RELATOS

Una vez iniciado el movimiento supe que no habría marcha atrás, sería difícil regresar a aquello que fui. Hoy soy otro ser: curtido, compañero del esfuerzo, amante de mis kilómetros. Sólo el fin de mis días debería obligarme a parar: ese es mi pequeño sueño.

domingo, 13 de abril de 2014

CUARTA SEMANA DEL PLAN PARA LA YESTE-RIÓPAR (QUIJOTE LEGEND)

No pasará esta cuarta semana a la historia de las mejores dentro de mis planes de entrenos, pero cuando no puede ser no puede ser, y eso también hay que saberlo entender. Finalmente terminé haciendo 74 kilómetros en los que hubo dos descansos, algo raro, porque normalmente suele haber uno o ninguno. El sábado había sido de descanso debido a la ajetreada jornada que habíamos tenido para bajar a Santa Elena y luego subir a Madrid para lo de la media del día siguiente; no hubo oportunidad de correr por la tarde por el tema de la feria del corredor, pero tampoco pasaba nada. El domingo tuve la mencionada media, que no competí, sino que corrí acompañando a Mercedes, y fue placentera (más lo hubiera sido si no me hubiera caído). El lunes sí que metí intensidad en un entreno de algo menos de una hora. El martes regeneré con Mercedes en un entreno bastante cansado, el miércoles metí un interesante interval unido a gradas que me dejó echo polvo, el jueves descansé sin estar planificado dicho break, y el viernes resultó el mejor entreno de toda la semana con más de 19 kilómetros hechos a buen ritmo.


1 comentario :

  1. Con todo el ajetreo de viajes y desplazamiento, no estuvo mal la semana.

    ResponderEliminar