RELATOS

Una vez iniciado el movimiento supe que no habría marcha atrás, sería difícil regresar a aquello que fui. Hoy soy otro ser: curtido, compañero del esfuerzo, amante de mis kilómetros. Sólo el fin de mis días debería obligarme a parar: ese es mi pequeño sueño.

lunes, 23 de febrero de 2015

LA CRÓNICA DE LA MEDIA MARATÓN DE VALDEPEÑAS 2015: MERCHE CONSIGUIÓ UN INSOSPECHADO PODIUM

Tras un sábado por la tarde en el que tanto Jorge como Inés corrieron en las carreras minis que organizaba el Ayuntamiento de Valdepeñas, y lo hicieron sin destacar pero disfrutando, llegaba nuestro turno el domingo por la mañana con nuestra participación en la Media Maratón de Valdepeñas. Era una cita claramente marcada en el calendario de mi querídisima esposa, ya que se trataba de su sexta media en 9 meses (antes jamás había corrido ese tipo de carreras), y su primera en Valdepeñas, el pueblo donde residimos. Y eso de correr en casa es lo que tiene, que tensiona más y hace que uno sienta el peso de la responsabilidad. No era mi caso ya que iba a acompañar a Mercedes y para mi, en cuanto a la exigencia física, no iba a ser más que un entreno largo y a ritmo medio. Hacia frío y nos costó quedarnos en ropa ligera, de hecho yo no me quité la camiseta interior. Tampoco calentamos gran cosa, el caso es que la hora de salida nos sorprendió no haciéndose mucho esperar. Sonó el pistoletazo y desfasamos más o menos medio minuto; ¡ya estábamos en otra media!. Los primeros 300 metros fueron un caos con gente que iba extremadamente lenta por delante, y es que creo que salimos demasiado retrasados. Tuvieron que pasar al menos 4 minutos para poder comenzar a correr con algo más de espacio y menos molestias. Aún así el primer kilómetro salió rápido, a 5´10´´ y como veía bien a Mercedes, le hice que se pegase a mi y le propuse un ritmo más vivo del inicialmente previsto. Pasamos la Calle Seis de Junio sin mayores problemas, bajamos bastante rápido por la Avenida de las Tinajas, regresamos por la misma, acometimos la cuesticilla de la Calle Amapola y bajamos bien rápido por la Plaza de España 




La media de ritmo iba saliendo muy bien: 5´18´´ y así pudimos pasar la primera vuelta, justo en el kilómetro 10 en un tiempo que se acercaba a la mejor marca de mi mujer en esa distancia: 53´06´´. Como no iba sufriendo pensé que iba a bajar con holgura su mejor marca, recién hecha en enero en la Media Maratón de Santa Pola, con 1 hora 56 minutos 32 segundos. En la cuesta inicial de la Avenida del Sur se agobió un poco porque tenía que tomarse el gel y para colmo nos adelantó el globo de la hora y 55, pero visto el ritmo sabía que iban más rápido de lo que marcaba la banderita y le dije a Mercedes que no se agobiara, algo que no pude evitar. La cuesta de Seis de Junio fue dura pero la llevó bien y se fue animando adelantando a gente, mucha de la cual se había pasado claramente de ritmo. Lo peor sin duda fue la vuelta que dimos por la calle Bodegas Morenito, porque psicológicamente agobia un poco salirse del recorrido de esa forma, pero aunque la media ya se situaba en 5´23´´, mi mujer conservaba buen ritmo y bastante regularidad a pesar de la dificultad de la altimetría. Pasó el mal trago de la Calle Amapola, donde se tomó una cápsula de glucosa y disfrutó en la zona de bajada hasta el canal, y fue allí donde le ví con los deberes hechos porque su cara no mostraba sufrimiento, y salvo cierto agarrotamiento de su rodilla mala, iba bastante entera. El último kilómetro, bastante duro en cuanto a pendiente, lo hizo muy bien, apretando, y pudo dejar el crono en unos magnificos 01:53:45, bajando en casi 3 minutos su anterior mejor registro






Pero cual fue nuestra sorpresa cuando descubrimos que había quedado tercera de su categoría como local, así que por suerte tuvimos que esperar a que subiera al podium, y aunque la espera fue larga mereció la pena. Sin embargo, lo más importante fue su mejora de rendimiento, sobre todo de cara a su cita en agosto con la Maratón de Helsinki.

Ya por la tarde, antes de anochecer nos fuimos los dos al Parque Cervantes a descalentar, y al poco de ponernos comenzó a tener fuertes pinchazos en su rodilla, claramente síntoma de cintilla, algo que no nos preocupó mucho. Ya en casa tuvimos una larga sesión de estiramientos y hoy me dice que "está molida". No me extraña.

 

2 comentarios :

  1. ¡Enhorabuena Mercedes! ¡ya con podium!..la progresión es evidente y manejas unos ritmos muy buenos que te van llevando a mejorar continuamente tus registros.Felicidades y a seguir en la línea.Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias en nombre de Mercedes. En cuanto a tí, no desesperes. A mi me pasó algo parecido en 2012 en Valencia y tres semanas después, con bastantes precauciones corría la Maratón de Castellón, quedando totalmente redemido.

      Eliminar