RELATOS

Una vez iniciado el movimiento supe que no habría marcha atrás, sería difícil regresar a aquello que fui. Hoy soy otro ser: curtido, compañero del esfuerzo, amante de mis kilómetros. Sólo el fin de mis días debería obligarme a parar: ese es mi pequeño sueño.

domingo, 24 de junio de 2012

II EDICIÓN CARRERA NOCTURNA DE PIEDRABUENA: PRÓLOGO

Salimos de Valdepeñas los cuatro, es decir, los niños, mi mujer y yo, a eso de las 13:30 dirección a Ciudad Real. La idea era pasar todo el día por ahí, sin plan prefijado hasta la carrera. Una vez en Ciudad Real fuimos a engullir comida rápida, no me atrevo a denominarla "comida basura", en el Burguer King del Centro de Ocio Las Vías en Ciudad Real. Se nota la crisis ya que apenas había gente en los locales adyacentes. Yo como siempre le tiré al pollo, ya que no me hacen mucha gracia las hamburguesas de estos sitios. Los niños como no podía ser de otra forma, encantados. Nos asomamos a ver qué echaban en el cine, pero no había nada adecuado para Inés la peque, así que cogimos rumbo a las franquicias de compra del centro, con un calor de justicia, y allí comenzó a disfrutar mi mujer. En la Plaza del Pilar el mercurio llegó a marcar los 42 grados, aunque dudo que hiciese tanto calor. Tras las compras pertinentes y los berrinches colaterales relacionados con "Inés no toques aquí, Inés ven acá, Jorge deja a tu hermana...", no sabíamos que hacer y decidimos ir ya a Piedrabuena. Al llegar pude comprobar como el pueblo estaba lleno de cuestas y recuerdo que pensé que me iban a salir de 43 minutos en adelante. Llegamos a la zona polideportiva donde tendría lugar la salida y había bastante movimiento de peques y jovenzuelos ya que iban a haber carreras minis desde categorías pre-benjamin hasta cadetes.

Como el mundo es un pañuelo, o al menos eso dicen, me encontré con un antiguo runner de Valdepeñas, de mis épocas de atleta frustrado, Sarrión. Resulta que vive allí hace bastantes años. Estuvimos charlando un buen rato de viejas batallas, entre otros temas.

Aunque Jorge apenas ha corrido con nosotros, y a pesar de que no llevaba ni ropa ni calzado adecuado, y de que está en una forma muy regular, lo inscribí, previo consentimiento suyo, claro, a la carrera de su categoría, que suponían 800 metros.

Ya teníamos entretenta, así que fuimos viendo a los chavalillos correr, hasta que llegó la categoría de Jorge, alevines. Yo le había advertido que se lo tomara con calma, que no iba a ganar y lo importante era disfrutar la carrera temiendo que se parara al terminar la primera de las dos que tenía que dar de. El caso es que aunque salió más fuerte de lo que debía, aguantó relativamente bien aunque llegó hecho polvo:




Y estuvo bien aunque no sé si le acabará gustando esto de correr.

Tras la entrega de trofeos de estas minicarreras, habilitaron la zona donde se desarrollaría toda la logística de la prueba de mayores. Me fui a cambiar de ropa y después recogí la bolsa de corredor. En unos minutos comenzaban los Cuartos de Final del Europeo y nos fuimos los cuatro a comprar la cena a una tienda, estilo seven eleven, donde nos hicieron unas minipizzas y nos comimos unos helados mientras veíamos los primeros minutos del partido. Dio para ver el gol de Xabi Alonso y poco después subimos a la zona del auditorio, la zona antes comentada. Allí estuve saludando a un montón de runners, entre ellos a Gregorio Sánchez, runner de Puertollano con quién corrí la maratón en Estocolmo y a Marisol Gijón, con quién también corrí en tierras escandinavas. Estuve charlando un buen rato con Joaquín, nuestro presi en el Extenuación Valdepeñas, y como tio que sabe de que va esto, me vino a decir que yo era demasiado temperamental y que me debía tomar las cosas con más calma. Llevaba toda la razón. También intercambié unas palabras con Jesús Madrid, un atleta paisano del Valdepeñas Athletic Club que apunta alto, de hecho ya es Campeón en 3000 obtáculos de Castilla la Mancha y sus marcas miran ya a registros a nivel nacional. Marisol nos estuvo presentando a un montón de gente que conoce, de su club y de otros. Esta mujer es toda una institución en esto de las carreras populares, pero además lleva un montón de maratones a sus espaldas, siendo la actual Campeona de España de esta prueba en su categoría. Como anécdota, Jorge le pidió un autógrafo, pero Marisol en cambio, tan sólo le dio un beso. Fueron llegando cada vez más corredores, que se agolpaban alrededor de los dos televisores que puso la organización, y todos estábamos unidos por el mismo sentimiento que genera la roja. Aquí una foto que me echó mi mujer durante el partido (al fondo podéis apreciar la zona donde estaban los televisores antes comentados):



Cuando quedaban poco más de cinco minutos para el final del encuentro, nos fuimos Marisol, un grupo de atletas y yo a corretear para ir calentando. De nuevo un mogollón de presentaciones y me daba la sensación de que ya les había hablado de mi, y es que aventuras como la de Estocolmo unen bastante. Al rato de comenzar el calentamiento oímos bullicio y sonó un cohete, estaba claro, habíamos marcado el segundo y ya no habría prórroga, mejor. Llegamos a la zona de salida unos minutos antes de darse la misma, pero un problema electrónico en la alfombra supuso posponer la prueba unos minutos más. Aprovechamos para echarnos un montón de fotos:

En esta foto estamos los tres de la provincia de Ciudad Real que corrimos en Estocolmo. A la izquierda Gregorio Sánchez de Corricolano, a la derecha Marisol y en el centro un servidor.


















Por fin sonó el pistoletazo, a eso de las 23:00 horas. No hacía mucho calor, la temperatura era más agradable de lo que esperaba, pero temía mucho las cuestas, sobretodo después del calvario que había pasado la semana anterior. El resultado vendrá en la siguiente entrada...



No hay comentarios :

Publicar un comentario