RELATOS

Una vez iniciado el movimiento supe que no habría marcha atrás, sería difícil regresar a aquello que fui. Hoy soy otro ser: curtido, compañero del esfuerzo, amante de mis kilómetros. Sólo el fin de mis días debería obligarme a parar: ese es mi pequeño sueño.

domingo, 13 de noviembre de 2011

LA MEDIA MARATÓN RURAL DE MIGUELTURRA



Esta mañana madrugué para desayunar con tiempo, así que a eso de las 07:45 ya me había tomado una tostada con mermelada, dos barritas energéticas, un café y una bebida energética. Salimos toda la familia a eso de las 09:40, y llegamos a las 10:15 a Miguelturra. Hacía algo de frÍo, pero decidí correr con lo justo, asÍ que después de ponerme las pertinentes tiritas, los imperdibles del dorsal y el chip en la zapatilla me puse a calentar un rato. Calentando no tenía buenas sensaciones, ya que notaba ciertas molestias en el aductor y en general en casi todos los músculos de las piernas. El caso es que se dio la salida puntual a las 11.00 horas y entré en escena dándome cuenta de que la mañana podría ser propicia. Viendo los tiempos me estaba moviendo algo más rápido de lo que tenía previsto, ya que iba a 4 minutos 20- 4 minutos 25, pero iba muy cómodo y los kilómetros iban pasando. Ya en el kilómetro 7 nos alcanzó (íbamos un grupito de tres), un "pelotón" de por lo menos 15 efectivos, que llevaban un buen ritmo, y me sumé a ellos, y así fue hasta el 11 aproximadamente, pero comprobando como las sensaciones seguían siendo buenas, me fui del pelotón y empecé a adelantar efectivos junto con otro corredor, y los kilómetros seguían pasando, a un ritmo que a veces se acercaban a los 4 minutos el kilómetro. Ya en el kilómetro 17, mi compañero circunstancial metió una marcha más y decidí no forzar, así que dejé que se escapase, y traté de que no decayese mucho el ritmo, a pesar de que los kilómetros comenzaban a pesar, pero no en exceso. El caso es que conforme se ha ido acercando la meta me ido creciendo otra vez y he metido otra marcha y he terminado la media en un tiempo que ni en mis mejores sueños hubiese pensado que conseguiría lograr hoy, 1 hora 30 min 00 segundos (si lo intento hacer aposta no lo consigo).

Al llegar, ni mareos, ni falta de fuerza, ni nada, estaba fenomenal, ni cargado en exceso ni ninguna sensación negativa. Es más, lo más sorprendente es que no he avituallado nada en toda la media, así que se terminó el debate relativo a la necesidad de glucosa, bajones subidones, etc: puedo hacer una media sin ni siquiera beber agua, siempre que no haga calor.

Si en la media de Alcázar rocé la depresión, ahora rozo la euforia. Supongo que ni una ni otra, y que el resultado cosechado no es ni más ni menos que el fruto de una buena carrera en la que todo ha confluido para que se diera el mismo: comienzo tardio permitiendo un buen desayuno, temperatura perfecta, no se ha llegado a los 18 grados, terreno blando, ya que ha transcurrido en su mayoría por caminos, y sobre todo el sentimiento de que esta media era un castigo por el mal resultado de Alcázar. No he de olvidar que el resultado también se debe a los frutos de los entrenamientos de los últimos meses.

En cuanto tenga fotos oficiales las cuelgo. Ahora, por lo pronto, os pego unas fotos hechas por mi mujer:






No hay comentarios :

Publicar un comentario