RELATOS

Una vez iniciado el movimiento supe que no habría marcha atrás, sería difícil regresar a aquello que fui. Hoy soy otro ser: curtido, compañero del esfuerzo, amante de mis kilómetros. Sólo el fin de mis días debería obligarme a parar: ese es mi pequeño sueño.

martes, 19 de marzo de 2019

LA SEMANA DEL 9 AL 15: YA ESTAMOS LISTOS PARA LO DURO

La última semana que realicé de entrenos no fue especial en ningún sentido, sino la continuación del trabajo hecho hasta ahora de cara a lo que se venía encima  en los meses de marzo y abril. Con los problemas de la pierna izquierda prácticamente resueltos, tras más de 3 meses de continuos y desagradables dolores, y tras un plan de fortalecimiento general que me ha llevado a echar en la mochila un poco de peso en pos de tener más fortaleza en aquellas zonas del cuerpo donde más lo necesitaba.

Ha continuado mi plan de entrenos en Despeñaperros y también ha supuesto el fin definitivo del descanso obligado para Merche, tras la caída en Adamuz que le llevó a soportar puntos en su rodilla y a un proceso de cicatrización que le ha traído por la calle de amargura.

Este es el resumen:
  1. Sábado 9: fenomenal entreno en Despeñaperros con Merche, Miguel Angel y Manolo, estos dos últimos del Club de Montaña de Linares. Difícil poder describir con palabras lo que disfrutamos esa estupenda mañana donde realizamos una sesión bastante dura con 27,5 kilómetros y +1300 de desnivel positivo, y muchas zonas de campo a través.
  2. Domingo 10: no hubo descanso para mi mujer y para mi, ya que nos fuimos a realizar, eso sí, un entreno suavito de unos 8,5 kilómetros. Las sensaciones eran bastante buenas, sin secuala alguna de lo del día de antes.
  3. Lunes 11: fuimos ambos al gimnasio, en mi caso me sentía bastante cargado y dio para una multisesión de bici, remo, elíptica, y ejercicios de fortalecimiento de core. Ella hizo elíptica todo el rato.
  4. Martes 12: tocó volver a salir juntos en un buen entreno de 10 casi 10 kilómetros en el que apreté las clavijas a Mercedes.
  5. Miércoles 13: de nuevo al gimnasio, en esta ocasión tocó bicicleta un largo rato y ella hizo elíptica, ya más cómoda con su rodilla. Otros 9 kilómetros en mi caso. Al finalizar ambos hicimos algunos ejercicios de cintura que tan bien me están yendo.
  6. Jueves 14: era el cumpleaños de Merche y nos cogimos la tarde libre, la cual aprovechamos para escaparnos a Despeñaperros para hacer 12,5 kilómetros con algo más de +700 de desnivel positivo. Todo bien salvo por el hecho de que en la última parte Mercedes se sintió indispuesta en lo que parece ser una bajada de tensión y lo pasó mal, tanto que llegamos de noche al coche.
  7. Viernes 15: descanso para ambos.
TOTAL: 84 kilómetros bien empleados

Ya estaba todo preparado para la dura prueba de Serón, del domingo 17: casi 34 kilómetros y un +1750 de desnivel positivo.

domingo, 10 de marzo de 2019

LA CRÓNICA DE LA MEDIA MARATÓN DE VALDEPEÑAS: LA MARCA NO LO ES TODO

El domingo 17 Merche y yo teníamos marcado en el calendario la Media Maratón de nuestra localidad, Valdepeñas. Recogimos a mi hermana Mari Carmen, que también la iba a correr, y tras la foto del club, calentamos un rato y sin darnos cuenta nos vimos ya dispuestos en la salida.

Merche sin GPS por recomendación mía, yo le llevaría el ritmo y no se preocuparía por los tiempos. Había una mínima esperanza de mejorar su mejor tiempo de 1 hora 48 minutos y unos cuantos segundos, hecha, precisamente en la media de Valdepeñas del año anterior. Salimos suave, guardando fuerzas y en seguida nos adelantó Paqui del Club de Montaña de Linares que estaba disputando el 10k, aunque unos pocos minutos después la adelantábamos y ya no la volveríamos a ver. El tercer kilómetro lo pasamos en 4´53´´ y pienso que nos hemos pasado un poco, pero el primer kilómetro ha sido lento de más por lo que vamos en la media. Los siguientes kilómetros vamos totalmente a ritmo independientemente de los repechos o bajadas que pudiera haber: 5´10´´, 5´06´´, 5´15´´, 5´09´´, 5´03´´, 5´07´´ y 5´11´´, entre el 4º y el kilómetro 10. Llevamos un tiempo más discreto en la primera vuelta que el del año pasado, 51´37´´ frente a los 50´11´´ de 2018, sin duda íbamos midiendo fuerzas, pero también éramos sabedores de que Merche estaba un punto por debajo de antaño. La cuesta de la Avenida Primera de Julio es más plácida que todas las de las ediciones anteriores y Merche avanza fuerte, mete una marcha más en la bajada y de nuevo aguanta bien el repecho de la Avenida de las Tinajas. Aún así Paqui Taviro nos vuelve a pasar en el mismo punto que lo hacía en 2018, y sin ánimo de competir, Merche siente que va de más a menos, sin embargo su ritmo apenas ha decaido. Es en el kilómetro 16 y 17 donde si se nota cierto bajón, 5´26´´ y 5´23´´ en una zona dura, pero en la bajada hacia la Plaza de España vuelve a bajar de 5´, haciendo 4´59´´y los dos últimos kilómetros también los hace a un ritmo bastante digno, 5´11´´ y 5´09´´, para terminar con una marca de 1 hora 49 minutos 20 segundos, sin capacidad al final de aumentar la cadencia y algo justa.

Finalmente quedó satisfecha del esfuerzo, en la que quizá ha sido su media maratón de Valdepeñas menos sufrida, aunque también ha sido la primera en la que no ha conseguido superar crono. ¡Y qué más da!, ella ya está en otra cosa, ella es montañera. La buena noticia fue que quedó la 13ª corredora local, lo cual le mereció trofeo

He aquí unas fotos:





 Una fotillo con Eugenio, un crack corriendo y su compañero de trabajo.



Otra con Raúl, nuestro compañero en el Club de Montaña de Linares, otro crack.

 













 Coordinados en plena faena
















Foto del Club Extenuación Valdepeñas

Ya por la tarde tuvimos la tradicional comida del club, y además de pasar un estupendo rato nos llevamos la sorpresa del día: a Merche le dieron una placa por su dedicación y esfuerzo


 
 
 

SEMANA DEL 2 AL 8: YA ESTAMOS EN MARZO

Suelo coger los picos de forma coincidiendo con la entrada de la primavera, así que vuelco mis esperanzas en ello intentando continuar con los progresos. Se avecina una tormenta de competiciones que comenzará de aquí a unos días con dos duras pruebas: La Extreme Filabres, de 33 kilómetros y +1750 y la MAMOCU de 44 kilómetros y +2500. En esta semana apreté un poco para salvar una semana digna de trabajo.

  1. Sábado 2: me acercaba a Despeñaperros para hacer una exigente tirada de algo más de 32 kilómetros con algo más de +1000 de desnivel positivo. Fue duro porque  me obligó a correr casi todo el rato.
  2. Domingo 3: junté un entreno suave de trote, 8 kilómetros, con algo de bicicleta en el gimnasio y sesión de core. 12 kilómetros computables. Merche una breve sesión en el gimnasio, su primer día desde su convalecencia por la caída en Adamuz
  3. Lunes 4: gimnasio con bicicleta y elíptica, 9 kilómetros computables
  4. Martes 5: estreno de las NB Vazee Summit v2 y con una buena sesión de minitrail por el Cerro del Ángel, con unos 8 kilómetros bien empleados.
  5. Miércoles 6: sesión en el gimnasio con Merche, pero empezamos corriendo 5 kilómetros y tras esto sesión de bicicleta (ella elíptica). Unos 9 kilómetros computables. Buena sesión de core al final.
  6. Jueves 7: gimnasio con 25 minutos de remo y el resto de bici. 10,5 kilómetros computables. Sesión final de core.
  7. Viernes 8: descanso.

TOTAL: 78,5 kilómetros.

Ya estoy preparado para afrontar Filabres

SEMANA DEL 23 AL 1 COMIENZA LA COMPETICIÓN

Esa semana fue la del inicio de la competición y también la de la finalización del ritmo constante de entrenos diarios. Ha seguido el proceso de mejoría de mi pequeña lesión en mi pierna izquierda, de manera que las molestias han remitido bastante.

  1. Sábado 23: entreno precompetición de 8 kilómetros suaves.
  2. Domingo 24: el Trail de los Montes Comunales de Adamuz con casi 26 kilómetros. Buenas sensaciones en general.
  3. Lunes 25: sesión de gimnasio, bici y elíptica.
  4. Martes 26: descanso. El primero tras 59 sesiones seguidas.
  5. Miércoles 27: 9 kilómetros con cuestas subiendo al Angel, buenas sensaciones.
  6. Jueves 28: gimnasio bici, remo y elíptica.
  7. Viernes 29: descanso
Cerraba la semana con 62 kilómetros y ningún daño colateral tras mi primera competición. Clara mejoría de la pierna, que no se hizo notar en la competición ni en ninguna de las sesiones de entrenos.

 

viernes, 8 de marzo de 2019

ESTUPENDO ENTRENO EN DESPEÑAPERROS CON MIGUEL ANGEL DE LINARES

Nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto, y si hablan de mi, llegado el caso, yo ya no me enteraré. Mientras estamos aquí hemos de hacer muchas cosas, ¡que ya tendremos toda la eternidad para no hacer NADA!.

Por ello el día 16 de febrero quedaba con nuestro amigo Miguel Ángel, también compañero del Club de Montaña de Linares, club al que pertenecemos Merche y yo desde primeros de año. Le prometí un entreno largo, duro y bonito y creo que cumplí las dos primeras condiciones, no sé ya si a ojos de mi amigo también fue bonito, espero que sí

Ante nosotros una ruta de 23 kilómetros con un +1300 de desnivel positivo, y el bueno de Miguel Ángel me puso las cosas dificiles, no en vano está un punto por encima de mi en cuanto a estado de forma se refiere.

Nada más salir de Los Jardines, nos pusimos a subir la pared que lleva desde el Barranco de Valdeazores al Mirador de los Órganos, y disfrutamos de lo lindo de esta parte




Cuando llegamos a lo alto, alcanzando la senda del Barranco de la Niebla, me eché un pis, como se puede comprobar en la imagen de abajo..

 

A unos pasos teníamos el Mirador de los Órganos y allí tocó inmortalizar las vistas




Tras esto vino la divertida bajada por la senda, hasta el barranco y una vez llegado abajo, cogimos la otra senda que sube hacia el Collado de la Aviación pero siempre pegado al barranco. Al llegar a lo alto ya habíamos salvado unos 400 positivos y apenas habíamos hecho 5 kilómetros.

Alcanzamos el Camino de Aldea Magaña y tomamos dirección al Castillo de Castro Ferral donde nos echamos un par de fotos de las cuales no dispongo. Bajamos y en seguida tomamos una senda/caminito que bien conozco para alcanzar un tobogán de cortafuegos




Alcanzamos el camino que yendo a la izquierda nos baja a las Minas de María Pia, a 4,5 kilómetros, que yendo a la derecha nos sube hasta alcanzar la pista que discurre por abajo paralela a la cuerda (la cadena montañosa alargada que separa Castilla la Mancha de Andalucía y que es límite del parque por el norte. Ya en dicha pista se hizo algo pesado correr tanto, siempre picando hacia arriba. Miguel Angel tuvo que hacer una parada técnica para desatascar las tuberías, hasta que llegamos al caminito empinado y técnico que nos sube a la cuerda a la altura de la Cima Malabrigo. Ya en la cuerda grabamos este vídeo




Continuamos dirección Este hacia el cruce de caminos donde se encuentra la Pista de Aldea Magaña y alcanzada ésta bajamos hasta llegar a la senda del Barranco de Valdeazores, el cual cogimos y disfrutamos para terminar nuestro recorrido.

La última foto fue en Los Jardinillos




 Lo dicho, un disfrute.

domingo, 3 de marzo de 2019

ENTRENO A TOPE CON MERCHE EN DESPEÑAPERROS EL DÍA 9

Y justo una semana después de nuestra tiradilla en la zona de la Cueva de los Muñecos, Mercedes y un servidor nos acercábamos a Despeñaperros nuevamente, en esta ocasión para realizar un entreno exigente que incorporaba subir por una pared con una pendiente del 30% de media

 
El entreno resultó muy positivo, una sesión redonda, donde metimos ritmo para hacer algo más de 19 kilómetros con más de 900 positivos y en menos de 2 horas 45. Merche subió la pared que hay entre el Barranco de Valdeazores y el Mirador de los Órganos de un tirón y muy fuerte. He aquí unas fotos de esta aventura:















EL FABULOSO ENTRENO DEL 2 DE FEBRERO CON MERCHE EN DESPEÑAPERROS

El domingo 3 de febrero, hace justo un mes y 7 días después de la Maratón de Murcia, Merche y yo nos acercábamos a Despeñaperros para hacer una rutilla en la parte del parque más desconocida para mi, la zona de la carretera que lleva a Aldeaquemada. 

Merche estaba un poco tocada de la ingle, debido al esfuerzo de unos días antes en Murcia, pero aún así pudimos disfrutar un montón de la jornada, aunque el entreno se nos hizo un poco corto, aunque bien duro y técnico. Eso sí, nos lo tomamos con mucha mucha calma.

Con esta declaración de intenciones mi mujer daba por finalizada su minitemporada en asfalto y daba comienzo la temporada de montaña, a la que tantas ganas le tengo.

 Las fotos hablan  de lo bonito de la ruta.