RELATOS

Una vez iniciado el movimiento supe que no habría marcha atrás, sería difícil regresar a aquello que fui. Hoy soy otro ser: curtido, compañero del esfuerzo, amante de mis kilómetros. Sólo el fin de mis días debería obligarme a parar: ese es mi pequeño sueño.

sábado, 30 de junio de 2012

50 IDEAS PARA EL MARATÓN: PRIMER DECALÓGO

Con el ánimo de plasmar todo lo que se escribe, se oye, se cuenta sobre qué hay que hacer y qué no hay que hacer, qué tienes que tener en cuenta, y que no, y en general, seguir una guía que nos ayude a preparar y correr un maratón, me atrevo a poner una serie de ideas básicas, divididas en 5 decálogos que iré poniendo en 5 entradas que espero sean publicadas para ser rebatidas, debatidas, censuradas, corroboradas o aplaudidas. No soy el autor de las mismas, puesto que no tengo experiencia con tan sólo una maratón corrida. Ahí van las diez primeras

  1. La maratón comienza en el kilómetro 30: por tanto guarda fuerzas para ese kilómetro porque de lo contrario la marca esperada se puede ir al garete. De nada sirve haber ido fuerte y bien hasta entonces si llegas tocado a los últimos kilómetros.
  2. Si vas preparado te puede salir bien, pero no es seguro, si no vas preparado te la pegarás con toda probabilidad.
  3. La maratón es una prueba donde lo importante es economizar tus reservas: por ello no las malgastes con cambios de ritmo, hablando de más o picándote con el más pintado.
  4. No hagas probaturas en las maratones: no pruebes nada que no hayas entrenado antes. Esto va por el tema de los geles, así como los ritmos o incluso las zapatillas (que no sean de estreno).
  5. Nunca hay dos maratones iguales: si esperas que tras haber corrido unas cuantas ya no tendrás sorpresas, estás equivocado, cada maratón es un mundo que depende de muchas variables, algunas de las cuales no dependen de ti.
  6. Hidratate aunque no tengas sed: aunque no haga calor necesitas hidratarte porque de no ser el riego sanguineo se dificulta y además, muscularmente será más fácil que aparezcan problemas tales como los calambres.
  7. Para correr una maratón en 3 horas hace falta realizar tiradas de más de 30 kilómetros: mucho se ha hablado de esto, pero hay mucha gente que con tiradas de no más de 25 kilómetros son sub 3. Se dice que pasando de 2 horas en tus tiradas sometes a tu cuerpo a un castigo que aporta poco y que entraña más bien riesgos de lesiones. Por otra parte, la élite cuando hace 2 horas en una tirada corre hasta 35 kilómetros, pero se fijan más en el tiempo y menos en los kilómetros.
  8. No se puede hacer menos de 3 horas preparándote tan sólo con carrera continua: esta afirmación es bastante discutible, aunque la mayoría de las veces se cumple. El ritmo que has de llevar para correr en menos de 3 horas exige un estado de forma que es difícil de conseguir sólo con carrera continua. Sin embargo hay gente con la calidad suficiente para hacerlo, por tanto depende de la persona, su calidad, su edad, y el tipo de carrera continua que haga. Lo aconsejable, sin embargo, es diversificar el entrenamiento.
  9. Se ha de descansar al menos 15 días después de haber hecho una maratón: al menos es una afirmación o consejo bastante generalizado. El descanso viene bien siempre, sobre todo después de una prueba que habrá provocado microroturas fibrilares, algún desajuste metabólico, aunque sea leve, y sobre todo una gran tensión o estrés provocado durante la preparación. Viene bien descansar, pero hay gente que después de la prueba se siente bien y no lo hace, y no tiene porque pasar nada.
  10. No más de dos maratones cada año, una en primavera y otra en otoño: es lo que dicen muchos expertos. Preparando una en primavera, dejando el cuerpo descansar y volviendo a otro plan de otros tres meses para acometer la de otoño. En cualquier caso hay corredores que se cascan 4 y 5 maratones al año y no les pasa nada.

PATRICIA SAEZ EN EL CAMPEONATO DE VETERANOS DE AGUILAS

Comentaros que finalmente Patricia Saéz ha hecho más que un digno papel en la prueba de 5000 metros lisos del Campeonato de Veteranos que se está celebrando en Águilas. Concretamente ha logrado ser cuarta, a unos segundos de subirse al podio, y un buen crono, 19´22´´, sobre todo si tenemos en cuenta las condiciones de calor en las que se habrá disputado la prueba. De seguir con la progresión que lleva, el año que viene tenemos una nueva campeona de España en nuestra localidad.

Felicidades Patricia

LA CARRERA DE LAS DOS LEGUAS Y MEDIA

Esta noche es tiempo de ponerse el farolillo e irse un rato a correr con los amigos. Tenemos por delante 2 leguas y media nocturnas que trataré de disfrutar buscando una buena compañía durante el trayecto. Al final de la carrera tendremos un aperitivo. Finalmente mi mujer no se ha animado a correrla por las molestias que arrastra en la rodilla y porque no podemos "colocar" a los niños en ningún sitio. Así que vendrán y disfrutarán del aperitivo final.















El evento, que tiene una clara intención lúdica y de ocio, no es competitivo y su propósito es reunirnos el mayor número de corredores de valdepeñeros para pasar una agradable noche

El año pasado si que corrió mi mujer. Dejó unas fotos de entonces:








Ya os contaré

PLAN HECHO DURANTE LA SEMANA

Pego el plan hecho en estos días. Sigo con la fuerza como principalmente componente. A destacar el buen resultado de los 10 kilometros de Piedrabuena, con los que pude constatar que me encuentro bien físicamente. Sin embargo estuve muy cargado el domingo, el lunes y sobretodo el martes, día en el que tuve que abandonar las series que estaba haciendo porque la molestia pasó a ser dolor. Dos sesiones de cuestas de bastante pendiente en el Angel, la segunda, la del miércoles, de series más cortas. Ha sido a finales de la semana cuando he comenzado a sentir menos molestias y en definitiva mejores sensaciones. El mejor entreno el del viernes





Para la semana entrante, habrá que aumentar un poco el kilometraje incluyendo alguna tirada de hora y 15, pero siguiendo con las cuestas. También comenzaré con los ejercicios de gomas y trataré de meter un circuito oberón.


VIERNES 29: INTERVAL Y GRADAS

El viernes por la mañana, ya avanzada la mañana, me puse los trastos de correr y me fui por la circunvalación. La idea era calentar 15´y entonces ir haciendo interval a razón de 1´fuerte y 4´suaves. Así fue hasta llegar al parque, con un tiempo de 47´. Hacía tal calor que llegué totalmente deshidratado y allí metí mi cabeza en el grifo de una fuente, lo cual me permitió recuperarme. Después hice 5 series de gradas y me volví muy suavito a casa. Sin noticias de las molestias que me tenían preocupado los días anteriores, aunque sentí carga en las piernas.

Tiempo total 1 hora

viernes, 29 de junio de 2012

MIS MEJORES DESEOS PARA PATRICIA SAEZ EN EL CAMPEONATO DE ESPAÑA

Quería dedicar esta entrada a Patricia Sáez, con el único objeto de darle ánimos y desearle suerte en la cita que tendrá este fin de semana en el XVIII Campeonato de España de Veteranos (se celebrará entre los días 29 de junio y 1 de julio en Aguilas, Murcia).







Estamos seguros que el excesivo calor que se prevé no hará mella en nuestra paisana, la cual es bastante dura y seguro que saca a relucir su calidad y pundonor. Competirá en la prueba de 5000 metros y casi a ciencia cierta que dejará nuestro pabellón bien alto.


IDEAS A TENER EN CUENTA RELACIONADAS CON LA MARATÓN

En la red te encuentras con mucho material escrito relacionado con la maratón desde diversas perspectivas: planes de entrenamiento, crónicas, qué comer, cómo afrontar la prueba, etc. Lo que cuesta trabajo encontrar en una especie de guía en la que de forma resumida un pueda obtener una serie de consejos y de ideas que le ayuden en la preparación.

Bueno, os pego una página que he encontrado con un pdf bastante interesante que recomiendo leer. Puede que no estéis de acuerdo al 100% con lo que se dice, pero desde luego yo he aprendido bastante y he contrastado algunas cuestiones y experiencias.

Espero que le saquéis provecho.

jueves, 28 de junio de 2012

MIÉRCOLES 27: NO PUEDO ESTARME QUIETO

Como la molestia remitió algo,decidí acercarme al Ángel a realizar de nuevo cuestas. Así que con todo el calor del mundo me puse el mono e hice 8 series de aproximadamente 175 metros, con una pendiente considerable. La pierna no me dio guerra y salvo por el calor las sensaciones fueron buenas. Finalmente me fui ligero a casa para que me diera tiempo a ver a la Roja Tiempo total 38 minutos

miércoles, 27 de junio de 2012

MARTES 26: LA MOLESTIA PASA A SER DOLOR

Ayer por la tarde me pasé por el parque dispuesto a hacer 12 series de 300 suavitas. Tenía que calentar un poco y me sumé a un grupo de extenuados que iban bastante rápido. Lo peor de todo es que fueron incrementando el ritmo de forma que casi se hizo imposible seguirles. Para más inri, las molestias de los días anteriores se acentuaron, y cuando dí la cuarta vuelta ya más suave, me dí cuenta que estaba totalmente cargado y que apenas podía correr. Intenté hacer las series pero al terminar la segunda lo tuve que dejar porque sentía contraída la parte posterior del muslo izquierdo y ya era una sensación de dolor. Al llegar a casa estiré pero no se me quitó y hoy por la mañana me sigue molestando incluso al andar.

Me tomo descanso hoy a ver mañana

LUNES 25: CITA CON LAS CUESTAS EL HORNO Y EL ÁNGEL

El lunes por la tarde hacía un calor tremendo; me esperé hasta eso de las 21:00 horas para ir al cerro del Angel y me tuve que quitar la camiseta porque el bochorno era insufrible. Tenía las molestias en ambas piernas que ya sufrí el día anterior, pero conforme fue engranando se atenuaron. Llegué al pie del Ángel y subí cinco veces hasta el final del camino, con las consabidas cinco bajadas. La sensación molesta se me fue pasando y salió un entreno digno. Al volver a casa iba suelto pero no quise apretar para no forzar.

Tiempo total 50 minutos.

DOMINGO 24: DESCALENTAMIENTO

El domingo por la mañana me acerqué al parque para trotar un poco a ver si soltaba mis muy cargadas piernas. Me costó arrancar porque sentía una sensación similar a las agujetas en la parte posterior baja de ambos muslos. Estaba también descalentando David Sevilla y me puse un rato con él, lo cual supuso que se me olvidaran las molestias.

Finalmente dí cuatro vueltas y para casa. En cuanto me enfrié volvieron las molestias

domingo, 24 de junio de 2012

MENCIÓN ESPECIAL A LOS VALDEPEÑEROS EN LA II EDICIÓN DE LA CARRERA NOCTURNA DE PIEDRABUENA

Los valdepeñeros que estuvieron allí en Piedrabuena, bien merecen una entrada aparte, que no parezca que este blog está sólo destinado a alimentar el ego del que aquí escribe.

Qué decir de Jesús Madrid, del Valdepeñas Athletic Club, bueno, que creo que puede tener un futuro por delante en este difícil mundo del atletismo. Para alguién que es capaz de hacer 31´ y pico en un 10.000, estas carreras populares deben resultarle algo raras, en cualquier caso, esto también es atletismo y creo que él lo sabe. Hizo unos magnificos 33´53´´ en un circuito bien medido, según mi Garmin, bastante duro y fuera ya de su temporada. Además, esta no es su guerra. Se quedó segundo en la general y primero de su categoría, senior.

Destacar a Rafael Doña, del Valtra, con otro magnifico tiempo de 34´43´´, quinto en la general y segundo en su categoría, Veterano A. Este chaval tiene buena gasolina por lo que se le ve carrera tras carrera.

Qué decir de Javier Araque, del Extenuación Valdepeñas, que está en casi todas las carreras del circuito y en todas las que participa deja lo mejor, que siempre es mucho. Ojalá pudiera acercarme un poco más a su calidad y su sacrificio. Hizo un muy buen tiempo de 36´24´´, siendo el decimotercero en la general y cuarto en su categoría, Veterano B. A las puertas del podio.

Y por supuesto como no hablar de Paqui Taviro, también de mi club, el Extenuación Valdepeñas, que hizo un muy buen crono, 46´39´´, siendo la cuarta de su categoría, Veterana C, a las puertas del podio también.

Aquí un humilde servidor tuvo la actuación más discreta a efectos de puestos, pero me fui muy feliz con el tiempo conseguido.

II EDICIÓN CARRERA NOCTURNA PIEDRABUENA: LA CARRERA


Una vez sonó el petardo, creo que esta vez no fue un pistolazo, salí todo lo mejor que pude entre tanta gente, esquivando piernas, evitando zancadillas y accidentes. Enseguida la cosa se despejó algo y pude correr más libre. Me dí cuenta que mi ritmo me llevaba de nuevo al límite y me dejé llevar confiando en que no me pasara lo mismo que la semana pasada. Nada más comenzar una cuesta considerable, y dos esquinas después la más grande, 400 metros horribles de feos. El caso es que el Garmin me iba pitando unos metros después, pero prácticamente a la vez, en los pasos de las señales marcadas de kilometraje, y aunque no quería ver ritmos (los había quitado de la pantalla del aparatito), no pude evitar ver tiempos. 3´51´´ el primer kilómetro, 7´40´´ el segundo, es decir, como la semana pasada, con la diferencia de que ahora íbamos subiendo. Tan sólo en los dos kilómetros iniciales ganamos un total de 20 metros, sin perder ni uno sólo, es decir, una pendiente media del 1%.  Sin embargo sentí que no iba a ser igual, porque me encontraba mejor, más suelto.

Y más suelto me encontré cuando comenzamos a bajar. Entre el segundo y el tercer kilómetro subimos otros 9 metros de altura pero también perdimos 21 y aquí es donde me recuperé del todo y empecé a sentirme bien. El tiempo de paso del tercer kiómetro había sido también muy bueno, y según mi Garmin había hecho de nuevo 3´51´´. El cuarto kilómetro fue una locura todo el tiempo bajando, y sin forzar hice 3´50´´. Estaba logrando coger a corredores y que apenas me adelantaran. El calor se dejaba notar, pero no mucho. Había varios sitios de avituallamiento así como dos duchas, lo cual se agradecía. El kilómetro quinto se hacía más duro porque volvíamos a subir, con una pendiente media de más del 1%, sin embargo, esta era la zona donde más gente había, y por tanto donde más se recibían los ánimos del público y logre de nuevo bajar de 4´, concretamente 3,56´´. Completaba la primera vuelta de 2 justo cuando ví a mi mujer y a los dos niños animando. Quise decirles con el gesto que todo marchaba bien.

En la foto de abajo, me podéis ver en una pequeña cuesta en la zona del Ayuntamiento, si no recuerdo mal, kilómetro 3,5 aproximadamente.



Acometíamos la primera vuelta y sabía que ahora venía lo duro, las cuestas. Acusé bastante el transcurso del quinto al sexto kilómetro, y es que en esta ocasión teníamos que ganar 21 metros y perder tan sólo 2, eso era una pendiente media de casi el 2%; aún así los hice en unos dignos 4´13´´ y en ese momento supe que todo iba a ir bien a partir de entonces, lo peor ya había pasado. Había perdido el ritmo y sentía algo de calor y entre el sexto y el séptimo no logré bajar de 4´, concretamente 4´07´´, pero ahora venía la verdadera recuperación con las bajadas, parecía la feria, ahora subo, ahora bajo, ahora doblo esquina a la izquierda, ahora a la derecha.

Me podéis ver en un esquinazo de los muchos del recorrido. No lo digo como crítica, complementaba perfectamente a los toboganes:














 Entre el séptimo y el octavo volvía a bajar de 4´, concretamente 3´57´´, me recuperé por completo y llevé prácticamente hasta el final una esponja que me ayudó a refrescarme bastante. Ana, me pudo echar esta foto. Ella me vió bien, porque recuerdo que me dijo "ahora sí, Ayuso":



El penúltimo kilómetro fue un calco del anterior, esta vez sólo cuesta abajo y fue en el último kilómetro cuando me agobié, porque aunque iba bien, quería bajar de 40´. Fue un agobio fundado, porque estaba fuerte y lo único que tenía que hacer era no pensar en nada, tan sólo correr. Eso hice, el último kilómetro marqué 3´52´´ demostrándome que aún me quedaba carrete y terminando al sprint. El tiempo 39´32´´, aunque el bueno es el oficial, 39´35´´.





Objetivo cumplido. Al pararme todo estaba en su sitio, nada de dolores, nada de mareos. Anduve, bebí, sonreí, estaba muy feliz. Charlé con la gente que conocía, le dí un beso a mi mujer y me sentí con los deberes hechos. Ya puedo actualizar el tiempo de los 10 kilómetros que tenía como mejor marca, el realizado en el paso de la Media de Valdepeñas 2012.





II EDICIÓN CARRERA NOCTURNA DE PIEDRABUENA: PRÓLOGO

Salimos de Valdepeñas los cuatro, es decir, los niños, mi mujer y yo, a eso de las 13:30 dirección a Ciudad Real. La idea era pasar todo el día por ahí, sin plan prefijado hasta la carrera. Una vez en Ciudad Real fuimos a engullir comida rápida, no me atrevo a denominarla "comida basura", en el Burguer King del Centro de Ocio Las Vías en Ciudad Real. Se nota la crisis ya que apenas había gente en los locales adyacentes. Yo como siempre le tiré al pollo, ya que no me hacen mucha gracia las hamburguesas de estos sitios. Los niños como no podía ser de otra forma, encantados. Nos asomamos a ver qué echaban en el cine, pero no había nada adecuado para Inés la peque, así que cogimos rumbo a las franquicias de compra del centro, con un calor de justicia, y allí comenzó a disfrutar mi mujer. En la Plaza del Pilar el mercurio llegó a marcar los 42 grados, aunque dudo que hiciese tanto calor. Tras las compras pertinentes y los berrinches colaterales relacionados con "Inés no toques aquí, Inés ven acá, Jorge deja a tu hermana...", no sabíamos que hacer y decidimos ir ya a Piedrabuena. Al llegar pude comprobar como el pueblo estaba lleno de cuestas y recuerdo que pensé que me iban a salir de 43 minutos en adelante. Llegamos a la zona polideportiva donde tendría lugar la salida y había bastante movimiento de peques y jovenzuelos ya que iban a haber carreras minis desde categorías pre-benjamin hasta cadetes.

Como el mundo es un pañuelo, o al menos eso dicen, me encontré con un antiguo runner de Valdepeñas, de mis épocas de atleta frustrado, Sarrión. Resulta que vive allí hace bastantes años. Estuvimos charlando un buen rato de viejas batallas, entre otros temas.

Aunque Jorge apenas ha corrido con nosotros, y a pesar de que no llevaba ni ropa ni calzado adecuado, y de que está en una forma muy regular, lo inscribí, previo consentimiento suyo, claro, a la carrera de su categoría, que suponían 800 metros.

Ya teníamos entretenta, así que fuimos viendo a los chavalillos correr, hasta que llegó la categoría de Jorge, alevines. Yo le había advertido que se lo tomara con calma, que no iba a ganar y lo importante era disfrutar la carrera temiendo que se parara al terminar la primera de las dos que tenía que dar de. El caso es que aunque salió más fuerte de lo que debía, aguantó relativamente bien aunque llegó hecho polvo:




Y estuvo bien aunque no sé si le acabará gustando esto de correr.

Tras la entrega de trofeos de estas minicarreras, habilitaron la zona donde se desarrollaría toda la logística de la prueba de mayores. Me fui a cambiar de ropa y después recogí la bolsa de corredor. En unos minutos comenzaban los Cuartos de Final del Europeo y nos fuimos los cuatro a comprar la cena a una tienda, estilo seven eleven, donde nos hicieron unas minipizzas y nos comimos unos helados mientras veíamos los primeros minutos del partido. Dio para ver el gol de Xabi Alonso y poco después subimos a la zona del auditorio, la zona antes comentada. Allí estuve saludando a un montón de runners, entre ellos a Gregorio Sánchez, runner de Puertollano con quién corrí la maratón en Estocolmo y a Marisol Gijón, con quién también corrí en tierras escandinavas. Estuve charlando un buen rato con Joaquín, nuestro presi en el Extenuación Valdepeñas, y como tio que sabe de que va esto, me vino a decir que yo era demasiado temperamental y que me debía tomar las cosas con más calma. Llevaba toda la razón. También intercambié unas palabras con Jesús Madrid, un atleta paisano del Valdepeñas Athletic Club que apunta alto, de hecho ya es Campeón en 3000 obtáculos de Castilla la Mancha y sus marcas miran ya a registros a nivel nacional. Marisol nos estuvo presentando a un montón de gente que conoce, de su club y de otros. Esta mujer es toda una institución en esto de las carreras populares, pero además lleva un montón de maratones a sus espaldas, siendo la actual Campeona de España de esta prueba en su categoría. Como anécdota, Jorge le pidió un autógrafo, pero Marisol en cambio, tan sólo le dio un beso. Fueron llegando cada vez más corredores, que se agolpaban alrededor de los dos televisores que puso la organización, y todos estábamos unidos por el mismo sentimiento que genera la roja. Aquí una foto que me echó mi mujer durante el partido (al fondo podéis apreciar la zona donde estaban los televisores antes comentados):



Cuando quedaban poco más de cinco minutos para el final del encuentro, nos fuimos Marisol, un grupo de atletas y yo a corretear para ir calentando. De nuevo un mogollón de presentaciones y me daba la sensación de que ya les había hablado de mi, y es que aventuras como la de Estocolmo unen bastante. Al rato de comenzar el calentamiento oímos bullicio y sonó un cohete, estaba claro, habíamos marcado el segundo y ya no habría prórroga, mejor. Llegamos a la zona de salida unos minutos antes de darse la misma, pero un problema electrónico en la alfombra supuso posponer la prueba unos minutos más. Aprovechamos para echarnos un montón de fotos:

En esta foto estamos los tres de la provincia de Ciudad Real que corrimos en Estocolmo. A la izquierda Gregorio Sánchez de Corricolano, a la derecha Marisol y en el centro un servidor.


















Por fin sonó el pistoletazo, a eso de las 23:00 horas. No hacía mucho calor, la temperatura era más agradable de lo que esperaba, pero temía mucho las cuestas, sobretodo después del calvario que había pasado la semana anterior. El resultado vendrá en la siguiente entrada...



sábado, 23 de junio de 2012

MI GRAMOLA: ESPECIAL EAGLES Y DEDICADO A GREGORIO SEVILLA

Ya podéis escuchar en "Mi Gramola" una serie de canciones de este grupo mítico, que conoceréis aquell@s que os vaya la música rock-country de los 70 y estilos similares. Para l@s que no los conozcáis y estéis abiert@s a esto de la musica, una buena oportunidad para disfrutarlos. Quizá serán una de las bandas con mejor directo que han existido, y también quizá con sonido más limpio. ¿Cuántos años hace?, creo que 26 años, desde la primera vez que tuve la oportunidad de poner una y otra vez aquellos vinilos gastados . ¿Recuerdas Gregorio?, tú y yo escuchábamos mil y una canciones de este grupo y de otros muchos, descubriendo a bocanadas toda la música que éramos capaces de absorber en el mínimo tiempo posible. También compartíamos carreras porque eras un muy buen runner; especialmente cuando había correr veloz, porque corriendo rápido vivías emociones más intensas.

No hace mucho tiempo me enteré que, debido a un fatal accidente, yacías en una cama en un estado en el que, según los médicos, no sentías nada, estancado en un lugar del que quizás nunca regresarías. Yo quiero pensar que estás soñando y que escuchas discos en un sueño agradable que se repite como en un bucle.

Ahora, Gregorio, las nuevas tecnologías me permiten colgar aquí esas viejas canciones que tantas veces disfrutamos antes, eso sí, ya no van acompañadas del ruidillo inolvidable de la aguja haciendo estática en el surco. Ahora están en mp3, no hay niebla que oir, todas se repiten en el orden que uno quiere, y ni siquiera tengo que tenerlas en el disco duro del ordenador, las localizo en un servidor online. No hace falta manipular 8 discos para encontrar esa canción que caprichosamente uno quiere escuchar en ese preciso instante; todo es más fácil ahora. No habría encanto en este grupo de archivos si no fuera porque cuando las vuelves a oir compruebo que vuelve a mi todo aquello que viví, suenan mejor que antes porque van cargadas ya no de estática sino de viejos recuerdos, muchas buenas sensaciones y de imágenes bien frescas de aquellos tiempos felices que nos tocó vivir.

Cuando hoy he pensado poner aquí a este viejo grupo, confieso que no me había acordado de ti. Al poner  la primera canción "New kid in town" han venido a mi, en cascada, los recuerdos de aquellas maratonianas sesiones musicales y a su vez he podido comprobar como se adapta la letra de esa canción, casi a la percepción, a nuestro deseo que regreses con nosotros.

Desde este humilde blog y desde esta humilde entrada te mando un abrazo lleno de cariño que por desgracia no podrás sentir. Estas canciones van por tí.

PLAN DE ENTRENAMIENTO DE ESTA SEMANA

He terminado ya la tercera semana del plan transitorio tras haber hecho la Maratón de Estocolmo. Hasta finales de agosto estaré trabajando sobre todo la fuerza, tratando de no perder del todo el tono conseguido. Esta semana ha sido de menos kilómetros, incluso que la anterior, tan solo 36 kilómetros, pero han habido tres entrenos de fuerza que han sido la base del mismo y que creo que han sido bien asimilados, mejor que en los días precedentes:






Comenzó la semana con el descanso del día anterior a los 10 kilómetros por la integración. El domingo disputé dicha prueba, con el consabido fiasco que supuso. Que no saliera bien no debe suponer que me encuentre mal físicamente, ya que enseguida me sentí recuperado y sin molestias. Aún así, volví a descansar el lunes y el martes comenzó lo bueno: tras un calentamiento ligero hice cuatro series de subida al Angel por el camino que parte desde el pie de dicho cerro, y bajé al trote. Buenas sensaciones, de forma que me salieron mejor la tercera y la cuarta que la primera y la segunda; el martes tocó series de 300 marcados por el aumento de ritmo desde el momento que los hice con otro corredor, Agustín Quintana. Acabé exhausto haciendo los dos últimos en 53´´, que no era el propósito del entreno, desde luego, pero me sirvió para saber cómo estaba de rápido. Buenas sensaciones hasta la octava y muy bien en las recuperaciones; el jueves tocaba gradas intercaladas con carrera continua, e hice un total de 2*5 series, intercalando unos dos kilómetros y medio de trote a aproximadamente 4´50´´. Bien en las gradas, pero algo cargado en la parte posterior de las piernas debido al esfuerzo de las últimas series del día anterior; ayer tocó descanso, más bien debido a los 10 kilómetros que voy a correr hoy en Piedrabuena. Ya que son bastante duros los consideraré como parte del entrenamiento de fuerza de la semana entrante.

Conclusiones: mejora muscular respecto a la semana pasada, pero sin adquirir la soltura en los rodajes que tenía antes de disputar la maratón. Esa soltura ya no volverá, entiendo, hasta que consiga otro pico de forma, espero que allá por el mes de noviembre.

jueves, 21 de junio de 2012

II EDICIÓN 10 KMS DE PIEDRABUENA

El sábado tenemos cita con la que dicen es la carrera más dura del circuito de carreras populares de Ciudad Real, los 10 kms nocturnos de Piedrabuena.



A pesar de que se celebra a las 10:30 horas de la noche, por la época del año en la que nos encontramos lo más lógico es que haga calor, como así ocurrió el año pasado. Además el perfil es un rompepiernas auténtico con zonas de pendiente de casi el 4%, aunque también tiene cuestas abajo.

El destino ha querido que España juegue a las 08:45 y de no haber prórroga termine a las 10:30, justo cuando comienza la carrera. Esperemos que este evento paralelo no desluzca la afluencia de corredores y de público, y esperemos que no haga mucho calor.

Propósito: totalmente distinto al de los 10 kilómetros de la semana pasada, una jornada lúdica para la familia y a correr sin reloj y sin ir tan apurado. Dará igual el crono.

PLAN DE ENTRENO DE LA SEMANA PASADA

Como hago todas las semanas, os dejo el plan realizado la semana pasada. Se me ha pasado dejarlo antes.


El sábado descansé y el domingo me me fui a hacer una tirada mediana por la zona del Hotel el Hidalgo en la que pasé mucho calor. El lunes alterné carrera continua con gradas para ir entrando de lleno en el periodo de fuerza que debo recorrer durante unas semanas, buenas sensaciones ese día. El martes descansé y el miércoles hice cuesta en el camino del Angel, para luego hacer un rodaje en progresión terminando fuerte. Buenas sensaciones también, pero sentí ciertas molestias en un gluteo que luego han ido desapareciendo. El jueves troté un ratín y el viernes hice un rodaje a ritmo moderado que se caracterizo por el calor que hizo. Semana de transición para ir encontrando de nuevo las sensaciones después de la maratón. Pocos kilómetros acumulados, 47.


MIÉRCOLES 20: SERIES DE 300 CON LA LENGUA FUERA

El miércoles 20 me acerqué corriendo al parque a eso de las 20:45 horas. La gente me preguntaba por la herida de la pierna y era un poco ridículo explicar cómo me lo había hecho, no tenía mucho sentido: "Sí, estaba terminando los 10 kms giré y en lugar de seguir por el asfalto me fui derecho al seto para ir por la tierra. Entiéndelo iba extenuado y el riego sanguíneo no me llegaba bien a la cabeza". Véís, si lo estáis leyendo comprobaréis que para vosotros tampoco tiene sentido.

El caso es que calenté casi 20´y me puse a estirar. Hablé con Maroto y con Javier mientras tanto de las malas sensaciones y la imposibilidad de correr bien cuando hace calor, y también de cómo no hay que ser tan impulsivo y salir a por todas cuando lo que estás haciendo es firmando una nota de suicidio. Joaquín el presi, apareció para decirnos que estaba cantado lo que me iba a pasar y que habían visto en el blog que me quería redimir corriendo los 10 kms de Piedrabuena. Por favor, maticemos, eh, no redimirme, autocastigarme. Es imposible redimirse del pecado que cometí. Así que haré como Robert De Niro en aquella magnifica peli del 86, "La Misión", cargaré con mis culpas y sufriré, pero espero que menos que él.

Volviendo a lo que nos ocupa, tras calentar me fui a la recta inicial del parque y comencé a hacer las series, y bien la primera, bastante suelto, mejor la segunda, y me mantuve así hasta la cuarta, en unos tiempos de cercanos a 1´03´´. Entonces llegó Agustín Quintana, que sabía que es una bestia humana corriendo, por su currículum y porque ya había compartido entrenos y alguna carrera con él, pero no sabía que es una máquina de correr series rápidas. Corrimos la quinta y él iba como si nada, el tiempo 59´´, vaya. No noté excesivamente el esfuerzo, pero menos lo notó él. Tocaba estirar 2´´ antes de hacer la segunda tanda de 5 y estuvo trotandillo durante ese tiempo. Las otras cinco fueron las más divertidas: 57´´, 56´´, 55´´ y en la penúltima le dije que tirase que se estaba reteniendo. Le puso el turbo y yo a verle la matrícula, en esa él 51´´ y yo 53´´, con un subidón de pulsaciones considerable. La décima iba a ser la definitiva, salíó otra vez fuerte y le seguí hasta donde pude, de forma que los 40 metros últimos los hice totalmente exhausto y machacado, marcando él un tiempo de 50´´ y yo de nuevo de 53´´.

Tras esto, dimos una vueltecilla de descalentamiento a la que se unió Patricia Sáez y nos contó los preámbulos de su Campeonato Máster en Murcia, de aquí a unos días. Desde aquí le deseo mucha suerte, aunque creo que está bien preparada, tiene calidad y es una buena sufridora. Lo peor que tendrá será la temperatura en verano a las 11:00 horas, con el calor que desprende el tartán y en una de las zonas de la geografía española donde más calor suele hacer. Tiene un 5000 por delante.

Tras esto me volví a casa a medio trote con las piernas bastante cargadas pero sin molestias, que esto es de agradecer. Al llegar a casa estiré y a hacer la cena.

Después viendo la tele con mi mujer caí en la cuenta que la carrera nocturna de Piedrabuena coincidirá plenamente con los cuartos de final del europeo donde España se la juega con Francia. Vaya tela, ya no puedo elegir, tendré que correr.



miércoles, 20 de junio de 2012

MARTES 19: CITA CON LAS CUESTAS AGRESIVAS

Tras un descanso merecido en el que reflexioné bastante sobre dónde estoy y a dónde quiero ir, llegó el martes, y el planning decía que tocaban cuestas. Madrugué con ánimos renovados pero no con muchas fuerzas, fui corriendo al cerro del Angel, y acometí la cuesta que sube hasta casi la cima, de unos 500 metros y con una pendiente media de aproximadamente un 6%. Hacía fresquito y subí bastante bien de pulsaciones y de piernas, y mejor que lo hice la segunda, la tercera e incluso la cuarta vez en las que repetí el proceso. Satisfecho por el esfuerzo volví a casa. Tiempo total unos 55 minutos. Al llegar a casa estiré, que falta me hacía

martes, 19 de junio de 2012

II EDICIÓN DE LOS 10 KMS POR LA INTEGRACIÓN: LA CRÓNICA

Tras el descanso obligado del sábado, el domingo tenía nueva cita con las carreras populares, en este caso en casa, y en teoría un tipo de carrera mucho menos exigente que una maratón. Pero por mi parte he de decir que los 10 kms siempre tienen su punto de sufrimiento, debido, sobre todo, al ritmo exigente que hay que imprimir a la carrera si quieres hacer un buen tiempo. Después de una noche en la que fui incapaz de conciliar el sueño profundo, y no me preguntéis porque, me levanté a eso de las 08:00, desayune relativamente ligero. hice la bolsa y me fui andando al Convento, donde tendría lugar la salida. Llegué a eso de las 09:15, recogí la bolsa de corredor y comencé a charlar con unos y con otros. Recordaba la misma carrera de la edición anterior, y pensé que ya me relacionaba con casi todo el mundo y eso es bueno, porque hace más agradable esta afición.

Luego la foto de club, la cual muestro:


Después calenté un rato con Maroto, un buen runner que sabe un montón de maratones, y de eso charlamos, precisamente:

Sentía un considerable entumecimiento en las piernas, probablemente de no haber descansado bien durante la noche, pero suponía que no se notaría durante la carrera. Y a pocos minutos para la salida no tenía claro aún si me lo iba a tomar en serio o simplemente iba a ser una carrera en plan rodaje rápido. Quizá el calor reinante en el ambiente aconsejaba esto último.

Finalmente se dio salida y los poco más de 100 corredores que tomabamos parte en la misma se partieron en varios grupos desde el comienzo.




Enseguida comprobé como me ubicaba tras los primeros 10 o 12 corredores que salían a por todas; delante de mi iban David Jiménez y Patricia Saéz, como a unos 60 metros, pero hubiera sido muy irresponsable de mi parte tratar de ir con ellos. Cuando llevábamos recorridos unos 300 metros se sumó a mi un buen runner, Juan Ignacio, del Valdepeñas Athletic Club, y recordando la edición del año anterior, decidimos ir juntos. El primer kilómetro por debajo de 4´, concretamente 3´57´´, el segundo aún más rápido, no sé si porque estaría mal medido, 7´40´´ salió el 2000, y así fueron transcurriendo los siguientes kilómetros con un calor que rozaba lo insoportable.




Pronto intuí que me estaba pasando de rosca, pero no sospechaba cuánto. En el kilómetro 3 aproximadamente, Juan Ignacio bajó el ritmo, lo cual creo que fue inteligente por su parte, pero yo continué igual. Llegamos a la parte más dura de la carrera, la zona que iba hacia la circunvalación y donde daba el sol de lleno. Antes del kilómetro 4 me pasaron otros dos corredores muy conocidos, Pedro Romero y José María, e iban como si nada, como si fueran calentando. Me desmoralizó un montón porque yo comenzaba a ir tocado. La vuelta al pueblo se hizo muy dura hasta llegar al avituallamiento en el kilómetro 5 y medio aproximadamente. El 5 lo había pasado en 19´57´´ lo cual no estaba mal, pero quien iba mal era yo. En el kilómetro 6 aproximadamente tras pasar por la zona de salida, comencé a tener pensamientos de pararme e hice un amago, fueron como tres pasos y 6 o siete segundos en el que casi paré, pero continué después. A la vuelta antes de coger la calle de la Virgen para subir a la plaza, otro parada muy breve, en la subida tras pasar por la plaza, otra más, hasta que llegué al colegio Jesús Baeza donde me recuperé bastante, quizá porque era comenzaba la cuesta abajo. Cogí un ritmo más constante y lo bueno me duró hasta que llegué a la zona del Mercadona antes de llegar al parque, cuando apenas quedaban kilómetro y medio. Estaba desfondado y el crono marcaba aproximadamente 34 minutos y medio. En otras circunstancias podría haber hecho 40´y pico pero no en estas. Pasé por delante de mi mujer y los crios y ni pude saludarlos, entré en el parque muerto pensando que sería la peor vuelta que he dado a ese recinto jamás, quedaban 600 metros y volví a pararme, increible, de nuevo otros 8 o 10 segundos, continué y al girar para coger meta me fui hacia el seto para meterme a la zona de tierra, no sé porque lo hice, pero lo hice, y con una rama me rajé la pierna y ni me enteré (en la foto de abajo se aprecia la herida de mi muslo derecho). Llegué a meta tratando de esprintar y conseguí bajar de 42´, tiempo 41´42´´, pero vaya carrera.


Cuarto clasificado en mi categoría, pero eso da igual, porque hubo mucha gente inteligente que se lo tomó como un entreno y no como algo serio. Esa debería haber sido mi estrategia.

Al final llegué sin molestias, sin problemas, pero deshidratado y muerto. ¿Por qué me ocurrió?, por soberbio, con el calor que hacía debería haber planteado todo de otra forma.

Así que lo mejor es autocastigarme y por ello me he inscrito a los 10 kms nocturnos de Piedrabuena. Esta vez trataré de no mirar el crono

lunes, 18 de junio de 2012

JUEVES 14: ENTRENO RÁPIDO LA ROJA NOS LLAMA

El jueves no madrugué y lo dejé todo para la tarde, pero como tenía que estar los niños me esperé a que saliera mi mujer del trabajo, así que fui al parque con el tiempo justo para un entreno rápido para que me diera tiempo ver jugar a "la roja", que jugaba a las 20:45. Asi que me puse a dar unas vueltecillas con un grupo nutrido de runners y finalmente hice 22´. Poca cosa

VIERNES 15 LOS CAMINOS Y EL CALOR

El viernes por la tarde saqué un hueco por la mañana para ir a correr a la pista, así que fui trotando a la misma y allí me encontré con un antiguo runner que ha vuelto a las andadas, Benito Carrero, nos líamos a hablar y entre pitos y flautas me despisté y se me fue el tiempo. Hice con él un par de progresivos, y en frio, y volví trotandillo a casa con el tiempo justo para ducharme e ir a por los crios al colegio. Se puede decir que este entreno no cuenta. Por la tarde y con el calor que hacía a eso de las 19:00 horas, dejé a la niña en casa de mis padres y me fui a hacer un circuitillo por los caminos de detrás del cementerio. Total, unos 7 kilómetros que me propuse hacer a ritmo alegre y que se hicieron insufribles con el bochorno. Me salió a una media de 4´32´´ y fue un pequeño suplicio.

jueves, 14 de junio de 2012

II EDICIÓN 10 KMS POR LA INTEGRACIÓN


El próximo domingo, 17 de junio, se celebra en Valdepeñas la II Edición de los 10 kilómetros por la Integración, organizado por el Valdepeñas Athletics Club y a beneficio de AFAD. Tendrá lugar a las 10:15 horas en las inmediaciones del Convento, en el canal y que discurre en gran parte de su recorrido por el mismo, es decir, por la Avenida Primero de Julio, para luego salir de la misma, pasar por La Plaza de España, San Marcos, Avenida de los Estudiantes y terminar el Parque Cervantes. Supongo que el recorrido es el mismo que el del año pasado y espero que el calor no sea tan molesto como en la anterior edición. El caso es que me he inscrito sin estar muy seguro de querer correr. Va a ser mi primera prueba como integrante del Extenuación Valdepeñas y espero que se dé bien, o al menos que no termine con las molestias en el tendón de aquiles que sufrí el año pasado al terminar. Tiempo a batir, el 41´58´´ del ese mismo año, aunque ya en las medias he logrado bajar de 41´. No sé si estoy para intentar bajar y sólo cuando me vea corriendo iré a por ello o simplemente la disfrutaré.


En cuanto a los inscritos, la mayoría son atletas locales y hay un total en estos momentos y a falta de actualización de 90, de los cuales unas 10 mujeres y el resto, obviamente hombres.

A ver qué tal se da..

miércoles, 13 de junio de 2012

MIÉRCOLES 13: SE ME HABÍA OLVIDADO QUE SE SIENTE HACIENDO CUESTAS POR LA MAÑANA

Madrugué y a eso de las 07:00 horas estaba yendo al Angel, con un fresquito que se agradecía. Sentí una pequeña contractura en el glúteo izquierdo, pero le hice caso omiso. Cuando llegué al pie del cerro mencionado lo ascendí por el camino duro que hay, y al llegar arriba, volví sobre mis pasos y otra vez ataqué la dura cuesta. Muy buenas sensaciones en la subida, sobre todo en cuanto a pulsaciones. Cuando llegué por segunda vez arriba, bajé por el camino y una vez abajo fui por la vía de servicio para coger el camino que bordea los cerros de alrededor y acabé volviendo por el camino de membrilla. Esto último fue en progresión recuperando unas muy buenas sensaciones y un muy buen ritmo, que calculo que estaría cercano a los 4´10´´. En el último kilómetro me relajé y me lo tomé como un descalentamiento. Distancia total incluyendo las dos ascensiones, unos 11,5 kilómetros. Tiempo 58 minutos.

MARTES 12: DESCANSO MERECIDO

Bueno, no sé si merecido, pero el cuerpo lo pide y hay que escucharle. Así que puse la oreja y le hice caso.

LUNES 11: ACTIVANDO LAS PIERNAS CON UN POCO DE GRADAS

Me planteé ese día como un entreno combinado rodando 3 kilómetros y haciendo tres series de gradas entremedias de cada rodaje de esa distancia. Así comencé, con el calentamiento de 3 kilómetros, hice las tres series de gradas, comencé un nuevo rodaje, más exigente y cuando llevaba casi 2 kilómetros apareció Nico Hernández, un buen runner y nos líamos de chachara yendo a un ritmo más suave. Cuando hice otros 4 kilómetros más con él terminé con 3 series de gradas finales. Distancia sin gradas 9 kilómetros y con gradas 9,6. Buenas sensaciones generales y sobre todo musculares, salvo por cierto agarrotamiento que aún siento en los pies, fruto, sin lugar a dudas, de la maratón.

DOMINGO 10: A PASAR CALOR RODANDO

El domingo me fui por los caminos de Dios a las tantas, concretamente a eso de las 12:15. Si no me dió un golpe de calor fue porque estoy acostumbrado a las altas temperaturas, por algo soy manchego. Hice unos 13,5 kilómetros yendo hasta el Hotel El Hidalgo por la vía de servicio, y volviendo por un camino intermedio. Tiempo total 1 hora 8 minutos, es decir, no fui fuerte.

SÁBADO 9: DESCANSO PARA MIS PIERNAS

El sábado me encontré sin ganas de salir, a pocas horas de las series del viernes, así que tiré por la calle del medio y descansé. ¿Quién me obligaba a entrenar?

VIERNES 8 YA LLEGAN LAS SERIES DE 300 OTRA VEZ

¿Por qué no?. A menos de una semana desde la maratón, decidí hacer 10*300, eso sí, suaves. Calenté y pese a no estar muy allá en cuanto a sensaciones, comencé la primera tanda de 5, y aunque me encontraba algo pesado no sentí molestias. A partir de la tercera-cuarta las sensaciones mejoraron y los tiempos también. La segunda tanda de 5 se hizo incluso mejor, bajando hasta el 1´01´´ segundos de la última.

Finalmente, entrenamiento satisfactorio, como puse en la pasada entrada relativa al plan semanal realizado. Los tiempos entre 1:01 y 1:08, cero molestias y calentito a casa

lunes, 11 de junio de 2012

MI GRAMOLA: ESPECIAL TOM PETTY AND THE HEARTBREAKERS

Hola a tod@s,

Os he actualizado la gramola con un buen grupo de los de siempre, vaya que no es nuevo: Tom Petty and The Heartbreakers.

Espero que os guste.

Saludos

domingo, 10 de junio de 2012

PLAN HECHO DURANTE LA SEMANA

Obviamente, el plan de esta semana ha estado marcado por la maratón del sábado. Muchos expertos dicen que se debe descansar entre 2 y 4 semanas después de una maratón, pero no he hecho mucho caso, y trato de ser fiel a eso de escuchar mi cuerpo, aunque me esté equivocando. Cuando me hube recuperado de las molestias lógicas de la maratón, y eso fue el martes, salí a rodar un poquito, y troté más de lo previsto. El miércoles tenía pensado salir otra vez para hacer algo suavito, pero no me apetecía y no lo hice. Salí el jueves y las sensaciones mejoraron un poco, corriendo 50 minutillos. El viernes fue un buen entreno, porque hice series de 300, concretamente 10 a un ritmo más lento del que puedo desarrollar, pero bastante suelto. El sábado no sentí muchas ganas de salir, quizá por las series del día anterior, así que hoy he hecho una tirada de unos 13,5 kilómetros, marcada por el calor, debido a la hora en la que la he hecho, entre las 12:15 y la 01:25, pero en la que ya voy recuperando poco a poco sensaciones, aunque me falta frescura. Bien muscularmente.

Ante mi un verano en el que debo tratar de conservar la forma mínima, para atacar a partir de la tercera semana de agosto un plan fuerte para acometer la Maratón de Valencia del 18 de noviembre. Este ha sido el plan hecho:





sábado, 9 de junio de 2012

YA NO CORRO SOLO: EXTENUACIÓN VALDEPEÑAS

Estimad@s amig@s, desde el miércoles pasado ya no voy por libre porque me inscribí al Extenuación Valdepeñas. Es una forma de agradecer tanto apoyo recibido y también una manera de integrarme en un grupo que ha hecho y está haciendo una gran labor por el running en Valdepeñas. Espero aportar todo lo que sepa y pueda en esta nueva etapa.

viernes, 8 de junio de 2012

PRÓXIMA PARADA: "MARATÓN DE VALENCIA", CONEXIÓN CON "MARATÓN DE ESTOCOLMO" Y CON "A DONDE ME LLEVE MI DESTINO"

Todo esto no debe parar, así que ¿para qué esperar más?.  Sabía que quiero más y que por la ley de la compensación la siguiente debía ser en España y que supusiera el menor engorro posible; a poder ser lo más llana posible, y que no estuviera lejos de casa; que a su tuviera afluencia de corredores y público y con suficiente solera, ah, que se celebrase en otoño y que no se fuera calurosa. Bueno, la candidata que cumple todas estas características es la Maratón de Valencia, una de las Top 10, diría de las Top 5 en la lista de mejores maratones españolas, tras la MAPOMA, la Maratón de Barcelona y similar a la de San Sebastián, Sevilla, Bilbao, etc.

La fecha que he de marcar en mi calendario es el 18 de noviembre, es decir, que tengo por delante 5 meses y 10 días, de tal forma que 2 meses sean transitorios para comenzar la preparación específica en la tercera semana de agosto, aproximadamente. Este es el cartel:









La maratón promete, y le precede buena fama. El inicio y el final es en un entorno bonito y privilegiado, pasa por algunas zonas monumentales de la capital del Turia, pero según he oído también pasa gran parte de su recorrido por zonas más de extraradio. Lo más importante es que Valencia está cerca de casa, la logística será infinitamente más sencilla que la desplegada para Estocolmo, no hay que hacer turismo porque ya conocemos Valencia, pueden ir los niños, es llanita, etc, etc.

Objetivo: ya no me puedo conformar con el objetivo de terminarla y disfrutarla, porque eso ya lo he hecho en Estocolmo. Cada maratón es un mundo pero yo no debo quedarme donde estoy y he de marcar un objetivo alcanzable y motivante para animar estos meses. Hacer un sub 3 creo que no estará a mi alcance dentro de 5 meses, pero puede ser interesante volver a hacer una planificación con esos números detrás. En principio, el objetivo debe estar en las 3 horas 10 minutos si todo va bien.

Os dejo el link y os voy manteniendo al corriente:

http://www.maratonvalencia.com/

jueves, 7 de junio de 2012

JUEVES 7 CIRCUNVALACIÓN Y TIRADILLA MEDIO LARGA

A eso de las 10:15 horas aprovechando que era fiesta, salí a correr con mejores sensaciones que el martes, pero sin ritmo. Me hice la circunvalación y necesité de 30 minutos para comenzar a experimentar buenas sensaciones. Hacía mucho calor y al llegar al parque me refresqué y me puse a estirar. Llegaron el presi y Julián y otra vez de charloteo.

Ya está hecho, me he inscrito al Extenuación Valdepeñas. A partir de ahora pertenezco a un club, aunque antes de ahora no me he sentido solo en ningún momento.

Ahora a decidir qué hacer, a donde ir. Casi seguro que planifico la Maratón de Valencia para noviembre. Ahora unas semanas a medio gas y antes de que termine junio comienzo con la planificación.

Entreno de hoy: 52 minutos unos 10 kilómetros

MIÉRCOLES 6 DESCANSO POR SENSACIONES

Tenía previsto salir a correr, sin nada definido. Pero cuando llegó la hora me sentía con pocas ganas y decidí no salir, porque no tenía porqué hacerlo. Descanso improvisado

MARTES 5 A SENTIRME DE NUEVO CORREDOR

El domingo fue muy duro, todo el santo día viajando. Menosmal que el día siguiente tenía vacaciones. Las piernas estaban muy bien, fuertes y sin molestias, la uña iba mejorando y los pies se me hincharon un poco y estaban algo acartonados pero nada muy reseñable. Tras el domingo y lunes de descanso, decidí salir a correr el martes tras la jornada de trabajo. Me enfundé la NB viejas y me fui corriendo al parque, sintiendo al principio una sensación rara, no de agarrotamiento, y sí como de trasplante. Como si me hubieran trasplantado todo mi cuerpo y no me perteneciera, porque no lo sentía mío. 

 


Sin embargo no me dolía nada. Una vez que llegué al parque me encontré con mucha gente que me preguntaba y me daba la enhorabuena. Me puse a correr con el presi, Joaquín, y con Julián, y el tema de conversación estaba claro, la maratón. Me sorprendí cuando ví en el reloj que llevaba 43 minutos corriendo, así que me fui para casa, y bajé un poco el pistón. Finalmente 50 minutillos de carrera continua.

Estiré y ya está, sigo siendo corredor.

MARATÓN DE ESTOCOLMO: EPÍLOGO



La mayoría de las veces nos pasa que lo que había sido planeado antes, una vez sucedido, se adorna de matices, contradicciones y situaciones que no estaban previstas. Acababa de terminar la maratón y donde había imaginado un final muy emocionante con Mercedes gritando desde las gradas, yo temblando de la emoción y sintiendo un momento muy especial, en lugar de eso me encontré con: una entrada al estadio totalmente out, no sentí la presencia de mi mujer, ella no me vio llegar a pesar de que estaba en la grada, al cruzar la meta y pararme tan sólo sentía vacÍo. Estaba alegre por haber conseguido el reto, pero esa alegría estaba huérfana de emoción. También estaba un poco decepcionado por el bajón del final, aunque sabía que había disfrutado enormemente la carrera, incluso más de lo que me hubiera imaginado jamás. Cierto es que donde pensé que habría jubilo, sol y satisfacción finalmente hallé cierta soledad, frío y aturdimiento.

El gesto de Roger esperándome en meta fue emotivo, eso sí. Al parar no sentí ganas de echarme al suelo, no estaba cansado como para eso. Tampoco estaba mareado y muy falto de fuerzas. Fuimos andando a la zona de asistencia habilitada, que caía al menos a 500 metros, pero no recuerdo ese trayecto, ni recuerdo que le dije a Roger; si recuerdo comenzar a tartamudear del frío. Abrí la bolsa que nos dieron y me comí una chocolatina, y dejé de ver a mi compañero de fatigas, no sé donde se metió. Enseguida me dí cuenta que tenía que ir a por la bolsa donde tenía la ropa seca y que estaba en una explanada expuesta al frío y a la lluvia y aunque me daba bastante pereza salí a por ella. Cuando encontré el área donde estaba contenido mi número de dorsal le dije tartamudeando mi número de dorsal a un niño, que se puso inmediatamente a buscarla, pero no la encontraba. Cada segundo que pasaba me encontraba peor así que le dije el número a otro hombre: "one thounssaandddd, nineeee hundreeeeed sixtyyyy sixxxxx". El hombre finalmente me dio la bolsa y allí mismo me agaché, me quité la camiseta de tirantes y la interior y saqué toda la ropa de la parte superior que tenía. El caso es que me faltaban fuerzas para meter el brazo izquierdo en mi chubasquero kalenji, así que me dirigí con el brazo en cabestrillo a una tienda de campaña destinada a la asistencia del corredor.

Al entrar a la misma comprobé que el panorama era diría que casi desolador. Un montón de corredores tiritando igual que yo, atendidos por 10 u 11 voluntarios/as que no daban a basto. Me senté en una silla y traté de ponerme bien el chubasquero hasta que una voluntaria me ayudó a ponérmelo. Me comí una bolsa de almendras que me sentaron genial y otra voluntaria me preguntó qué tal estaba. Le dije que no muy bien, y así me vería porque me dijo que me tumbase en la camilla, no sin antes quitarme el pantalón que estaba chorreando y las zapatillas; me ayudó a esto último pero a quitarme el pantalón no, supongo que por si me daba vergüenza. A mi no me daba mucha, porque estaba sin dignidad, así que alguna sueca vería mis partes nobles con toda seguridad, pero no le importaría mucho. Tras ponerme el pantalón del chandal me tumbé en la camilla y me llenaron de mantas comenzando a frotarme con fuerza para que entrase en calor. También me quitaron el gorro y me frotaron el pelo. Me dieron un café y un pastel y cada no más de 5 minutos me preguntaban. Conforme me fue cambiando el color de cara se fueron ocupando más de otr@s necesitad@s y llegado el momento me levanté, me até las zapatillas y salí de la tienda sin poder agradecer a nadie. Quedaba el último escollo de la maratón, recorrer un kilómetro andando totalmente dolorido, con frío, lluvia y viento, y no lo pensé mucho. A un ritmo de no más de 3 kilómetros por hora cogí rumbo al hotel haciéndome muchas preguntas: ¿qué demonios hago aquí?, ¿por qué hacemos los humanos estas cosas?, ¿dónde estará Mercedes?. Sin embargo en todo momento sabía que volvería a correr otra maratón, porque la experiencia había merecido la pena.

Llegué al hotel unos 20 minutos después, pedí la llave en recepción y tuve que subir las escaleras andando porque el ascensor estaba "Out of order". Murphy sabía mucho cuando saco su ley. Entre en la habitación y comprobé que Mercedes estaba metida en la cama tiritando. Quizá ella lo pasó peor que yo durante la maratón.

Echamos una siesta larga y nos levantamos a la hora de la cena ya mucho mejor. Me dolían algo los pies, pero apenas las piernas. Sentí que la uña estaba tocada, pero muscularmente estaba bien. Aquella noche nos metimos entre pecho y espalda una pizza familiar y hasta donde pudimos de una ensalada kebak demasiado grande y especiada. Al día siguiente teníamos que madrugar a eso de las 05:00 para coger el camino de vuelta y si os puedo decir que al volverme a acostar sentí un gran regocijo, el que se siente cuando se sabe que has hecho todos los deberes y los has hecho lo mejor que podías o sabías.

Así que, ya se termina esta aventura. Habrá que inventarse otra para mantener vivo el blog, porque si no ¿de qué ha servido?. Lo importante de todo esto ha sido el proceso, así que habrá que comenzar de nuevo.

¿Qué si recomiendo la Maratón de Estocolmo?. Sin dudarlo, la ciudad es preciosa, la maratón muy bien organizada, la gente supercívica, y se desvivieron por los corredores en unas condiciones inhumanas para éstos. Pero ojo, los voluntarios y el público asistente también lo pasó mal y cumplieron fenomenal con su trabajo.

Todo esto se quedará grabado en el disco duro para no poderlo rememorar cuando haga falta y os puedo decir que ya desde que ocurrió ocupa un lugar privilegiado en mi lista de recuerdos.

Gracias por vuestra atención queridos amig@s



MARATÓN DE ESTOCOLMO: CAPÍTULO 4 EL DESENLACE

Treinta kilómetros, la distancia mágica, aquella que nunca había sobrepasado en mis entrenos, estaba a la espera de que suceda algo especial pero nada ocurrió, salvo que seguíamos corriendo tratando de mantener el ritmo. íbamos avanzando sin dejar de adelantar corredores, y cada vez se veían más "cadáveres" a los que el tío del mazo ya les estaba visitando. Pasamos por el túnel del aparcamiento del Mercadona, como yo lo bauticéo (no es que hubiera ningún Mercadona allí, Roig no ha conquistado todavía Suecia), y saludamos a los cámaras de televisión que estaban encaramados en lo alto. Entramos de nuevo en Sodermalm y le comenté a Roger que mi dorsal tan sólo se sostenía ya por dos imperdibles. No sé como lo hice pero seguro que sería de los pocos maratonianos que acabaron la carrera sin dorsal por culpa de la lluvia.

No quiero exagerar mucho los hechos, aunque mi vocación frustrada de escritor podría dar pie a ello, pero parecia que me hubiesen echado el cenizo porque aproximadamente en el kilómetro 31 y medio comprobé como el cordón de mi zapatilla izquierda, donde iba el chip, se me había desatado. Recordé la conversación que tuve con Mercedes cuando me agarré dicho dispositivo: como no fui capaz de engancharlo con la banda de papel plastificado que daba la organización y opté por agarrarlo con el nudo de la zapatilla (seguro que sería de los pocos runners que hizo esta locura) Mercedes me dijo que el cordón tendería a desatarse por el hecho de resbalar con el plástico del chip. Así fue; menosmal que le hice caso y me hizo un doble nudo bien fuerte, porque ahora lo que tenía ante mí era la zapatilla desatada pero al menos el chip sujeto por el nudo interior. Hice referencia al problema a mi partener sueco y me miro casi con compasión. ¿Cómo podía correr?, malamente porque el pie bailaba un poco en un montón de agua y no fui pisando bien desde ese momento. Decidí agacharme para atarlo, pero enseguida desistí y me volví a incorporar. Roger me sacaba unos 150 metros que recuperé en un pis pas porque pese a todo me seguía encontrando fuerte.

Ahora venía otro escollo, el puente, con lluvia muy intensa, subimos el repecho de antesala al verdadero sufrimiento. Las piernas picaron un poco, pero no hubo problema. Enfilamos mirando al norte con todo el viento de cara y la pendiente positiva, la muerte. La gente que ibamos adelantando emitía quejidos y no sé si tacos en sueco y otros idiomas, yo mismamente dije un par de veces "mierda". Pero tampoco fue para tanto, ya que llegamos a la pendiente negativa y todo fue mejorando. Al bajar del todo un grupo de música estaba tocando Another Brick in the Wall, Pt. 1  de Pink Floyd, de su album "The Wall", es decir, "el muro", es decir, "el tio del mazo". Intenté hacer este comentario a Roger, pero creo que era demasiado joven o quizá no era muy fan de este tipo de música, o quizá me expliqué mal.

Dejamos el agua a la derecha e ibamos derechos a la T-Centralen nuevamente. El kilómetro 35 arrojaba los siguientes datos:



Es decir, un paso de 23´25´´ que indicaba que aún ibamos a buen ritmo pese a los accidentes. El kilómetro 31 fue sorprendente, quizá por la cuesta abajo, 4´39´´ eso fue en la zona donde paré para ver si me ataba las zapatillas, y perdimos algo de ritmo, y luego 4´41´´ y sobre todo 5´08´´ eso en plena subida del puente. El último ya era un ritmo más normal, cercano a 4´40´´. Acumulado de tiempo en 35 kms, 2 horas 38 minutos 30 segundos.

Los datos de la organización.




Según los datos oficiales, últimos 5 kilometros en 24´07´´a 4´50´´ de media. Tiempo total 2 horas 40 minutos 47 segundos, con un desfase de más de 2 minutos en tiempo y de unos 500 metros en distancia.

La foto que os pongo creo que es en la zona cercana a los 35, en Norr Mälarstrand. No os engañéis, es de archivo, porque ese brillo del sol en el agua pertenece a otra maratón.



Seguía feliz, pero ya más cansado. Avanzábamos por el 36 y avituallé isotónica. Tenía la sensación y el convencimiento de que ibamos a terminar la maratón juntos Roger y yo, y así se lo hice saber. Le pregunté cómo iba de piernas y fuerzas y me dijo que bien dentro de lo que cabía. Yo le dije que iba ya bastante cargado. La foto que os dejo es de algún  lugar entre el 35 y la T-Centralen:



Se puede comprobar que ya no iba tan entero. En cuanto bajamos por un puente para subir y girar a la T-Centralen había un repecho de unos 200 metros que me acabó de rematar, aproximadamente kilómetro 37. Desde ese momento sufrí lo que denominé un "general breakdown" como le hice saber a Roger. Fue más o menos por esta zona:



Desde luego yo no iba tan alegre como el que sale en la foto. Roger me dijo que seguiríamos hasta el final y yo le comenté que no podía con el ritmo. Aflojamos y hasta el 38 fue un poco complicado. Ya en el 38, cuando cogimos Odegatan otra vez, estaban dando Dextrosa, y me puse contento pensando que me salvaría la vida. Había una cuesta importante para mi, porque el mareo no me dejaba correr. El caso es que cuando la cuesta terminó y hubo pendiente negativa me recuperé bastante y así fue hasta el 40. Ya no quedaba nada y Roger hizo hincapié en ello. Mi Garmin marcaba:



Habíamos hecho los últimos 5 kilómetros en 25´38´´, es decir, a 5´07´´ el kilómetro y el paso total había sido de 3 horas 4 minutos y 8 segundos. Recuerdo que eché cuentas y pensé que no podría jamás bajar de 3 horas 15 minutos como me había propuesto, porque no podía ir ya fluido. El tiempo oficial era:


3 horas 6 minutos y 56 segundos, con un desfase de casi tres minutos y unos 500 metros. Últimos 5 kilómetros en 26´05´´.

Roger me volvió a animar y yo desistí, me dolía bastante el pie y le dije que siguiera que nos veríamos en meta. Corrí unos 300 metros más y conforme giramos la derecha por la avenida de árboles, paré y perdí en torno a 1 minuto 45 segundos en quitarme los guantes, desatarme el nudo con las manos heladas y atarme la zapatilla. Sólo me puse un guante y el otro me lo enganché en el pantalón y a sufrir. Fue ciertamente un alivio pensar que los escasos dos kilómetros que quedaban los haría con la zapatilla abrochada y sin sentirme mal por Roger, así que a no más de 6 minutos el kilometro sufrí lo que tenía que sufrir para pasar por el 41, continuar hasta el giro a izquierdas que mostraba la torre del estadio (donde en la vuelta anterior pensé cómo estaría a estas alturas), y subir rezando la cuesta que me llevaba a los aledaños del recinto. Ya no había cuesta arriba y todo estaba hecho. Entre en el estadio como en una nube, pero no disfrute como creía, porque estaba demasiado out, demasiado desconectado. Entre el 35 y el 40 había perdido 83 puestos, y en sólo 2 kilómetros 200 perdí la friolera de otros 296 puestos adicionales


En esta corta distancia, mi tiempo fue de 15´49´´ para hacer 2,2 kms, a 7´el kilómetro, a los que hay que restarles los casi 2 minutos perdidos en al atado de la zapatilla, es decir, más o menos a 6´el kilómetro. El Garmin me decía:



Difícil de comparar por que para el Garmin la última vuelta consistió en 680 metros, ya que la distancia total medida por el aparato fue de 42 kilómetros 680 metros.

Pero llegué, y llegué bien, y allí estaba Roger esperándome y nos fundimos en un abrazo y me preguntó varias cosas, pero yo no tenía muchas ganas de hablar ni podía pensar en inglés. Tiempo oficial 3 horas 22 minutos 41 segundos. Me podía dar por satisfecho.

Recuerdo que pensé, ¿correría otra maratón?, y por mi mente salió una respuesta rápida: por supuesto.