lo entenderéis con la entrada que publicaré en estos días). Fuimos charlando todo el rato, y la verdad es que me sentía un poco cargado del entreno del día anterior. Realmente me había dicho que ibamos a ir suavito, pero calculo que el ritmo era de aproximademente 5´el kilómetro. Lo cierto es que llegamos al Peral en un rato, casi sin enterarme, dimos una vuelta al recinto, fuimos por lo que llamo el camino de la vega, y de ahí, rumbo al sur para volver a casa. Mi carga muscular no fue a peor y se puede decir que el entreno estuvo bien, pero sobre todo fue muy didáctico y ameno. Finalmente, yo me quedé en casa y Agustín fue al parque a redondear su entreno, de unos 20 kilómetros. En mi caso me salieron 14.750 metros y 1 hora y 14 minutos. 

Este extra de kilómetros supondrá que hoy sábado no haga los 22 kilómetros que tenía proyectados, sino que bajaré a 14, los cuales haré en Linares (hoy toca visita a los abuelos de los peques).


JUEVES 25: SERIES DE 400 CON PENDIENTE POSITIVA

El jueves por la tarde, en un día plomizo y fresquito, me fui con la ropa justa a hacer el circuito de los cerros de la Aguzadera, regresando por el Camino de la Membrilla. Justo al llegar al cruce con la calle que lleva al Supermercado Simply, paré, justo cuando llevaba 39 minutos. Allí tenía que hacer seriecillas de 400, eso sí, suaves, y regresar trotando. Comencé con la tarea con la intuición, que se consumó, de que poco a poco se me iría cargando el isquiotibial, y así fue, pero la cosa no pasó a mayores. Por lo demás, me fui encontrando bien, fuerte, hubiera hecho 10 repeticiones si no fuera porque decidí cortar en la octava para no arriesgar con la molestia. Desde ahí me fui descalentando el escaso kilómetro que me separaba de casa, completando 1 hora y 12 minutos y un buen entreno.


MIÉRCOLES 24: DESCANSO

Pillé con ganas este descanso y me sentó bien, pero hubo un detalle que me muestra que estoy otra vez mejorando mi estado de forma: el miércoles por la tarde me apetecía salir a correr, sin embargo, el jueves no tenía ganas, estaba "vago".


miércoles, 24 de abril de 2013

CUATRO VALDEPEÑEROS EN LA MARATÓN DE MADRID 2013

Querría dedicar esta entrada a comentaros el caso de cuatro valdepeñeros que van a participar en la edición de este año de la Maratón de Madrid, que tendrá lugar el próximo domingo día 28.

Rafael Doña


Este atleta valdepeñero, conocido por su constancia, su trabajo duro y, por ende, su progresión,  viene dando mucho que hablar en los últimos años, y parece que todavía tiene techo por tocar. Es veterano A y afronta su primera maratón, nada más y nada menos que se estrena en la distancia de Filipides en Madrid, una de las maratones en ruta más dura que hay, pero también una de las mejores. Con los tiempos que está haciendo nuestro runner en media maratón y en 10.000 (no olvidemos que está por debajo de 01:15 en media y que baja claramente de 35´ en el 10.000), puede aspirar a bajar de las 02:37 en maratón. Quizá le cueste tratándose de su primera maratón y siendo, para colmo, tan dura, pero apuesto que, al menos tiene garantizados 02:45 en este su primer intento. ¡Tomátelo a sorbos Rafa que es muy larga!. Desde aquí le deseo que deje bien, pero bien, alto el pabellón valdepeñero. 

Juan De Dios Madrid




Otro runner bien conocido en Valdepeñas, también de los que sabe lo que son los entrenos duros y, en este caso, ya conoce lo que es sufrir en una maratón. Si mi fuente no me falla, esta debe ser su cuarta maratón, porque creo que ha corrido dos mapomas (2008 y 2010) y la Maratón de Valencia de 2010. Que me corrija él si me equivoco. Acredita una muy buena marca de 02:52:10 en la edición madrileña de 2010 y nunca ha perdido su buena forma. Tiene en mente bajar de 02:50 y yo creo que puede. ¡Ánimo Juande!

Juan Ignacio De Lamo




Juan Ignacio es de esos atletas que trata de compaginar lo mejor que puede, trabajo, familia y running. Por desgracia no siempre le han respetado las lesiones y si no fuera por éstas podría haber entrenado de forma más continua e intensa. Aún así es otro ejemplo de constancia. Sin duda 2013 está volviendo a ser un año importante para él, y en Madrid tiene una cita muy importante: su primera maratón. Si me permite un consejo, le diría que sobre todo la disfrute. Busca hacer 3 horas 10 aproximadamente, y creo que lo puede conseguir, pero lo que espero que le enganche esto de ser maratoniano.

Alberto Menchero


A este runner valdepeñero de nacimiento, pero afincado ya hace muchos años en Alcalá de Henares, le tengo mucho cariño, y él lo sabe. Juntos corrimos en Valencia el año pasado y gracias a él y a sus familiares mis críos estuvieron bien atendidos mientras yo andaba en el hospital con los dichosos calambres. Para colmo, si por él hubiera sido, se hubiera quedado conmigo en el 39 atendiéndome y no hubiera terminado su maratón. A Alberto le puedo decir que admiro su perseverancia porque cuando en estos últimos meses las cosas no le han salido como él esperaba, no ha arrojado la toalla y ha seguido don "r" que "r". Él sabe que vale menos de 3 horas en maratón, pero su horario laboral no le permite entrenar como le gustaría. En Madrid va a disfrutar y casi seguro que le araña unos minutos más a su mejor registro. ¡Vamos a por la sexta! ¿o era la quinta?



MARTES 23: ENLAZANDO DOS ENTRENOS DE CALIDAD

Movido por la sensación de que la cosa comienza a rodar de nuevo muy bien, decidí no aflojar el pistón en el entreno del martes, el cual consistía en interval por los caminos, casi fartlek. En esta ocasión fui por la Avenida de las Tinajas, cogí un camino hacia el vial que sube al pie del Cerro del Ángel, y de ahí otro camino hacia el este para luego subir al norte y regresar por otro camino derivando a su vez por el Camino del Peral, ya de vuelta. Finalmente carril bici, cementerio y de ahí, por el paseo, a casa. 13.100 metros muy bien llevados, en los que lo más incómodo fue el viento que en buena parte de la sesión me dio de cara. Los cambios de ritmo fueron de 3´ y las recuperaciones a ritmo suave de 2´. Hice un tiempo de 1 hora y 2 minutos y no tuve molestias de ningún tipo, ni las tengo unas horas después; más al contrario, comienzo a sentir que mi estado de forma crece de nuevo.


LUNES 22: CUESTAS EXIGENTES

El lunes estaba pensado para meterme caña subiendo el Cerro del Ángel, y eso hice: tres series en subida de 1 kilómetro cada una, con la consiguiente bajada. La segunda y la tercera las hice bastante rápido, al igual que la bajada, lo cual hizo que el entreno aumentase en calidad. Para colmo, la vuelta a casa la hice a un muy buen ritmo, incluso por debajo de 4´el kilómetro, y en todo el entreno me encontré bastante bien. Me salieron 11 kilómetros justos.


DOMINGO 21: SALIENDO A CORRER AL ATARDECER

¡Que gusto dar salir a correr con este tiempo!. Uno puedo salir a las 21:00 horas y todavía se aprovecha la luz, las tardes se alargan. El domingo, tras la jornada en Puertollano, salí a hacer algo más de una hora. Me sentía un poco cargado de la tirada larga del sábado, pero conforme fui calentando se fueron yendo las molestias. Me dirigí al norte por uno de los caminos paralelos a la autovía, y giré por un camino al oeste, pero en seguida me quedé sin camino y me tocó ir por las siembras y los majuelos. Me puse perdido de "campo", pero de vez en cuando eso está bien. Además, me sirvió para "hacer piernas". Por fin hallé la vía de servicio de la AIV y regresé a casa. Hice 63´de trote suave, con buenas sensaciones finales y unos 11 kilómetros.

Al llegar a casa estiré todo lo bien que pude, y es que me he propuesto dedicar más tiempo a esta tarea, en la cual no aprobaría si se tratara de un examen.


martes, 23 de abril de 2013

II LEGUA DE PUERTOLLANO: ASÍ FUE

El pasado domingo día 21 llegó el día D para mi mujer, su primera carrera "seria·. Fue en Puertollano: la II Legua Twinner. Aquí un servidor estuvo echando una mano a la organización en todo lo que hiciera falta; no en vano pertenezco al Pozo Norte, el club que se encargó de llevar a cabo el evento; la verdad es que fue una experiencia magnifica y tuve hasta tiempo para echar unas fotos. El día fue magnifico, con sol pero no con calor, y sin aire, ¿qué más se podía pedir?. Bueno, Mercedes hubiera pedido un recorrido con menos cuestas, para poder haber disfrutado un poco más. En cualquier caso, todo salió perfecto. La carrera salió del paseo principal de la localidad minera, y discurrió en su mayor parte por el mismo, dándose 3 vueltas para completar una distancia de aproximadamente 5.300 metros. 

Aquí podéis ver a Mercedes antes del calentamiento Yo le echaba esta foto desde la mesa donde repartíamos los dorsales.



A la salida había algo más de 200 corredores dispuestos a dar lo mejor de sí mismos. Como se aprecia había de distintas edades. Incluso había un grupo de corredores discapacitados que nos dieron una lección de pundonor.





Mi mujer estaba deseosa de que sonara el pistoletazo:


Y justo llegó el momento:






Alvaro Trujillo, hijo (porque su padre también corrió y es otro fuera de serie), se destacó casi desde el inicio del resto de corredores. Iba tan rápido que costaba captar la imagen:


Tras él los primeros del Pozo Norte:

                            

Marisol fue cogiendo ritmo poco a poco:


Y a mi mujer se le veía bien:


Ya en la segunda vuelta, Alvaro seguía a lo suyo:


Tras él un largirucho de Jaén y otro runner muy rápido también:


Y le perseguían un montón de esmerados corredores, entre ellos un valdepeñero de adopción, Ernesto, Óscar, el Gallo, Julián, y algunos runners más del Pozo Norte:














Marisol ya cogió su ritmo:



Y mi mujer seguía haciéndolo fabulosamente bien:


Y ya por fín, a unos metros del final, había que hacer el último giro antes de la "cervecita":



¡Venga Mercedes, que ya terminas!



 Y esto fue todo. Bueno, después de esto vino lo mejor: "tapitas, cerveza y otras viandas". Nos gustó la experiencia. Mercedes ya se anima para la siguiente que será a primeros de mayo en Manzanares (10 kilómetros ni más ni menos).


QUINTA SEMANA DEL PLAN DE MANTENIMIENTO PARA LA MARATÓN DE MÁLAGA

Otra semana más, y ya son cinco, las de este plan previo al verano. Poco a poco parece que nos vamos adaptando y preparándonos para las competiciones de mayo. El sábado tocó tirada larga, de casi 18 kilómetros, y estuvo bien, sobre todo en la fase media, pero en los últimos kilómetros se me cargó el isquiotibial de la pierna derecha, aunque desde entonces no me ha vuelto a molestar apenas. El domingo salí a rodar bien temprano para hacer algo más de una hora a 5´el kilómetro. El El lunes hice aproximadamente una hora, con el pensamiento de hacer gradas, pero en el parque había mucha gente sentada donde las hago y no me atreví; las sensaciones fueron mejores que las del día anterior. El martes descansé y el miércoles metí una sesión de interval a razón de 2´30´´ fuertes y 2´30´´ más suaves, hasta completar unos 55´en un entreno en el que me encontré bastante bien desde el momento que calenté los músculos. El jueves decidí meter un entreno combinado con cambios de ritmo de 400 metros y con serie de gradas intercalada, hasta un total de cuatro repeticiones, con su calentamiento previo y su descalentamiento; bien de fuerza, pero algo cargado muscularmente, sin duda debido al interval del día anterior. Por último, el viernes, hice un circuito de un total de 55 minutillos para poco más de 10 kilómetros. Conforme han avanzado los días y han bajado un poco las temperaturas, me he ido encontrando mejor, superando mi astemia primaveral. Además, en estos últimos días, ya de la semana posterior, me encuentro más fuerte y más seguro muscularmente.

Un total de 75 kilómetros que quedan plasmados en la siguiente tabla:



lunes, 22 de abril de 2013

SABADO 20: NOS ACERCAMOS A LOS 20 KILÓMETROS

El sábado tocaba hacer casi 20 kilómetros, y aunque no hace mucho esta distancia fuese relativamente fácil de correr, tras la recuperación de la Maratón de Roma, le tengo bastante respeto a esas tiradas. Aprovechando que hacía una mañana fabulosa, sin apenas calor pero un sol estupendo, salí a eso de las 11:00 horas, ataviado con lo justo: camiseta de tirantes, pantalón corto y en esta ocasión, mi MP3. Subí por el Camino del Peral y luego cogí un camino oblicuo para luego bajar por otro camino que finalmente me derivó a la Carretera de San Carlos del Valle pero ya cerca del Cementerio de Valdepeñas, entré en el pueblo y desde ahí cogí mi ruta clásica de la Circunvalación, la cual hice al completo. Buenas sensaciones, lo cual es una novedad en mis últimas tiradas de los sábados, y por supuesto, buena noticia. Tampoco imprimí un ritmo exigente, pero si por debajo de 5´kilómetro, quizá en torno a 4´45´´. Ya a unos dos kilómetros de terminar la circunvalación me encontré con un pedazo de runner del Extenuación Valdepeñas: Pedro Romero, un veterano E, que tiene ni más ni menos que 01:18 en media maratón y 02:53 en maratón. Fuimos charlando de maratones y estados de forma, y partir de ahí, todo se hizo más rápido, pero no en ritmo, el cual se pausó un poco. Llegamos al parque, dimos una vuelta y desde ahí tiré para el polígono hacia casa para completar una hora y media y 18700 metros.

Saco buenas conclusiones de esta tirada y en general de toda la semana.


domingo, 21 de abril de 2013

VIERNES 19: UNA HORA DE TROTE TRATANDO DE HACER CUESTAS

El viernes en la tarde-noche tocaba hacer una hora y en la misma tenía pensado subir el Cerro del Ángel campo a través. Fui por el Camino del Peral y desvié hacia el noroeste cogiendo caminos hasta cortar el Camino de la Membrilla; desde ahí volví al sur y luego al pie del Cerro del Ángel, con la idea de subirlo campo a través. En una zona un tanto pedragosa me torcí el tobillo izquierdo y maldije, pero no pasó a mayores. No me encontraba mal y el dichoso isquiotibial no estaba dándome guerra. Ya subiendo el Ángel por camino tuve que dar media vuelta porque un perro, que seguro que ya me conoce de otras ocasiones, me hizo cambiar de planes porque no estaba por la labor de dejarme pasar. Así que bajé para luego coger el camino asfaltado que me llevaba a la rotonda en el pie del cerro, y de ahí a casa por la Avenida de las Tinajas. Últimamente parece que no logro cumplir al 100% lo que tengo planificado debido a agentes externos (el otro día unos adolescentes en las gradas, y en esta ocasión el perro), pero esos son los imponderables que nos tenemos que encontrar. Un entreno más con el que terminaba otra semana. Al sábado siguiente tocaba tirada larga, que aunque no fuesen muchos kilómetros, sí los suficientes para ser respetados y tenerlos en cuenta.


sábado, 20 de abril de 2013

MARISOL GIJÓN RIVILLA: EN SU NOMBRE ESTÁ LA CLAVE

Hace justamente un año, no albergaba ninguna esperanza de tener éxito en mi empeño cuando andaba buscando algún otro runner ciudadrealeño a quién se le hubiese ocurrido correr la Maratón de Estocolmo de aquel año; allí  estaba yo repasando la lista de españoles inscritos por si algún nombre me sonaba de algo. Marisol Gijón Rivilla, ¡me sonó!, y el google hizo el resto: descubrí que esta corredora era de Puertollano y el que escribe había compartido pruebas del Circuito de Carreras Populares con ella, incluso habíamos corrido alguna media maratón compartiendo grupo y tiempo final. Hablé con algunos corredores de Valdepeñas, envié a Marisol un mensaje vía facebook, y finalmente obtuve un móvil. Así fue como la conocí..



El resto no me lo podía imaginar: conversaciones telefónicas charlando sobre running y escuchando de su parte sabios consejos sobre la maratón, compartir espacio y tiempo con esta campeona allá en tierras escandinavas, y más aún, inscribirme en su club y disfrutar de su compañía y la de la gente del Pozo Norte de Puertollano durante todos estos meses.

Como reza el título de la entrada, a esta corredora la define bien su nombre, porque es un sol, un sol que da alegría, vitalidad, amabilidad y, por supuesto calor, una persona generosa y afable de las que se ven muy pocas. En los últimos años ha visto como el club que ayuda a llevar con su marido Marcos y otros desprendidos miembros del mismo, crecía en popularidad y en asociados. ¡No te extrañe Marisol que crezcamos tanto, no puede ser de otra forma!. Esta mujer es veterana pero es muy muy joven, quizá mucho más que la mayoría de los jóvenes con los que me suelo cruzar en esta vida. A su edad se dedica al deporte como si de una profesional se tratase y se vacía a diario haciendo de todo esto un auténtico modo de vida. Los éxitos le llegaron cayendo por su propio peso, y ostenta el Campeonato de España de Maratón de su categoría en 2010 y 2011, pero a ella creo que lo que más le preocupa es disfrutar de este mundillo, conocer gente y sentirse y hacer sentir bien a los demás . 

Aquí el que suscribe esta entrada siente admiración por la atleta, pero sobre todo, siente admiración por la persona. Marisol es un ejemplo donde mirarnos, donde sin buscarlo hallas mucho bueno y nada malo. Para colmo, conocerla ha supuesto la oportunidad de pertenecer al grupo de corredores que componen el Pozo Norte, y así poder compartir experiencias con esta gente tan maja; esto para mi es el combustible que me sigue enchufando en la senda del running y me alegra el corazón.

jueves, 18 de abril de 2013

LOS RIESGOS DE CORRER LA MARATÓN. ALGÚN DÍA IRÉ A BOSTON

¿Corremos riesgo al correr un maratón?

Pregunta directa de respuesta complicada. ¡Claro que corremos riesgos!, toda actividad humana conlleva un riesgo para la salud o la integridad física, pero lo contrario, es decir, no hacer nada para evitar dichos riesgos sería una auténtica muerte anticipada. 

Desgraciadamente, con los hechos recientes acaecidos en la Maratón de Bostón, los maratonianos añadiremos como riesgo el de un posible ataque terrorista, pero claro, ¿quién nos garantiza que esto no nos puede pasar en una feria, un congreso o en cualquier encuentro multitudinario?. Que estén tranquilos los organizadores de las maratones más importantes, que los runners seguiremos acudiendo en masa para disfrutar de lo que más nos gusta, aunque hacer lo que hacemos conlleve riesgos, pero nosotros sabemos muy bien cuál es la forma en la que tenemos que vivir (no quedarnos apoltronados en el sofá de casa viendo el fútbol con una cerveza en la mano y con ocho botellines vacíos sobre la mesa). 

¿Quién nos dice que yendo a Roma a disputar la maratón no voy a sufrir un accidente aéreo, o de tráfico, o simplemente, quién me dice que no me voy a intoxicar con la pasta de aquel restaurante que tenía el tomate con unos niveles tremendos de ese tóxico presente en ese fertilizante ilegal que aquel hortelano puso para ahorrar costes?. Los riesgos existen y simplemente vivimos con ellos. No nos deberían impedir hacer aquello que más nos gusta.

Pero si de riesgos de deportista se ha venido hablando en los últimos años, han sido los casos de muerte súbita entre deportistas en general y entre maratonianos en particular. Saco un extracto de un texto sacado del siguiente link:
http://www.consumer.es/web/es/salud/problemas_de_salud/2007/08/29/158090.php



"
En general, la incidencia de muerte súbita durante la actividad deportiva es escasa y varía según el país y el deporte practicado (alrededor de 0,26 casos por 100.000 habitantes al año). En deportistas de competición de las high schools americanas se estima en torno a 1 caso entre 200.000 al año, mientras que en corredores de maratón la incidencia es de 1 por 50.000 y en joggers de 1 por 15.000 practicantes al año. En España se calcula que más de 12 millones de personas practican deporte, con más de 6 millones de deportistas federados. No hay datos concluyentes sobre los casos de muerte súbita asociada al deporte en nuestro país. Según los datos de la Mutualidad General Deportiva, entre 1994 y 1997 se produjeron 191 fallecimientos, la mayoría de origen traumático y sólo 21 (10,9%) de causa cardiaca.



Actualmente la Federación Española de Medicina del Deporte está diseñando un Registro Nacional de Muerte Accidental y Súbita en el Deportista (MASD) que indudablemente tendrá un valor extraordinario para conocer la incidencia y causas reales de este proceso entre los deportistas de nuestro medio. Dentro de las causas que provocan muerte súbita entre los deportistas, la patología cardiovascular es la más frecuente, al igual que en la muerte súbita no asociada al deporte. En practicantes de mayor edad predomina la enfermedad ateromatosa coronaria, mientras que en los más jóvenes destacan las cardiopatías de origen congénito. Se han publicado diversas series de muerte súbita asociada al deporte que difieren en cuanto a la población estudiada y al método de estudio. Una de las más interesantes es una serie española procedente del medio forense, que revisa los casos ocurridos en España desde 1995 hasta el 2001. En el estudio se recogieron 61 casos de muerte súbita en una edad comprendida entre los 11 y los 65 años, siendo 59 de ellos varones y 2 mujeres. 


Los deportes más frecuentemente implicados fueron ciclismo (21), fútbol (13) y gimnasia (5). Las causas más habituales de muerte en estos pacientes fueron la enfermedad ateromatosa coronaria en 25 casos (40,9%) y la mayoría mayores de 30 años, miocardiopatía arritmogénica en 10 (16,3%), miocardiopatía hipertrófica en 4 (6,5%) y la hipertrofia ventricular izquierda idiopática en 3 (4,9%). En 10 casos, todos menores de 30 años, el origen de la muerte fue indeterminado. En 16 casos existían antecedentes patológicos y en 3 se había diagnosticado la enfermedad que provocó el fallecimiento. Estos datos revelan que las principales causas de muerte súbita identificables en deportistas menores de 30 años son la miocardiopatía arritmogénica y la hipertrofia ventricular izquierda grave aunque un 30 % son inexplicables.




En la cima de la negra estadística de la muerte súbita se encuentran el fútbol y el ciclismo. Es probable que el mayor número de casos sea debido a que son algunos de los deportes más practicados, aunque hay que tener en cuenta que, sobre todo el ciclismo, es un deporte que exige un alto nivel de esfuerzo y en el que se encuentra bastante extendido el uso de sustancias no autorizadas (dopaje). 



Se ha propuesto una clasificación de los deportes, con vistas al riesgo cardiovascular y muerte súbita que pueden comportar, de acuerdo con sus componentes estático y dinámico. Los ejercicios dinámicos producen gran consumo de oxígeno y sobrecarga de volumen. Por el contrario, en los ejercicios estáticos lo más característico es el gran aumento de la presión arterial y la sobrecarga de presión en el corazón. La mayoría de los deportes asociados a muerte súbita tienen un componente dinámico alto y estático moderado o alto.

Queda visto con este artículo que existe riesgo, pero vamos, ¡podemos correr tranquilos!.


JUEVES 17: A LUCHAR CONTRA LA DESGANA

Ayer por la tarde había un montón de gente andando por la Avenida de las Tinajas. El tiempo acompañaba y en el trayecto en coche a casa vi también un montón de gente corriendo. Sin embargo yo estaba deshecho y sin ganas. Me costó arrancar, pero por fin me puse y, la verdad, una vez puesto la cosa comenzó a pintar de otra forma. Tiré por la Carretera de San Carlos del Valle, que no me gusta nada porque la inclinación del asfalto del margen izquierdo provoca que sea desagradable correr, sin embargo no me encontraba mal y cada uno de los impedimentos mentales que me había puesto fueron cayendo uno a uno. A partir del minuto 20, como suele ser costumbre, comencé con los cambios de ritmo, y justo en el primero me comí por lo menos tres mosquitos (hay tanta flor silvestre y tantas zonas encharcadas que proliferan). No me fue mal durante los primeros 2´30´´ que hice rápidos, y empecé a sentirme bien de forma que fueron transcurriendo uno tras otro los cambios (2´30´´ fuertes y otros 2´30´´ suaves). Llegué a Las Aguas y cogí el camino que me lleva al centro de El Peral y de ahí a casa; ya en el carril bici que hay en la Carretera de La Solana adelanté a un runner, que era más bien un iniciado por la pinta que tenía; el caso es que se picó conmigo y trató de seguir mi ritmo, y yo que estaba en pleno cambio (mis 2´30´´ fuertes) me piqué a su vez y alargué el mismo; así fue como durante un par de minutos oía resoplar a alguien a mis espaldas a punto de estallarle el corazón con el único fin alcanzarme. Uno tiene se orgullo y por supuesto lo dejé atrás (espero que no le pasara nada).

Finalmente 1 hora y 9 minutos, sin problemas musculares de ningún tipo, sin cansancio ni desgana durante el entreno, e hice casi 14 kilómetros. Este es el circuito:


miércoles, 17 de abril de 2013

MARTES 16: PROBLEMAS LABORALES Y LA ASTENIA PRIMAVERAL

Llegó oficiosamente la primavera (oficialmente ya lo hizo hace casi un mes) y siempre por esta época, y mi mujer se encarga de recordármelo, me entra una flojera que no puedo ni tirar. Generalmente me dura un par de días y arreglado. El caso es que los problemas laborales también me están causando un importante estrés lo cual no ayuda. Para colmo, me desvelé por la mañana y me tuve que levantar e ir al ordenador, cuando todavía eran las 05:30. El caso es que ayer desistí de salir a correr, adelantando el descanso programado del miércoles. Me acosté a las 21:45 y me he levantado hecho polvo. En el fondo sólo he pospuesto el problema porque hoy sigo cansado, aunque ciertamente me encuentro algo mejor que ayer. Hoy no me libro del interval.



martes, 16 de abril de 2013

50 IDEAS SOBRE LA MARATÓN

Me vais a permitir que vuelva a dedicar una entrada a ideas sobre la maratón, para quien las quiera tener en cuenta, y por supuesto, totalmente puntualizables, viniendo bien que hagáis sugerencias, aportaciones, que digáis si no estáis de acuerdo en alguna, etc. Desde luego, algo hemos ganado desde la última vez que introduje una entrada como esta: he sumado tres maratones más, y es que han sido cuatro maratones en 9 meses.

Además voy a realizar un ejercicio de no recopilación de forma que no voy a fijarme en las ideas que en su día plasmé, comenzando de cero.

Estas podrían ser las ideas sobre la maratón:
  1. Combustible: esta carrera es una cuestión de combustible, sabiendo que con casi toda probabilidad se nos terminará durante la carrera. Ese combustible se llama glucógeno, y el glucógeno está almacenado en el hígado y en los músculos. El óptimo almacenamiento de glucógeno y el óptimo gasto se entrena. Gastar innecesariamente se paga (ojo con los cambios de ritmo y con la gestión de las cuestas). Más vale que salgamos bien repletos tras habernos inflado de hidratos de carbono. Por último, cuando nos quedamos solos con nuestras grasas, hay que saber sufrir y afrontar la carrera. 
  2. Lo importante no es como comienza sino como acaba: es tan larga "que hasta el rabo todo es toro".Puedes haber ido cumpliendo tu objetivo durante los primeros 39 kilómetros y en los últimos tres venirte abajo y, o no cumplirlo o ni siquiera terminar la carrera. Por ello es importante no "quemar las naves por anticipado" porque lo más probable es que lo terminemos pagando al final. Se dice que hasta el 32 se calienta y a partir de ahí es cuando se comienza a correr. Yo diría que si acabas con fuerzas serás capaz de mantener el ritmo o que al menos éste no decaiga mucho, pero si llegas sin fuerzas puede que todo se vaya al traste.
  3. Preparación: si no estás preparado para la maratón lo más seguro es que sufras durante gran parte de la carrera. Si lo estás es probable que en algún momento lo pases mal, pero disfrutarás gran parte del evento.
  4. Ritmo: es una cuestión de ritmo. Puedes ir siempre al mismo ritmo, puedes ir de menos a más o de más a menos, pero si te pasas de "tu ritmo" pagarás el peaje.
  5. Hidratación: aunque no haga calor es necesario hidratarse, porque es necesario mantener la densidad de la sangre. Si hace calor es doblemente necesario, porque de no hacerlo podríamos tener grandes problemas. Lo ideal es beber agua o isotónica en pequeños sorbos cada pocos kilómetros.
  6. Comida durante la carrera: hay quién no come, hay quién como yo como todo lo que puede. Lo importante es saber lo que nos va bien. Cierto es que lo que ingiramos de sólido durante la carrera no nos servirá para mucho porque no dará tiempo a absorberlo. En cualquier caso, por mi experiencia, a mi me va bien la naranja y el plátano entre el 15 y el 30.
  7. Comida antes de la carrera: mucho hay escrito sobre esto. La semana de antes, y sobre todo los tres días anteriores es conveniente comer muchos hidratos para llenar nuestro almacén. Ojo con las comidas indigestas o un desayuno demasiado copioso sin haber dado tiempo a realizar la digestión. Ojo también con comer en el desayuno aquello que tienda a no sentarnos bien.
  8. Zapatillas: no se debería experimentar. Si sabemos cuáles son las zapatillas que nos van bien, lo mejor es no hacer probaturas. No experimentar con nuevas zapatillas que no hayamos probado previamente  al menos en medias maratones. Por supuesto, no comprar las zapatillas en la feria del corredor del día antes. Lo ideal podría ser unas zapatillas con unos 40-80 kilómetros, es decir, nuevas pero ya usadas y domadas. Huelga decir que las zapatillas dependerán de nuestro peso, nuestra pisada, nuestro ritmo, etc. De eso también hay mucho escrito. No me atrevería a aconsejar no correr con unas zapatillas minimalistas: si te van bien, ¿por qué no?
  9. Dormir la noche de antes: ¡qué fácil se dice y qué difícil se consigue!. Para mi es muy importante haber descansado la noche antes, pero hay gente que con haberse echado una buena siesta ya tiene suficiente aunque no consigan dormir mucho. En mi caso no conseguí descansar más de 3 horas en mis tres primeras maratones, y en la cuarta descansé como un bebe y fue en la que mejor resultado obtuve. Para descansar bien tuve que cansarme andando el día anterior, y eso también se dice que no es bueno.
  10. El clima: es fundamental. Ojo si hace calor o hace humedad, o las dos. No deberíamos pretender correr con la misma ambición ante condiciones perfectas que si tenemos que padecer 30 grados o una alta humedad. Los buenos maratonianos tienen bien aprendidas esas lecciones y saben gestionar estas situaciones.
  11. Una maratón no son dos medias maratones: hay quien piensa que esa fórmula matemática funciona, pero no es así. Por ejemplo, hay corredores con 1 hora 20 minutos en media maratón no son capaces de bajar de 3 horas en la maratón a pesar de que en la teoría podrían, pero la maratón es una carrera especial que no se parece mucho a la casuística de una media. Por ejemplo, yo en las medias, si no hace calor, no pruebo ni agua, pero eso sería impensable en una maratón. Además, como decía en el punto 1, una maratón es una cuestión de reservas de combustible, en una media lo más probable es que no se te agoten las mismas.
  12. Base muscular: afrontar 42 kilómetros requiere muchas cualidades, pero una de ellas es tener una buena base muscular, sobre todo en las extremidades inferiores, con garantías para poder afrontar un trabajo tan prolongado. Por ello es importante trabajar este aspecto en el gimnasio, con pesas, con gomas, con cuestas, etc.
  13. El currículum no cuenta tanto: cada maratón puede ser una sorpresa, por ello no sirve tanto cuantas has corrido. Es decir, no por haber corrido muchas puedes estar seguro de lo que te vas a encontrar. Más al contrario, los buenos maratonianos suelen ser los que más respetan la maratón porque la conocen bien.
  14. La primera maratón: es el evento perfecto para disfrutar y no para pensar en marcas. Ya habrá tiempo de pensar en ello. Sólo cuando se conoce qué es una maratón se siente uno más cómodo pensando en bajar sus registros.
  15. La maratón a tope: no todos los que disputan una maratón la corren "a tope". La diferencia es fundamental; cuando se corre una maratón al límite, todo es más complicado. Si se corre al 70-80% los riesgos disminuyen y no tiene nada que ver.
  16. ¿Cuántas maratones puedo correr en un año?: difícil contestar esta pregunta. Muchos dicen que dos, una en primavera y otra en otoño. Hay quien dice que se pueden correr dos por cada planificación, saliendo cuatro maratones anuales. Aún así, hay quien corre un montón de maratones, hasta una diaria, pero no lo hacen a tope. Bajo mi punto de vista, para sacar el máximo rendimiento se pueden hacer dos por planificación, sobre todo si es una de ellas donde echamos el resto.
  17. Tiradas muy largas en la preparación: pues depende. Cuánto más tiempo nos pasamos corriendo de seguido en los entrenos, obviamente mayor es el riesgo de problemas y lesiones. Tampoco podemos compararnos con los maratonianos de élite porque ellos hacen 30 kilómetros en 1 hora y media, y un corredor medio necesita hacerlo en 2 horas y cuarto. No es lo mismo correr 1 hora y media que más de dos horas. Por lo tanto, aquí hay que ver que no todo el mundo es igual. En mi caso no me gusta hacer más de 2 horas en mis tiradas largas, prefiriendo doblar para evitar correr tanto de seguido. Hay quien hace tiradas de hasta 35 kilómetros y les va bien. Yo, no lo haría.
  18. Series sí, series no: dependerá de la marca que busquemos. Si nuestro propósito es bajar de 3 horas, es difícil una preparación sin introducir entrenos de calidad, porque sin éstos es complicado la mejora continuada. En mi caso no me gusta hacer series estresándome con el crono, y trato de ver éstas como una oportunidad para exprimir ritmos fuertes, alternándonos con otros ritmos más lentos, es decir, cada vez me gusta más utilizar interval o fartlek que series al uso.
  19. Kilómetros acumulados semanales: en nuestro pico de carga necesitaremos acumular un determinado acumulado de kilometraje que dependerá de la marca que persigamos. Para bajar de 3 horas no puede ser igual que para bajar de 4 horas. En mi caso, para bajar de 3 horas llegué a hacer hasta 110 kilómetros en las semanas de más carga. Esta cuestión es muy importante en la preparación.
  20. Rodajes muy suaves: en mi caso son muy importantes, ya que su realización conlleva acostumbrar al organismo a una mayor quema de grasas en detrimento de glucógeno. De esta forma se optimiza el gasto de glucógeno. Además, también se aumenta el tamaño de nuestro almacén.
  21. Duración del plan específico: antes de una maratón conviene haber realizado un plan específico, que los expertos estiman que debería durar entre 14 y 16 semanas. La carga kilométrica semanal tendría un comportamiento como el de la campana de Gauss, es decir, in crescendo llegar al máximo y en las últimas semanas bajar.
  22. Motivándome: se hace complicado afrontar las planificaciones sin buscar motivación para seguir en la pomada. Hay varias formas de buscar la misma: la gente que te rodea es siempre un acicate; plantearte nuevos retos y contarlos; tener un mecanismo de comunicación de los mismos tales como un blog. Se podría decir que la secuencia es: reto-comunicación del mismo-retroalimentación.
  23. Correr solo o correr en grupo: en la preparación hay quien afronta el reto en solitario y hay quien lo afronta en grupo. Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Si corres solo habitualmente, en la competición tienes un plus de motivación y aprendes a afrontar las carreras cuando te toca ir solo en la maratón. Si corres habitualmente en grupo la propia competencia motiva y todo tiende a ser más fácil. Ojo en este último caso con el riesgo de sobre-entrenamiento. Si hablamos de la carrera en sí, yo prefiero, ¿y quién no?, correr en grupo y cuántos más maratonianos te encuentres durante la carrera, mejor. Esto permite coger y mantener ritmos, cubrirse ante el viento, y ayuda a llevar mejor el sufrimiento. Además, cuando uno va de menos a más, tiendes a "cazar" a los de delante y eso es un extra de motivación. El problema es cuando ocurre lo contrario, cuando vas de más a menos y te comienzan a pasar.
  24. Yo y mi mente: llegará un momento en el que el maratoniano se enfrente al dolor y sea un pulso contra uno mismo. En este sentido el saber gestionar estas situaciones puede suponer el reponerse y mantener el ritmo o hundirse definitivamente. En muchas ocasiones vienen malos momentos que tal y como vienen se van, en otras ocasiones es cuestión de aguantar si queda poco. El umbral de sufrimiento es importante en este sentido y la fortaleza mental es tu aliado.
  25. Estudiar el recorrido: para los metódicos ya tenemos algo ganado. Es importante estudiar el recorrido y la altimetría, de forma que podamos montar nuestra estrategia. Habrá partes del recorrido que sean más duras, menos animadas por haber menos gente, o más expuestas al viento. Tener bien memorizado el mismo y tener en cuenta las partes díficiles nos debería ayudar a acometer la carrera.
  26. ¿Con o sin pace maker?: si queremos bajar nuestra marca podemos plantear nuestra estrategia utilizando a los que se les llama comúnmente "globos" o "pace makers" que no son ni más ni menos que  aquellos corredores que se dedican a llevar un ritmo para realizar un determinado tiempo y de esta forma ayudar a los demás. Todo corredor que quiere conseguir esa marca, puede ir con el "globo" para que le resulte más fácil. Como todo en esta vida, esto tiene ventajas e inconvenientes. Suele haber globos para las 3 horas, las 3 horas 15 y así hasta incluso las 5 horas. Pero, ojo, los globos son personas y también se equivocan; a veces no llevan un ritmo constante y a veces resulta incómodo correr con ellos. En otras ocasiones son la ayuda perfecta para conseguir tu objetivo. En mi caso, yo conseguí bajar de las 3 horas yendo con los pace makers, pero en los últimos kilómetros dejaron un poco "a su amor" a todos los corredores que íbamos con ellos. 
  27. ¿Cómo mido el riesgo de lesión?: sin duda, uno de los mayores enemigos del corredor de maratón es el riesgo a lesionarse. Fastidia mucho cuando uno se lesiona a dos semanas de la maratón. Bajo mi punto de vista, la única manera de minimizar estos riesgos es ser muy concienzudo, no ser impetuosos en los entrenos, estirar mucho, y escuchar mucho a su cuerpo. Aún así, el riesgo está ahí. Ojo, los días antes de la maratón suele haber muchos miedos a la lesión y salen dolores por todos los sitios. Es paradójico que luego en carrera suele doler todo menos aquello que temíamos que nos iba a doler. Otra cuestión es el riesgo de lesionarnos durante la maratón; ese riesgo es inevitable, y depende mucho de si vamos a tope, de cuestiones como la hidratación y otros factores como nuestra preparación, la climatología, etc.
  28. Ojo con los acelerones en carrera: cuidado con los acelerones y los cambios de ritmo en carrera. Se suele pagar peaje por ellos, pero más adelante. Independientemente de que planteemos una estrategia de ritmo constante o de menos a más, es fundamental no realizar cambios de ritmo bruscos, porque minan nuestras reservas de combustible. Tened en cuenta que a ritmo constante, conforme avanza la carrera, las pulsaciones tienden a ir incrementándose poco a poco, y un cambio de ritmo supone un aumento más brusco de las mismas, gasto innecesario y acumulación, en muchas ocasiones, de lactato extra en nuestros músculos.
  29. El apoyo de los tuyos: está claro que la mayoría de nosotros corremos sin ser profesionales, y sacamos tiempo de donde podemos, restándoselo a nuestra familia, a otros hobbies e incluso a horas de sueño. Hacer esto sin el apoyo de tu familia es difícil. Por mi experiencia, mi mujer siempre ha estado ahí apoyando, consciente de mi sacrificio y del gran inconveniente que mis retos suponen para la familia. Pero además, ha estado ahí en los momentos difíciles animándome a seguir intentándolo, y también en los momentos dulces compartiendo conmigo la satisfacción, lo cual motiva el doble para plantear un nuevo reto. Es importante que el maratoniano corresponda a los suyos de cualquier forma, y como mínimo agradeciendo constantemente.
  30. Hacer de la maratón una forma de vida: ese puede ser el secreto para ir caminando hacia adelante. Cuando el running se te mete en las venas es difícil que salga. Por extensión, pasa lo mismo con la maratón, que engancha, ¡vaya si engancha!. La constancia es la que hará que se encadenen retos, mejoras, recompensas y satisfacciones, aunque por medio también haya fracasos, malos momentos, y días agrios, pero ¡así es la vida!.
  31. No es una carrera para picarse: ¡quien se pica ajos come!, eso dice nuestro sabio refranero. Esto es muy aplicable en la distancia de Filipides, porque si no te quieres comer un muy desagradable ajo más vale que evites picarte con otros runners que cambian de ritmo o te adelantan con mejor ritmo que tú. Ya decía que los cambios de ritmo no son muy aconsejables y que otro runner haga modificar tu plan y tu ritmo tampoco lo es.
  32. La abstracción a veces funciona: es una carrera tan larga que cuando la cosa se tuerce o simplemente no vas disfrutando del momento, tienes que tirar de repertorio para pasar página. He leído que hay maratonianos que se abstraen pensando en otras cosas; también se aconseja pensar en ciertas coletillas prefabricadas que te ayuden para automotivarte cuando la cosa se pone fea. Si toda va bien seguro que no tiras de estas argucias, pero cuando vas mal y hay muchos minutos por delante cualquier ayuda será buena.
  33. El umbral del dolor: ¿cuándo debo decir hasta aquí aguanto?. Difícil respuesta para una pregunta que todo maratoniano se hace alguna vez. El dolor aparece cuando algo va mal, es un mecanismo de nuestro organismo para advertirnos y con el mismo se lleva a cabo un principio de autoprotección que queda englobado en un principio más importante: el de la supervivencia de la especie. Sin embargo, por el hecho de sentir dolor no hemos de alarmarnos. Es difícil que durante una maratón no lo sintamos, en mayor o en menor medida. Si todo va bien, conforme pasen los kilómetros nos iremos sintiendo cada vez más pesados, con menos chispa, los músculos se irán cargando y llegaremos al tramo final, en el mejor de los casos, manteniendo a duras penas el ritmo previsto y con las fuerzas justas. Pero, ¡son tantas las cosas que pueden torcerse!. Por un lado está el riesgo de lesión, que aumenta exponencialmente en el último tercio de carrera; ¿deberíamos seguir si he sentido un tremendo pinchazo en el gemelo?, bueno, eso lo tienes que ver tú. Por otra parte, a veces el agarrotamiento se hace doloroso y sin habernos lesionado, los calambres y la rigidez muscular suponen una gran molestia o incluso un gran suplicio a cada zancada. Por último, cuando el "tío del mazo", "el muro" o como le quieras llamar, te visita, te viene una flojera en forma de tormenta perfecta que hace que cada segundo se haga eterno. Seguir adelante es una elección; pararse y andar un poco también lo es. Esta en nuestra decisión a tomar, llegado el momento: cómo afrontar la carrera cuando dejamos de disfrutar y pasamos a sufrir. Por último, a veces nos vienen bajones que sin embargo tal y como vienen se van, por tanto, la experiencia y escuchar a tu cuerpo siempre ayudarán a analizar la situación. Un buen avituallamiento puede ser el remedio para uno de esos bajones.
  34. La salida: ¡menuda gestión!: las maratones más conocidas son las más masificadas, y esa masificación tiene sus pros y sus contras. La animación en la carrera siempre es una gran ayuda, pero el tener que compartir salida con otros 15.000 maratonianos tiene grandes inconvenientes. Los organizadores disponen cajones distintos en función de la marca acreditada por el corredor, para de esta forma tratar de evitar en la medida de los posible que los corredores más lentos taponen a los que van por detrás. No aconsejaré mentir en la marca que pongáis, tampoco os diré que estéis una hora antes de la salida en vuestro cajón para que pilléis la zona delantera; sólo diré que si queréis ir a tope y mejorar vuestra marca corriendo en una de estas maratones masificada más vale que gestionéis bien vuestra salida. En Roma cumplí mi objetivo por menos de dos minutos y no hubiera sido así si hubiera aceptado el cajón que me dio la organización tras haber acreditado una marca vieja, no actualizada. Conseguí cambiar mi dorsal y salir en un cajón mejor, y salí pegado a los pace makers de las 3 horas, justo delante, siendo todo más fácil. 
  35. Turismo y maratón: ¿por qué no?. El 99% de los maratonianos populares que estamos en esto sabemos que no iremos ya a ninguna olimpiada. El 1% restante o pertenece al grupo de los ingenuos o realmente tiene posibilidades. Viajar para correr maratones es un acicate añadido. Haces las maletas y te vas con tu familia, o si puede ser sin tus hijos, a visitar hermosas ciudades. Quizá para nosotros lo más importante del viaje sea la maratón, pero la parte lúdica no puede faltar. Dale a tu pareja ese gusto y ella te sabrá recompensar con más apoyo (al menos eso dice la teoría). ¡Ah!, ojo con las grandes caminatas del día antes.
  36. ¿Cuántos días tengo que correr a la semana?: pues depende de tus pretensiones. Si quieres bajar de 5 horas no puedes tomártelo igual que si tu objetivo es bajar de las 3 horas. Por otra parte, cada uno sabe como tiene la agenda y tu plan también tiene que estar supeditado al resto de tus obligaciones. En mi caso, para bajar de las 3 horas, y teniendo en cuenta que me va bien, suelo meter en el plan específico un descanso cada 6-10 días, es decir, hay semanas en las que no descanso. Pero es cierto que cada cuatro días aproximadamente suelo meter un descanso activo con rodajes muy lentos que me sirven para aligerar tensiones y para descargar. Mucha gente recomienda que para bajar de las tres horas se hagan 5 días a la semana, metiendo, por tanto, dos días de descanso. 
  37. Entrenar lo que voy a hacer durante la carrera: me da que esta es una asignatura pendiente en el currículum de muchos maratonianos. Hay quien entrenar lo que vas a comer y lo que vas a beber, y eso se podría hacer en tus tiradas largas (yo no lo he conseguido hacer aún). Para ello tienes que tener bien programado qué y cuándo comerás y/o beberás. De esta forma tratas de asegurarte que la comida que ingieras te sentará bien y te ayudará. Hay quién entrena hasta como beber el agua del vasito que te dan en algunas maratones (para mi eso es difícil hasta de entrenar). También los hay que unos días antes del evento salen a rodar durante unos pocos kilómetros a ritmo de maratón con la ropa exacta con la que correrán. Supongo que todo esto es importante porque evita que te ocurran cosas que no esperas, pero para muchos todo esto puede llegar a obsesionar.
  38. Yo y mi Garmin: ¡upps!, la dependencia del GPS. No me cabe la menor duda que estos aparatitos son muy útiles. Sin embargo, en los últimos tiempos he descubierto que a veces disfrutamos más sin mirar tanto los ritmos, las distancias, las pulsaciones y el gasto calórico. ¡Ojo!, esto es una elección personal y me consta que hay gente que hace bien por vigilarse las pulsaciones, por si acaso. Hablando de mi, no llevo pulsómetro, porque no me gusta, y ya no entreno con Garmin porque disfruto más sin él, aunque si lo que buscas es batir tu marca casi se hace imprescindible llevar bien medido el ritmo y tener la información que nos aportan estos aparatos para no pasarnos o no quedarnos cortos. Vuelve a ser una cuestión de elección de cada uno. Por último, es innegable que la información que despliega y que puedes analizar en tu casa tras la maratón es muy interesante y muy reveladora.
  39. ¿Puedo correr la maratón a un ritmo que no he entrenado?: difícil respuesta a esta pregunta. Yo me decanto por la lógica. Uno no podrá correr una maratón a un ritmo al que no es capaz de soportar, eso está claro. Conocer tu ritmo en 10.000, media y maratón te ayuda a conocer tus límites actuales, y la experiencia en este sentido es un grado. Dicho esto, no veo necesario entrenar muchos kilómetros seguidos a ritmo de maratón, por lo menos a mi no me ha resultado necesario. Los entrenos de calidad te permiten conseguir las capacidades para alcanzar tu objetivo y a través de los mismos corremos por encima del ritmo de maratón distancias más cortas. Las tiradas largas podrían hacerse a un ritmo más suave que el de maratón, y se podrá introducir el ritmo de la maratón en alguna fase de la misma, sobre todo se dice que es conveniente al final de dicha tirada.
  40. Los tests y mi inseguridad: conforme se vaya acercando el día de la maratón necesitaremos saber cómo estamos. Los tests no darán una idea de nuestro estado de forma y en su caso nos podrían hacer replantearnos nuestros objetivos. Tienen que estar bien planteados tanto en forma y fecha. Por ejemplo, mucha gente dice que una media entre 3-5 semanas antes de la maratón es una buena piedra de toque para saber como llegaremos a nuestro objetivo. En función de los resultados podremos coger confianza, perder la que teníamos o replantearnos todo. Ojo, los tests no son dogma de fe, y si tenemos un mal día corriendo esa media, tendríamos que valorar esta circunstancia. En mi caso, me gusta hacer dos medias, una cuando quedan unas 8 semanas y otra cuando quedan unas 3. En la teoría la segunda me debe dar un mejor resultado que la primera y la marca obtenida me debe cuadrar con lo que busco. Por último, hay quien aconseja realizar el test de los 2*6000 dos semanas antes de la maratón. Mucha gente coincide que es una gran piedra de toque para saber el ritmo que has de llevar.
  41. El tapering: para mi es un tema muy importante: al menos las dos últimas semanas del plan específico tienen que haber una considerable bajada de carga. Cuando uno estimula su cuerpo a través de entrenos ha de saber que lo que siembra no se recoge hasta bastantes días después, por tanto, no tiene sentido vaciarse los días anteriores a la carrera. Pero además, es muy importante llegar relajado y descansado al evento y llegar repleto de energía. Los expertos dicen que un buen tapering de unos 21 días puede aumentar en el tramo final tu rendimiento hasta un 8% y se dan casos de corredores que han tenido una lesión en el tramo final, se han relajado y finalmente obtuvieron resultados tremendos por el hecho de descansar los días previos. Se dice que el tapering debe conservar intensidad, de forma que no disminuya ésta en gran medida, pero el kilometraje si debería disminuir poco a poco de forma que en la última semana hagamos al menos un 40-50% menos de lo que hicimos en la semana de más carga, que generalmente se suele hace cuatro semanas antes.
  42. Revisiones, pruebas de esfuerzo y análisis: creo que son importantes, a pesar de que el que escribe no ha visitado en su vida a un fisio, ni se ha hecho jamás una prueba de esfuerzo y los análisis de orina y de sangre me los he hecho por otras cuestiones ajenas al deporte. No seré yo el que aconseje que no lo hagáis, más al contrario, aconsejo que periódicamente os pongáis en manos de expertos, sobre todo si vuestro nivel de exigencia en los entrenos es alto. Vigilar los niveles de minerales y otros elementos es fundamental. Descartar problemas cardiacos y de otra índole también lo es, y conocer como nos encontramos con la ayuda de un experto pues también. Mi caso no es muy exportable porque me guío por la intuición y algún momento ésta me fallará.
  43. ¿Cómo me tomo el descanso tras realizar una maratón?: casi todo el mundo coincide que el regreso a los entrenos ha de ser paulatino tras haber corrido una maratón, sobre todo si ésta la hemos hecho a tope. Muchos expertos dicen que dos semanas es un plazo razonable. Una semana también podría ser un buen plazo si cuando regresemos lo hacemos con cabeza. En mi caso, que tampoco es exportable, suelo descansar el día de después (faltaría más), y hago una transición suave en los días siguientes, realizando trotes suaves, de forma que voy en progresión y vigilando mucho no lesionarme. Me ha ido bien, pero quizá no sea lo aconsejable. Hemos de pensar que los músculos tienen muchas toxinas que eliminar, nuestras articulaciones y nuestro hígado ha hecho un trabajo extra muy importante y nos piden recuperación. Creo que hay un riesgo muy importante de lesión en los días posteriores a la maratón, por tanto, convendría extremar las alertas. 
  44. Dime como corres y te diré si eres eficiente: repetir el mismo gesto durante 3 horas, teniendo en cuenta lo compleja que es la biomecánica de la carrera invita a pensar en la importancia de la economicidad de movimientos durante la maratón. Los ejercicios de técnica de carrera nos deben ayudar a correr mejor, sin gestos y movimientos innecesarios y con una zancada adecuada. Ojo, que todo esto sale expontáneo y quien corre mal casi no lo puede evitar. Existe el debate sobre somo ha de ser la zancada, si larga o corta. Yo cuando veo a los keniatas y a los etiopes siento que se resuelve el debate, si esas pedazo de gacelas estiran la zancada y les va tan bien creo que está claro el ejemplo a seguir. En mi caso me va bien estirar zancada, y no termino más cargado por ello, pero me sale expontáneo, no lo premedito.
  45. El objetivo, el plan y la estrategia: es muy importante saber porqué estamos corriendo maratones. Debe ser algo que nos hayamos preguntado y hayamos sido capaces de contestarnos. Unos correran básicamente por divertirse sin obsesionarse con marcas, otros en cambio, irán a su próxima maratón con la intención de bajar su registro. Hablamos del objetivo que nos hemos propuesto, y yo acostumbro a plantearme el objetivo con tiempo, porque si no no sé a dónde quiero ir. Planteado el objetivo establezco el plan, con mucha antelación. Por ejemplo, en la actualidad tengo planteado como serán mis próximos 8 meses hasta mi próxima maratón, y los tengo estructurados en tres planes enlazados: uno de mantenimiento, otro de fuerza y el específico. Voy elaborando los planes y ejecutándolos después a sabiendas de que pueden ser cambiados en función de muchos factores. Por último, la estrategia la reservo para el día de la carrera y a través de ella trato de afrontar el reto a través de una serie de acciones que me ayuden a conseguirlo: ahí tengo pensado el ritmo al que ir, si éste será constante o iré subiéndolo poco a poco, cómo avituallaré, etc. La estrategia puede ser cambiada antes de la carrera e incluso a veces nos vemos obligados a cambiarla durante la misma carrera. A veces las cosas no salen como uno piensa que saldrán.
  46. La ambición: se dice que la ambición mueve montañas, pero yo por ambición corro maratones y trato de superarme. La ambición es un ingrediente muy importante en un maratoniano, pero no necesariamente hay que ser ambicioso para correr maratones. La ambición se convierte en espíritu de superación cuando uno trata de bajar sus tiempos una y otra vez, o cuando uno se pasa de la media a la maratón y de la maratón a la ultra maratón, y así muchos acaban corriendo en el desierto la Maratón des Sables. La ambición está en nuestra naturaleza y no tiene porque ser negativa, si está bien enfocada, porque que salga de nosotros un espíritu de lucha, competencia y superación. Pero un corredor ambicioso no ha de sentirse superior a otro que no lo sea. Tan importante como la ambición son otros valores como el respeto, la humildad y la solidaridad.
  47. No somos Dios: somos seres muy limitados. No es casualidad que ponga este punto justo detrás del de la ambición. Ser ambiciosos y conseguir lo que buscamos puede llevarnos fácilmente a la prepotencia y a la soberbia. Pronto caemos de lo alto, lo que se tarda en agarrar una lesión que nos deje en el dique seco durante un buen periodo de tiempo. Si queremos superarnos y a su vez somos conscientes de lo limitados que somos, deberíamos saber que sólo el trabajo nos permitirá conseguir lo que queremos, pero que no siempre a través del mismo lo conseguiremos. Quizá este sea el buen camino a seguir.
  48. La maratón y la vida: podría decirse que la maratón es una recreación de la vida misma. Uno comienza fresco y con buen semblante, parece que se va a comer el mundo (paralelismo con la juventud); durante la carrera pasan cosas buenas y malas, como en la vida, y va llegando la decadencia en forma de cansancio, justo como en la vejez, para hacernos ver cuán limitados somos. Al final cruzamos la meta y culminamos nuestro propósito, como en la vida, o al menos es de lo que se trata. El fracaso y el éxito están ahí, siempre con nosotros y el esfuerzo se convierte en una forma de vivir.
  49. Equilibrio: correr maratones no es fácil, requiere de mucho tiempo y dedicación, pero a mi no me cabe la menor duda de que haciendo esto consigo mi equilibrio. Antes, cuando no corría y llevaba una vida sedentaria sentía que me faltaba algo. Ahora no lo siento. Por momentos puedo estar estresado por no encontrar el tiempo necesario para dedicarme a ello, pero ¿qué haría yo sin correr?. Hace no mucho no me planteaba eso de hacer deporte y ahora no me imagino la vida sin correr maratones.
  50. ¿Por qué he de correr mi primera maratón?: porque mientras no lo hagas no habrás experimentado una serie de sensaciones que merece la pena sentir. El camino que te lleve hasta tu primera maratón será increible, te sentirás vivo, te sentirás bien, bueno, a veces mal, pero eso es la vida misma. No te cuento que sentirás cuando corras tu primera maratón. Se te podrá dar bien, se te podrá dar mal, podrás querer repetir nuevamente o jurarás que no correrás una maratón jamás, pero te garantizo que merecerá la pena porque no se te olvidará nunca la experiencia.