RELATOS

Una vez iniciado el movimiento supe que no habría marcha atrás, sería difícil regresar a aquello que fui. Hoy soy otro ser: curtido, compañero del esfuerzo, amante de mis kilómetros. Sólo el fin de mis días debería obligarme a parar: ese es mi pequeño sueño.

martes, 15 de julio de 2014

LA MARATÓN DE VALENCIA 2014: ¿ME ESPERARÁ NUEVAMENTE EL HOSPITAL?

En plena planificación para afrontar el reto de la Madrid-Segovia me he planteado correr una maratón en otoño, pero compruebo que algo ha cambiado en mi, ya no es como antes cuando sólo le tenía respeto a esta distancia, ahora le tengo miedo, casi pavor. Ello es debido a que mi última experiencia fue nefasta, la Maratón de Sevilla de febrero pasado. Sin embargo he desarrollado alma de maratoniano y hoy por hoy no puedo prescindir de correr la distancia que hizo famosa Filípides, por más que haga escarceos en la montaña o en el ultrafondo. Además en esta ocasión la elegida, la Maratón de Valencia, trae consigo connotaciones extras y paralelas al reto que supone simplemente participar en ella... Fue en 2012, en aquel noviembre cuando me quedé tirado en el kilómetro 39 pasando el que probablemente ha acabado siendo el peor rato de mi vida; difícil de olvidar las casi tres horas que pasé en el hospital. Valencia no me hace rememorar los mejores recuerdos. Menos mal que tres semanas después de aquella horrible (y magnífica) experiencia  lavé la suciedad mental con una estupenda Maratón de Castellón que me sacó la sonrisa y me quitó el sinsabor de una tacada. Pero fiel a una fea costumbre: la de borrar malos recuerdos escribiendo encima de ellos, me inscribo en esta nueva edición con la esperanza de terminarla, esta vez sí, para poder pasar por el marcador del kilómetro 39 y si puede ser reirme de él, como si tuviera personalidad propia, para así alejarme todo lo rápido que pueda desde allí hacia la meta. En esta ocasión mi objetivo será terminarla, aunque finalizar una maratón ya no sea un reto, pero necesito llegar a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, aunque no puedo hacerlo tras haber vivido una aventura lúdica, sino que tengo que tendré que disputar la prueba, ya sea en menos de 3 horas, en 3 horas 10´, 3 horas 20´o en lo que salga, pero eso sí, terminarla. El entreno del sábado pasado entre Cercedilla y Segovia me dejó clara una cosa: puedo volver a bajar de las tres horas, no es imposible coger un estado de forma como el que tenía hace algo más de un año, de hecho me encuentro muy bien, casí como nunca  y necesito enterrar definitivamente los problemas del invierno de 2013 y de esta pasada primavera. La montaña y el ultrafondo me ha de dar consistencia y tengo que terminar 2014 con los deberes bien hechos: finalizando la Madrid-Segovia y finalizando con una sonrisa de oreja a oreja la Maratón de Valencia.




Que así sea......

4 comentarios :

  1. Me Alegro de que te hayas apuntado a Valencia. No se lo digas a nadie, pero llevo mas de un mes con la inscripcion hecha y hotel reservado, pero con esta lesion, no se si sere capaz de llegar a tiempo.

    Saludos, Emilio Díaz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Vaya sorpresa!!. La maratón en sí misma está muy bien, pero yo tengo un recuerdo nefasto, como bien sabes. Queda mucho, creo que para entonces deberías estar totalmente recuperado, así que tomatelo con calma. Recuerda lo justo que estabas en Sevilla y lo bien que se te dio

      Eliminar
    2. Ya veremos si estoy recuerado, he mejorado, pero va despacio, el lunes recojo los resultados de una RM y valoraremos los pasos siguientes. A este tipo de dolencias hay que prestarle antencion, incluso antes de que aparezcan, ¡ojala pueda correrla!. Gracias por los animos, tu estas estupendo de forma.

      Saludos, Emilio Díaz.

      Eliminar
  2. Volverás a bajar de las 3 horas. Seguro.

    ResponderEliminar