RELATOS

Una vez iniciado el movimiento supe que no habría marcha atrás, sería difícil regresar a aquello que fui. Hoy soy otro ser: curtido, compañero del esfuerzo, amante de mis kilómetros. Sólo el fin de mis días debería obligarme a parar: ese es mi pequeño sueño.

sábado, 18 de enero de 2014

CUARTA SEMANA DEL PLAN ESPECÍFICO PARA LA MARATÓN DE SEVILLA

Hasta el rabo todo es toro, y lo que se prometía una estupenda semana llena de buenos entrenos y de bastantes kilómetros, ha acabado siendo un pequeño desastre con los problemas que he tenido en el tibial que me han impedido entrenar bien el jueves y, directamente, entrenar el viernes. El sábado salió una buena tirada de casi 22 kilómetros, con subida a los molinos eólicos de la Sierra del Peral incluida, de la cual no terminé muy mal parado, el domingo fue un muy buen entreno de descarga de 14 kilómetros, con sesión de gradas y que me dejó lleno de optimismo; el lunes salió un entreno corto y rápido de 40 minutos que me hizo pensar que puedo volver nuevamente a correr una maratón en menos de 3 horas (pero eso es fácil pensarlo y difícil repetirlo); el martes no puede realizar un doblaje porque me resfrié y tan sólo hice unos 11 kilómetros, que no estuvieron del todo mal, y el miércoles fue, sin duda, el mejor día, con una tirada más o menos larga e intensa en cuanto a ritmo, con subidas exigentes al Cerro del Ángel; pero el jueves el tibial me fastidió totalmente y dio al traste con el entreno y el viernes descansé.

Total: 80 kilómetros de 102 planificados. Lo mejor es que ya estoy en otra semana y las sensaciones son nuevamente buenas.


2 comentarios :

  1. Poco mas que añadir a lo dicho por ti, salvo: "ladran luego cabalgamos".

    Un abrazo, Emilio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es una lucha constante. ¡Bendita lucha!

      Eliminar